A FondoEconomía y Finanzas

¿Estamos cerca del fin del TLCAN?

La renegociación del TLCAN ha puesto a México contra las cuerdas. Canadá, quien pudo ser un aliado estratégico, se concentrará en mantener sus lazos con Estados Unidos. ¿Qué sucederá ahora?

25-01-2017, 6:40:59 AM
TLCAN
Foto arte.

El Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) fue firmado el 17 de diciembre de 1992 por Carlos Salinas de Gortari, presidente de México; George Bush, mandatario de Estados Unidos y Brian Mulroney, primer ministro de Canadá. El pacto entró en vigor el primero de enero de 1994.

Actualmente, mucho se ha dicho sobre su cancelación. ¿Es tan simple como lo exponen algunos autores o medios de comunicación? Ricardo González, socio-director de Impuestos y Servicios Legales de Deloitte a nivel nacional nos platica sobre el tema.

Alto Nivel (AN): ¿Cuáles son los mayores cambios que se prevén?

Debemos esperar a conocer con claridad la expectativa del gobierno de Trump.  Al inicio hubo declaraciones que daban la impresión de que iba a haber una salida inmediata del TLCAN. Hoy encontramos en algunos comentarios que es necesario ajustarlo a la medida adecuada y que sea más justo. Por ahora solo tenemos declaraciones generales en el sentido de que Trump considera que la salida de empleos de EU debe ser castigada con un arancel de alrededor de 35%.

AN: ¿Cuál es la postura del gobierno mexicano?

Las autoridades mexicanas dieron a conocer su disposición de modernizar el acuerdo, lo que implicaría actualizar algunos aspectos que se han ido adicionando a otros tratados. Por ejemplo: asuntos como compras de gobierno, propiedad intelectual, medio ambiente, pequeñas y medianas empresas.

AN: ¿Debemos estar preocupados en realidad por un posible cambio al TLCAN?

Más bien debemos ocuparnos y apoyar a las instancias gubernamentales y privadas, a través de aportar nuestro punto de vista e información para convencer de las bondades del TLCAN. Y, por supuesto, estar preparados ante posibles cambios que puedan venir de una renegociación altamente probable.

AN: ¿Qué recomienda Deloitte a los empresarios?

Estar atentos a los detalles del plan de gobierno de Trump. Participar activamente en los foros y cámaras empresariales para dar su opinión respecto a las ventajas competitivas del TLCAN y los impactos positivos que tiene para la región. Considerar seriamente la diversificación de sus productos en otros mercados. Definitivamente, debemos disminuir la dependencia de las compañías mexicanas del mercado estadounidense. En materia arancelaria hay tratados con muchos países y no debemos desaprovecharlos.

AN: ¿Cómo se encuentra la Constitución de EU respecto a la posible cancelación del TLCAN?

Silenciosa. Se espera que el presidente pueda negociar tratados con el consentimiento de dos terceras partes del Senado. No prevé el marco legal para la renegociación de acuerdos Ejecutivos y del Congreso “Congressional-Executive Agreements” (CEA); los cuales se regulan por leyes federales y requieren la aprobación de la mayoría de la Cámara de Representantes y del Senado. El Nafta es un CEA.

AN: ¿Qué precedentes existen en EU relacionados con este tema?

Solo hay dos. La terminación del Tratado Chino-Americano de Defensa Mutua en 1979, donde la Corte Suprema concluyó que el caso debía ser rechazado por razones políticas y que no le competía a la Corte su resolución. La otra salida fue en 2001 del Tratado de Misiles Antibalísticos, hecho con Rusia en 1972, que fue considerando como una cuestión política injustificable. Jimmy Carter y George Bush, respectivamente, eran los presidentes en ese entonces.

AN: ¿Qué han concluido los estudiosos con respecto a este asunto? 

Los antecedentes no son concluyentes respecto de si un tratado requiere del involucramiento del Senado para su fin. Los expertos han concluido que es una facultad del Ejecutivo. Mientras que el Comité de Relaciones Exteriores del Senado ha señalado que la terminación debería seguir el mismo principio de su creación. Sin embargo, en 2001 dio a conocer que el procedimiento no era claro, aunque dicha facultad podría recaer en el Ejecutivo.

AN: ¿Y si el Nafta no fuera un tratado?

Existe cierto consenso de que el Ejecutivo está facultado para su terminación, pero algunos han argumentado que si el Congreso autorizó al presidente Clinton para celebrar el acuerdo y posteriormente lo convirtió en legislación local, entonces el pacto se mantendría hasta que el Congreso no ratificara su salida.

AN: ¿Qué busca el Acuerdo Transpacífico (TPP)?

Es un tratado de libre comercio multilateral, suscrito y firmado por 12 países con salida soberana al Océano Pacífico. Busca principalmente rebajar o eliminar los aranceles al comercio entre los países miembros; es decir, anular impuestos a la importación y exportación de bienes y servicios. Pretende que las 12 naciones posean leyes parecidas o similares en diversas materias de interés (propiedad intelectual o estándares de derecho laboral y ambiental, entre otros) para propiciar el libre comercio.

AN: Para Estados Unidos, ¿el problema son las exportaciones de México?

Las importaciones que hace EU representan 15% de su PIB y lo que reciben de México es alrededor del 15% de todo lo que importan. Esto significa que lo que le compran a México es menos del 3% de su PIB. Por eso, no se puede pensar que nuestras exportaciones han creado un problema estructural de desempleo en EU.

AN: ¿A cuánto equivalen las exportaciones de México hacia EU?

El comercio de bienes y servicios de EU con México cerró en 583,600 millones de dólares en 2015. Las exportaciones fueron de 267,200 mdd y las importaciones de 316,400 mdd. El déficit comercial de bienes y servicios con México fueron 49,200 mdd en 2015.

AN: ¿Cuáles fueron los beneficios del TLCAN para México, Canadá y EU?

Permitió la liberación del comercio para los tres países en sectores como la agricultura, textiles y automotriz. Incrementó el comercio trilateral de 290 billones en 1993 a más de 1.3 trillones de dólares en 2016. También otorgó mayor certeza en materia de protección a la inversión, propiedad intelectual, mecanismos de resolución de controversia, protección al medio ambiente y a los derechos laborales (acuerdos paralelos), apertura a la inversión en industrias que anteriormente estaban restringidas a inversionistas mexicanos.

Relacionadas

Comentarios