Blogs + OpiniónMarketing

Cómo convertir una transmisión en vivo en una estrategia de marketing

Los estrategas en comunicación tienen una ventana de oportunidades para generar experiencias que dejen ver marcas, organizaciones y personas auténticas.

23-03-2017, 5:18:06 PM
profesor robert kelly

Hace unos días Robert Kelly, un reconocido catedrático estadounidense, se hizo viral junto con su familia luego de que sus hijos pequeños irrumpieron en su oficina mientras él concedía una entrevista televisiva sobre asuntos políticos de Corea del Sur, su área de especialidad en el ámbito académico, y el suceso fuera subido a las redes.

Los niños entraron y dejaron que la realidad se asomara con ellos, un hecho que encantó a los internautas del mundo entero.

La espontaneidad ha convertido a las transmisiones de video en vivo en una de las tendencias digitales más aceptadas en lo que va del 2017, tanto en medios de comunicación como en la mercadotecnia. Diversas marcas y plataformas de noticias se han sumado a esta actividad en una búsqueda de conquistar a sus consumidores o espectadores.

Pero, ¿qué tienen las transmisiones en vivo que encantan a los internautas?

La autenticidad es una de los conceptos clave que podría explicar el éxito de este tipo de contenidos. Los consumidores están cansados de montajes y maquillajes que hasta el momento está ofreciendo la televisión y la publicidad. Por eso reciben con gusto que alguna marca comparta elementos auténticos, en un escaparate democrático y orgánico.

La posibilidad de que un contenido se comparta millones de veces en redes sociales es el anhelo para todo tipo de marcas. Sin embargo, bien se sabe que la mayoría de estos videos o artículos no forman parte de una estrategia, por lo que su viralización no es calculada y mucho menos se tiene control sobre los resultados que arrojará.

Diversos estudios se han dedicado a tratar de encontrar la fórmula mágica para lograr que un contenido sea compartido millones de veces y sea visto en todo el mundo. La conclusión a la que han llegado la mayoría de ellos es que los videos mejor recibidos son aquellos que despiertan emociones positivas: empatía, alegría diversión, etcétera. Y me atrevo a decir, aquellos que nos hacen recordar que en este mundo hiperconectado, los que estamos enfrente de una pantalla seguimos siendo humanos.

De ahí que la mayoría de los comentarios sobre el video y la entrevista posterior a la viralización daban muestras de empatía hacia el profesor, quien fue visto como una persona normal que por un accidente dejó ver un aspecto de su vida cotidiana; la autenticidad y la espontaneidad fueron la clave para ganarse nuestra empatía.

El mismo Robert Kelly lo entendió así. En una entrevista posterior al video que se hizo viral, atribuyó el éxito de la viralización a que, durante la transmisión en vivo, su vida real “saltó a la pantalla”. Sin embargo, él mismo menciona que temía por las repercusiones que el video pudiera tener sobre su reputación.

Si bien es cierto que en la era digital debemos tener mayor cuidado con nuestros perfiles y nuestra actividad en plataformas digitales, también es cierto que seguimos siendo humanos. Quizá seamos expertos en alguna área académica, directivos en alguna empresa. Independientemente de la actividad que realizamos en el ámbito profesional, también tenemos un lado familiar y personal. Así lo entendimos todos los que compartimos el video, mientras pensábamos que eso nos podría haber pasado a cualquiera de nosotros.

Luego de este episodio que podría considerarse incluso chusco, los estrategas en comunicación tenemos una ventana de oportunidades para generar experiencias que dejen ver marcas, organizaciones y personas auténticas.

Relacionadas

Comentarios