A FondoNegocios

Industria automotriz acelera turismo de negocios en México

La industria del turismo de negocios y de reuniones en México no ha dejado de crecer en los últimos 30 años, y todo parece indicar que esta buena racha continuará.

07-06-2017, 2:27:55 PM
turismo-viajes
Depositphotos.com

Es una historia de éxito, cuyo origen se remonta a los 80, con la adhesión de México al Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT) en 1986, que le permitió al país convertirse en un mercado atractivo para hacer negocios.

Pero fue con la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que los viajes de negocios crecieron exponencialmente, atrayendo una gran cantidad de inversión extranjera. Así surgió y se desarrolló la industria de reuniones (eventos, convenciones, ferias y exposiciones). Un boom que, gracias a la globalización y el libre comercio, continúa.

Hoy, el valor estimado de este mercado, que genera alrededor de 1.2 millones de empleos directos e indirectos, es de 16,000 millones de dólares (mdd), de los cuales 80 por ciento proviene de viajes de negocios; es decir, empresarios, directivos y ejecutivos que viajan para cerrar un negocio.

El 20 por ciento restante son eventos, exposiciones, ferias y convenciones, refiere Gerardo Vera Prendes, director general para México y Centroamérica de Carlson Wagonlit Travel (CWT).

“Del total de viajes de negocios, el 80% de las transacciones son domésticas y representan 70% del valor del mercado; y el resto (20%) son internacionales y significan 30% del valor”, detalla el ejecutivo.

Vera Prendes destaca que, el año pasado, el mercado de turismo de negocios y el de reuniones en México creció alrededor de 9 por ciento y las expectativas para 2017 y hacia delante es que siga teniendo un crecimiento importante, de un dígito alto, es decir, entre 7 y 8 por ciento.

Esto, explica, es, debido a la ola de inversiones en sectores como el automotriz, aeroespacial, telecomunicaciones, alimentos y bebidas, farmacéutico y energético, entre otros, que siguen arribando a nuestro país gracias a la apertura comercial y a las reformas estructurales.

Además, agrega el director de CWT, la depreciación del peso frente al dólar ha hecho de México un destino más barato y atractivo para realizar reuniones.

El turismo de reuniones contribuye  hoy hasta con 1.5 por ciento del PIB nacional.

Imán de reuniones

Se espera que México siga compitiendo por eventos de talla internacional que le permitan, en poco tiempo, escalar posiciones y ubicarse en el top ten de los países con mayor número de eventos internacionales, prevé Rafael Hernández, presidente de World Meetings Forum, un evento que congrega a líderes y profesionales de la industria de reuniones, que este año se realizará en Ciudad de México.

El año pasado, México ocupó el lugar 21º del ranking mundial de la Asociación Internacional de Congresos y Convenciones (ICCA por su siglas en inglés), con 182 eventos internacionales, por debajo de Argentina (sitio 19º, con 188 eventos), Brasil (15º, con 244 eventos), Canadá (10º, con 287 eventos), Japón y China (7º, con 410 eventos, respectivamente), Italia (6º, con 468 eventos), España (5º, con 533 eventos), Francia (4º, con 545 eventos), Reino Unido (3º, con 582 eventos), Alemania (2º, con 689 eventos) y Estados Unidos (1º, con 934 eventos).

El turista internacional que visita el país para cerrar un negocio o participar en una reunión, gasta en promedio 1,222 dólares; mientras que el turista de placer extranjero gasta 850 dólares, una diferencia importante, destaca Julio Valdés,  director general de la firma Consultores Asociados en Turismo.

“México ya es potencia mundial y muestra de ello es la llegada de empresas extranjeras, como las inglesas UBM y Tarsus Group, que están comprando eventos y organizan cada vez más exposiciones en el país”, comenta Hernández, de World Meetings Forum.

Los retos

Para Julio César Valdés, de Consultores Asociados en Turismo, el boom del sector se mantendrá fácilmente unos 20 o 25 años más, pero hay varios retos que México tendrá que superar en el camino, como el tema de la inseguridad, sobre todo en estados como Tamaulipas, Michoacán, Estado de México, Veracruz y Guerrero; la profesionalización de las empresas que se dedican a organizar eventos para atender la demanda, ya que muchas de ellas han aprendido empíricamente, en la práctica; y el desarrollo de proveedores, donde se ha registrado un avance notable.

Un punto donde México debe poner más atención es en el tema de la facilitación migratoria y aduanal para exposiciones y convenciones, donde se ha avanzado mucho en los últimos años, pero aún queda trabajo por hacer.

A nivel de infraestructura aeroportuaria, también se tiene que trabajar más. El nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, que se construye en Texcoco y tendrá un costo por arriba de los 180,000 millones de pesos, sin duda estará al nivel de los grandes aeropuertos del mundo y será una pieza clave para atraer más turismo de negocios y de reuniones, pues contará con seis pistas en operación, tres de ellas en operación simultánea, para recibir hasta un millón de vuelos al año, equivalente a más de 125 millones de pasajeros.

Pero será necesario que los aeropuertos de Monterrey, Guadalajara y Cancún, así como los secundarios, sobre todo los de Chihuahua, Querétaro, Aguascalientes, San Luis Potosí y Guanajuato, donde industrias como la automotriz y aeroespacial están creciendo aceleradamente, le sigan el paso.

Te invitamos a consultar completo este artículo en la edición impresa de junio. Busca tu revista en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital. Sigue nuestra conversación en Twitter y Facebook.

Relacionadas

Comentarios