HistoriasMarketing

Guía para montar un aparador exitoso

Hacer un escaparate exitoso no es tarea sencilla, pero enfocándote en elementos como la división de ambientes y la iluminación te ayudará a conseguirlo.

18-12-2013, 9:01:15 AM
Guía para montar un aparador exitoso
Oliverio Pérez Villegas

¿Recuerdas cuando tenías que ir a casa de la abuela o alguna tía a pasar las fiestas decembrinas, y como te gustaba que en su entrada tuviera una agradable corona rodeada de cientos de luces, heno y esferas? ¿O cómo lucía su sala con ese “enorme” árbol navideño, sus regalos estratégicamente repartidos alrededor, los adornos de la ocasión resaltando el marco de esta imagen y lo agradable que resultaba a la vista? ¿Te gustaría que esa emoción la experimentarán tus clientes cada vez que entren a tu negocio? Es posible hacerlo.

De la misma manera en la que tu abuela o tía se esmeraban en decorar su casa, “su espacio”, para recibir a la familia, tú puedes hacer de tu negocio un lugar que no solo les ofrezca satisfacer sus necesidades, sino también brindarles agradables experiencias (Circus Marketing te hace unas recomendaciones para conseguirlo) y nuevas formas de “enamorarse” de los productos, y para ello un elemento fundamental son tus aparadores -vitrinas o escaparates, según la definición que más te agrade-.

Cierto, montar un aparador no es tarea fácil, pero tampoco es un reto titánico, ya que si bien el conocimiento y la experiencia de los conocedores en marketing de moda suele ser la diferencia en los pequeños grandes detalles, tener nociones básicas de cómo hacerlo y conocer las tendencias de la época podrían resultar herramientas funcionales para que tengas una idea más clara de cómo lograrlo tú mismo (el Fashion Week es un ejemplo de ello).

Además, cuando de frente tienes la época del año en la que los aguinaldos son la principal razón para ver tiendas abarrotadas, pasillos por demás transitados y escaparates alzando la mano en busca de miradas y compras, las oportunidades para que el tuyo sea el más seductor e impactante aumentan de forma orgánica, sobre todo si lo haces a partir de un performance.

Te presentamos las recomendaciones de Iván Barreiro, experto en tendencias y catedrático del Tecnológico de Monterrey, quien te comparte conceptos básicos e ideas concretas sobre lo que se estila en escaparatismo en México, lo que te dará más elementos para montar un aparador capaz de conectar y seducir a los más exigentes, además de activar el ruido de tu caja registradora.

También puedes leer nuestras claves para montar un aparador que seduzca al comprador.

¿Por qué tu aparador y no los otros?

La pregunta es la base para iniciar esta tarea, ya que es necesario tener claro que un escaparate es parte del proceso comunicativo entre tu marca y tus clientes: ¿qué dice tu aparador?, ¿cómo lo dice?, ¿a quién se lo dice?, y lo más importante, ¿qué es lo que promete?

Si no promete, no engancha; si no promete, no seduce; y si no promete, no vende. Así de fácil es en el papel entender la función de un aparador.

Para lograr esto, la recomendación del experto es hacer un performance capaz de crear una estrategia integral que le dé congruencia no sólo a lo que hay detrás del cristal, sino a todo el mensaje de tu punto de venta, de tu tienda y de tu marca.

Se trata de crear estímulos que provoquen reacciones. Piensa en una prenda, en un producto, en un color, en una luz y en un espacio. Combínalos para estimular los ojos de tu audiencia. ¿Cuál fue el resultado?

La teoría de la triangulación es básica y efectiva, sin embargo, hoy la propia industria del marketing de moda ofrece más opciones que, incluso, desafían a la geometría misma.

Además, no olvides como principio fundamental que aquí, también, menos es más. Más allá de las tendencias minimalistas, se trata de concentrarte un uno o dos estímulos para tu target y no en 5 o más para perder su atención y desvirtuar tu mensaje. Enfócate en lo menos para conseguir lo más.

No sólo se trata de no saturar un escaparate, sino de encapsular un concepto, que no es lo mismo que exhibir un producto solo.

Separa los ambientes

Así pues, una de las principales tendencias para montar un aparador en esta época del año está enfocada en separar los ambientes, es decir, la creación de una atmosfera única en este punto de la tienda es fundamental para atraer más clientes.

No es lo mismo ver un aparador desde fuera que estando dentro de una tienda, y de igual forma, no es lo mismo ver un aparador detrás de un cristal que uno que hace valla en un pasillo departamental. 

Para lograrlo, Barreiro recomienda crear un performance natural, es decir, una que se lea de izquierda a derecha y de adelante hacia atrás, apelando a la división natural de los espacios.

Ten en cuenta que la parte baja es más potente que la de arriba, y la zona media (1.7 metros) sigue siendo el foco de atención, mas no la esencia del mensaje. Es por eso que arriba suele ser la zona de la escenografía, no de los protagonistas.

Poca luz, mayor deseo

Si bien una escena performance tiene sus propios tonos y climas, de la luz dependerá el nivel de deseo que se despierta en los ojos de la audiencia, y la tendencia indica que a menor luz, mayor deseo.

Esto se traduce en una atmósfera más íntima y cercana con las personas, que sin duda, al transitar un pasillo del centro comercial bombardeados de maniquíes y estantes saturados, reaccionarán mejor a un estímulo más discreto pero potente.

Así que para explotar el potencial de la (poca) iluminación puedes darle más calor a la zona izquierda del aparador a efectos de crear el match perfecto entre tu escena y el cerebro de tu audiencia, pues todo lo que ve el ser humano también se va degradando en ese sentido, y es por eso que las personas no sólo miran, sino que también leen y hasta caminan de izquierda a derecha.

Armonía cromática, los nuevos colores

Finalmente –y a diferencia de la expresión minimalista– el uso de colores viene a ser la cereza del pastel en la escena performance de tu aparador, ya que al haber pasado por la ubicación, proximidad y distribución de los espacios, seguido por la iluminación escasa y poderosa de izquierda a derecha, la gama de opciones y su combinación sí harán la diferencia en este proceso.

Y la tendencia, no sólo en vitrinas y estantes, sino específicamente en cuestiones cromáticas está en el uso de más de tres, es decir, no te limites a la escala de grises o al clásico blanco con negro, que si bien pueden funcionar, ya no son suficientes. Y esto es una buena oportunidad para que te cuestiones cómo influye el color en las compras y qué color le va mejor a tu marca.

En este sentido, la recomendación está en los contrastes y no en las combinaciones. 

A partir del propio círculo cromático puedes crear tu propia gama de opciones para que tu escena performance no luzca tan serio con dos o tres colores: busca más y contrástalos con el fondo, con la tienda y entre ellos mismos para efectos de otorgarle una personalidad propia.

Al final del día descubrirás que la creación de una escena performance estará bien lograda en tanto sientas la magia de ver la fachada de una tienda. Ubicaciones, texturas, colores, luces, fondos, todos los elementos conjugados detrás de una ventana que promete ser el puente con la experiencia que ofrece tu marca.

¿Qué aportarías para montar un aparador? ¿Qué es lo que más te gusta de los escaparates?

Relacionadas

Comentarios