Blogs + OpiniónManagement

La clave para vivir una fiesta de Año Nuevo diferente

La noche de este 31 de diciembre tienes una gran oportunidad para aprender de las personas que te rodean. No dejes que la cena de Año Nuevo sea una noche más. ¡Hazla Inolvidable!

26-12-2016, 1:05:44 PM

Se levantó a las 11 de la mañana y lo primero que vino a su mente fueron las grandes personas con quienes había platicado en la fiesta de Año Nuevo.

-Recuerdo que eran extraordinarias y platicamos temas bien interesantes. ¡Cómo no les pregunté algo en concreto que pudiera aplicar!-

Si no cambia, las oportunidades para aprender de las personas, se le seguirán escapando.

Al leer y aplicar este artículo:

  1. Mejorarás tu habilidad para relacionarte.
  2. Realizarás preguntas acertadas.
  3. Sabrás lo que tienes que hacer para lograr tu meta.
  4. Conocerás cada vez más tus fortalezas y debilidades.

Alguna vez te has preguntado ¿cómo no se me ocurrió a mí?

Debes saber que no es un problema de capacidad, sino de habilidad para estar con las personas adecuadas y realizar las preguntas correctas.

En la fiesta de año nuevo estarás con varias personas, seguro puedes aprender de alguien. La clave está en identificar lo que quieres lograr, y realizar una pregunta cuya respuesta puedas aplicar cuanto antes.

Los chinos tienen un proverbio:

 Para saber qué hay al otro lado del camino, pregúntale a quien viene de regreso.

Debes reflexionar para determinar lo que necesitas saber, lo que aún no has visto, esa pieza que te falta; y luego, preguntarle a quien creas que tiene ese pedazo de información. Ahora bien, no siempre conocerás a la persona adecuada, ¿cierto? No te preocupes. Lo importante es practicar para formar el hábito de realizar preguntas atinadas a la persona que creas tiene la respuesta.

Enfócate en realizar preguntas para conocer sus hábitos y habilidades.

Recuerda el SER – HACER – TENER: Antes de tener eso, primero tuvo que haber hecho algo, y antes tuvo que ser la persona adecuada; o sea, tuvo que haber creado una manera de pensar, hablar y actuar con las habilidades y actitud correcta que lo llevaron a formar los hábitos que componen su carácter.

La clave está en el ser, que está compuesto por Temperamento más Carácter.

No hay mucho que hacer con el temperamento pues es un asunto genético; sin embargo, hay mucho que hacer con el carácter pues es la suma de los hábitos que formas.

Enfócate en sus hábitos.

Por ejemplo, ya que estén platicando, después del ¡salud y jajaja!, le preguntas:

¿Cuál es tu mejor hábito? ó

¿Cuál es esa acción que realizas todos los días y te da el mayor beneficio?

Ayúdale con ejemplos:

  • Correr una hora.
  • Aprenderte los nombres de tus prospectos antes de verlos.
  • Planear la semana.
  • Darle flores a tu esposa todos los viernes, etc.

Es muy importante que no juzgues su respuesta. Después de todo, no eres astronauta porque aún no has pensado en serlo, y si alguna vez le preguntas a un astronauta lo que hay que hacer para convertirte en astronauta, seguramente te recomendará una serie de acciones diferentes a las que ya haces. ¡Esa es la clave!, conocer lo que la otra persona hace. Así es que, abre tu mente y date permiso de escuchar su hábito sin juzgarlo.

Otro punto muy importante son sus habilidades.

Pregúntale:

¿Y cuál es tu mejor habilidad?

Si no se le ocurre nada, ayúdale con ejemplos:

  • Tal vez sea escribir mientras escuchas a tu cliente.
  • Ver a los ojos mientras piensas en el beneficio de lo que estás escuchando.
  • Leer muy rápido, etc.

Nuevamente la clave está en no juzgar, solo en aceptar.

Por último pregúntale:

¿Quiénes son tus mejores relaciones? o

¿A quién conoces que yo debería de conocer?

Ojo con esta pregunta, pues podría parecer que deseas sacar ventaja de sus relaciones. Suaviza el terreno hablando primero de alguien que te haya ayudado. Si crees que también podría ayudarle, ofrécele la relación. Luego realiza la pregunta.

Otras preguntas pueden ser:

  • ¿Cuál es la lección más valiosa que has aprendido?
  • ¿Qué has leído que yo debería de leer?
  • ¿Cómo ha mejorado tu vida el fracaso?
  • ¿Qué estás aprendiendo?
  • ¿Qué has hecho en tu vida que yo debería de hacer?
  • ¿Cómo te puedo ayudar?

Tu objetivo es obtener la información necesaria para hacer cosas que aún no estás haciendo, y ahora sí, obtener los resultados que deseas.

Recuerda escucharle y ayudarle primero.

Si no conoces a la persona, conecta emocionalmente con ella realizando preguntas que la hagan sentir bien, por ejemplo:

  • ¿Cómo puedo saber quien es un buen prospecto para ti?
  • ¿Cuál es el mayor problema al que te enfrentas en tu : empresa, trabajo, familia, etc?

Identifica la manera en que puedes ayudarlo. En el momento o diciéndole que podrías enviarle algo más adelante para su beneficio. Quieres crear o fortalecer la relación. Además está comprobado que las personas más felices, son quienes cuentan con relaciones de calidad, aunque ese es tema lo platicaremos en otro artículo.

Por último, mantén tus dos ases bajo la manga para abundar más en la respuesta que necesites:

  1. ¿Para qué?
  2. ¿Cómo?

Ahora sí, a divertirnos mientras creamos relaciones y aprendemos cómo lograr nuestras metas.

¡Feliz Año!

Quieres platicar del tema o simplemente decir ¡salud!, puedes contactarme en:

www.victorsuarez.mx

www.facebook.com/Vicoach

Relacionadas

Comentarios