El MundoPara Entender

Así fue como un sobreviviente retrató el ataque químico en Siria

"Mis fuerzas desaparecieron, sentía que seríamos incapaces de salvarles la vida", declaró Osama al Siada, un testigo del ataque químico que dejó más de 300 heridos y ocasionó la muerte de decenas de civiles, entre ellos varios niños.

05-04-2017, 10:31:32 AM
Ataque en Siria por armas químicas / Reuters.

La mañana del martes, los habitantes de la ciudad siria de Jan Sheijún fueron despertados por el sonido de bombardeos. El ataque perpetuado con armas químicas dejó más de 300 heridos y ocasionó la muerte de decenas de civiles, entre ellos varios niños.

“Mis fuerzas desaparecieron, sentía que seríamos incapaces de salvarles la vida”, declaró Osama al Siada, un testigo del ataque químico de ayer, a la agencia EFE.

Al Siada narró que esa trágica mañana se dirigió al lugar con otros vecinos para tratar de auxiliar a las personas que se encontraban heridas.

Con mascarillas normales y el temor de resultar heridos, comenzaron a rociar a los habitantes de la localidad con agua.  Al Siada recordó que en la zona se percibía un olor difícil de describir y que, incluso, les costaba trabajo respirar.

Los heridos, que yacían en el piso, presentaban parálisis corporal, dificultad para respirar, echaban espuma por la boca, tosían y temblaban, describió el sobreviviente que vive a 700 metros de donde ocurrió el ataque.

Conforme transcurrían los minutos, los servicios de emergencia comenzaron a llegar. Sin embargo, los equipos de rescate no eran suficientes para atender a las víctimas.

Al Siada explicó que ante la escasez de ambulancias y de personal médico, muchos de los vecinos trasladaron a los heridos en sus propios vehículos a hospitales y centros médicos fuera de la ciudad siria.

“Por desgracia, no hubo tiempo suficiente para que los equipos de la Defensa Civil pudieran asistir a todos y esto llevó a la muerte de muchos”, relató a la agencia de noticias.

El último reporte difundido por el Observatorio Sirio de Derechos Humanos revela que al menos 72 personas, entre ellas 20 menores y 17 mujeres, perdieron la vida en el ataque químico, del que el gobierno sirio y la oposición se han acusado mutuamente.

Por su parte, la Defensa Civil Siria reportó 50 muertos y 300 heridos por el ataque.

Pero las cifras sobre las víctimas difieren. La Unión de Organizaciones de Atención Médica, una coalición de agencias de ayuda internacional que financia hospitales en Siria, dijo que al menos 100 personas perdieron la vida y que 400 presentaban problemas respiratorios tras el ataque en Idlib.

Indignación internacional

Fotógrafos de Reuters mostraron imágenes de personas respirando a través de máscaras de oxígeno y usando trajes protectores, mientras que otros cargaban a niños muertos y los cuerpos envueltos en sábanas blancas yacían alineados en el suelo.

La tragedia reportada en Khan Sheikhoun representaría el peor ataque químico registrado en Siria desde que un atentado con gas sarín mató a cientos de civiles en Ghouta cerca de Damasco en agosto del 2013. Países occidentales dijeron que el gobierno sirio es responsable por el hecho, mientras que Damasco culpó a los rebeldes.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tiene previsto reunirse este miércoles para tratar el asunto.

La Casa Blanca dijo que el ataque era un “acto intolerable” y sostuvo que el presidenteDonald Trump estaba alarmado por los reportes. El mandatario francés, Francois Hollande, culpó directamente al gobierno sirio y dijo que los aliados de Bashar al-Assad estaban envalentonándolo para actuar con impunidad.

Una serie de investigaciones realizadas por la ONU y la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPCW por sus siglas en inglés) determinó que varias partes en la guerra siria habían usado gas sarín, gas cloro, gas mostaza y otras sustancias tóxicas vetadas. 

Sin responsables 

Francia, Reino Unido y Turquía coinciden en acusar al régimen del presidente Bashar Al Assad, de estar detrás del ataque con gas tóxico en la provincia de Ibild, mientras Rusia responsabiliza a los rebeldes sirios de la tragedia.

En este sentido, un comandante rebelde sirio ha negado la versión rusa de que el gas venenoso que provocó la muerte de decenas de personas en Idlib se filtró de un depósito de armas químicas perteneciente a los insurgentes y que fue bombardeado por la aviación siria.

Hasan Haj Ali, comandante del Ejército Libre de Islib, ha asegurado que ninguna posición militar rebelde fue atacada el martes.

“Todo el mundo vio el avión mientras estaba bombardeando con gas. Del mismo modo, todos los civiles en la zona saben que no hay posiciones militares ahí, o lugares para la fabricación (de armas)”, sostuvo.

Por su parte, Rusia sugirió el miércoles que respaldará públicamente al presidente de Siria, Bashar al-Assad, pese a la indignación por un ataque con armas químicas, lo que deja al Gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en curso de colisión diplomático con Moscú.

Con información de agencias.

Relacionadas

Comentarios