El MundoPara Entender

5 claves para entender la guerra de Alepo

El régimen de Bachar Al Asad y los rebeldes se han disputado el territorio de la ciudad de Siria desde 2011. Esto ha provocado una guerra que ha dejado miles de civiles muertos y heridos. Aquí algunas claves para entender este conflicto.

14-12-2016, 1:48:09 PM
Reuters Algunos analistas de la ONU aseguran que el fin a la guerra aún está lejos, otros, los menos, mantienen una visión más optimista.

Cuando parecía que la paz finalmente llegaría a Alepo, tras más de cuatro años de enfrentamientos entre el régimen de Bachar Al Ásad y rebeldes sirios, este miércoles las esperanzas volvieron a desaparecer.

La evacuación planeada de distritos rebeldes en la zona oriental de Alepo se aplazó nuevamente, mientras la ciudad siria se convertía en blanco de ataques aéreos y fuertes bombardeos, al tiempo que se informó que Irán impuso nuevas condiciones para un acuerdo.

Durante estos años, más de 250,000 sirios han perdido la vida y más de 11 millones han sido desplazados por el conflicto armado entre el presidente Bashar al-Ásad y las fuerzas opositoras.

Algunos analistas de la ONU aseguran que el fin a la guerra aún está lejos; otros, los menos, mantienen una visión más optimista. Aquí cinco claves para entender el conflicto.

1. El inicio del conflicto

En marzo de 2011, el gobierno sirio utilizó la fuerza militar para disipar protestas que se realizaban en la sureña ciudad de Deraa.

Durante los enfrentamientos, varios manifestantes perdieron la vida, lo que generó protestas en todo el país y la demanda de la dimisión del presidente de Bashar al-Ásad.

2. Guerra civil

Lo que nadie se imaginó es que lo que comenzó como una protesta, meses más tarde se convertiría en una guerra civil con dos bandos: las brigadas rebeldes contra las fuerzas gubernamentales.

En 2012, la violencia alcanzó a la capital de Siria, Damasco, y después a Alepo. Al conflicto se sumaron diversos grupos como los sunitas, chiitas y yihadistas.

3. Operación Tormenta del Norte

A mediados de 2013, las fuerzas armadas de Ásad ejecutaron la operación Tormenta del Norte, lo que obligó a los rebeldes a refugiarse en Alepo.

Esto le dio ventaja al gobierno, pues aprovechó las disputas internas entre los diferentes grupos opositores.

Según la agencia AFP, Bashar al-Ásad dijo que el arsenal de armas químicas no sería utilizado dentro de Siria, pero en agosto de ese año cohetes con gas sarín se detonaron en Damasco, lo que dejó un saldo de hasta 1,430 personas muertas.

Los grupos rebeldes culparon al gobierno del incidente y, a su vez, el presidente de Siria señaló a la oposición como la responsable. Ante esto, Rusia y Estados Unidos lograron un acuerdo para destruir el arsenal de armas químicas de Siria.

4. El éxodo masivo

Para 2015, el conflicto alcanzó niveles inimaginables, a tal grado que Rusia tuvo que intervenir con bombardeos aéreos para contener los ataques de los rebeldes que habían puesto al gobierno contra las cuerdas.

Para ese entonces, la ONU contabilizó más de 220,000 personas muertas en Siria y más de 11 millones habían dejado sus hogares.

5. Alepo sin salida

Para febrero de 2016, el ejército de Bashar al-Ásad avanzó en el territorio apoyado por los ataques de la aviación Rusa.

El 27 de julio, el gobierno cerró por primera vez el este de Alepo, pero 10 días después se derribó el muro por una contraofensiva de los grupos opositores.

Sin embargo, el 22 de septiembre el gobierno lanzó una agresiva ofensiva que debilitó a los rebeldes sirios.

Analistas consultados por AFP aseguran que los opositores del gobierno podrían sufrir una derrota total tras la pérdida de Alepo.

Aunque siguen controlando territorios en el resto de Siria, incluida la casi totalidad de la provincia de Idlib en el noroeste, su derrota rotunda en la segunda ciudad del país es altamente simbólica.

“Significa el final de la oposición como fuerza susceptible de desafiar al régimen y retomar el control del país”, dice Sam Heller, un investigador en la Century Foundation, un centro de reflexión estadounidense.

Para Joshua Landis, director del Centro de Estudios para Oriente Medio de la Universidad de Oklahoma, “la victoria de Alepo ejercerá un efecto ‘bola de nieve'” que favorecerá la rendición de los insurgentes, al comprender que la rebelión tiene “los días contados”.

Con el país repartido entre las fuerzas progubernamentales, los kurdos y el grupo Estado Islámico (EI), el ejército de Damasco ahora tiene dos opciones: el este o el oeste.

Relacionadas

Comentarios