HistoriasMicrositio

5 enseñanzas de Alicia para tu niño interior

En este Día del Niño tómate el tiempo para platicar con tu pequeño interior y aprender algunas lecciones para manejar tu vida con mayor sabiduría y diversión.

30-04-2015, 7:46:04 AM
5 enseñanzas de Alicia para tu niño interior
Marcela Hernández y Hernández, Coach empresarial y de vida

¡Ha llegado el Día del Niño! Uno de mis favoritos para celebrar a la mejor versión del ser humano. Qué increíble sería poder mantener activa esa parte de nosotros que se va difuminando con los años.

Sin embargo, siempre podemos detenernos a platicar con nuestro niño interior y dejar que este “gran maestro” nos dé algunas lecciones para manejar nuestra vida con mayor sabiduría y –¿por qué no?– mucha más diversión.

A continuación te comparto cinco lecciones que podemos encontrar en uno de los clásicos de la literatura infantil: Las aventuras de Alicia en el país de las maravillas, y de la adaptación cinematográfica que le hizo Tim Burton (2010).

1. Piensa en seis cosas imposibles antes del desayuno

Una lección que Alicia aprendió de su padre, y que la llevó a pensar que la única forma de lograr lo imposible, es creer que todo es posible.

No importa lo descabellada que sea la creencia o  las múltiples evidencias que demuestran que es imposible; está comprobado que la firme convicción de que un objetivo es posible, es el primer paso para llegar a éste.

Un buen ejemplo es lo sucedido en 1954, cuando se creía que un ser humano no podía correr una milla en menos de cuatro minutos –ya que hasta el momento nadie lo había logrado–. Pero Roger Bannister no sólo rompió ese récord, sino que acabó con la fuerte creencia compartida de que era humanamente imposible.

Es así que, en los años subsecuentes a dicho acontecimiento, cientos de atletas rompieron una barrera que parecía infranqueable. 

2. Nunca pierdas tu “muchosidad”

En realidad ni siquiera se trata de una palabra. Es un término ficticio que en la película utilizó el Sombrerero Loco para decirle a Alicia que algo le hacía falta, que ya no era la misma de antes: “Has perdido tu muchisidad”.

En mi interpretación, Alicia perdió por unos momentos el valor, la intuición y la confianza en sí misma para enfrentar sus miedos y completar su misión en el país de las maravillas.

En la vida real, creo que en muchas ocasiones nos centramos en nuestras carencias y no somos conscientes de nuestra abundancia. Aquello que nos hace seres plenos y capaces para enfrentar y resolver casi cualquier situación.

Sin duda, también perdemos nuestra “muchosidad”.

3. La mejor gente está “loca”

Alicia vivía preocupada por sus extraños y recurrentes sueños; dudaba de su cordura y creía que algo malo pasaba con ella. 

Su padre la tranquilizaba diciéndole que: “la mejor gente es la que está loca”, haciendo referencia a aquellas personas que son capaces de vivir una vida autentica, fuera de lo “normal”. Quienes cambian el rumbo de lo esperado y salen de lo ordinario a través de preguntas que los conducen a una vida extraordinaria. 

“La ciencia no nos ha enseñado aún si la locura es o no lo más sublime de la inteligencia”. Edgar Allan Poe

4. “¡Que le corten la cabeza!”

La reina de corazones, quien gobernaba el país de las maravillas, era una líder castrante y controladora que resolvía cualquier problema mandando a cortar la cabeza de quienes la contradecían u ofendían. 

Aunque la reina lo hacía de manera literal, ¿cuántas veces no vamos decapitando –en sentido figurado– nuestras relaciones? 

Buscamos imponer nuestra opinión y voluntad, de manera que conseguimos que otros nos tengan miedo, pero jamás logramos un vínculo genuino de compromiso y lealtad.

5. ¿Quién eres tú?

“No puedo ayudarte si no sabes quién eres”. Son las palabras que utilizó la oruga azul para retar a Alicia; para hacerla consciente de ella misma y de su identidad. 

Una simple pregunta (¿Quién eres tú?) puede cambiar el rumbo de nuestra vida, siempre y cuando estemos dispuestos a encontrar y defender la respuesta ante todo y ante todos.

En la versión de Tim Burton, lo que Alicia creía que era un sueño recurrente, resultó ser el recuerdo de una realidad. 

Así también en nuestra vida, existen verdades y respuestas que ya conocemos y que viven dentro de nosotros, a veces sólo es necesario que nos hagamos conscientes de ello y que las aceptemos sin miedo.

Podemos y debemos dejar de buscar afuera –sobre las rocas– las verdades que ya están en nuestro interior –sobre las nubes–.

¿Cuáles son tus seis imposibles antes del desayuno? ¿Qué locuras se te han ocurrido y has abandonado por miedo a ser llamado “demente”? ¿Te atreverías a viajar a tu propio país de las maravillas? 

La autora es coach ontológico, especializada en coaching de vida y empresarial. Directora de Cae-el20, empresa de coaching y capacitación. Puedes seguirla en Twitter en su cuenta @March_coach.

Relacionadas

Comentarios