'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

ETFs y la maravilla de invertir sin complicaciones

Son instrumentos innovadores que permiten invertir en muchas cosas al mismo tiempo de manera práctica y sin complicadas estrategias.

11-12-2013, 1:04:28 PM
ETFs y la maravilla de invertir sin complicaciones
Alejandra Palomares Barrios

La diversidad de instrumentos en los que ahora es posible invertir es basta. La ingeniería financiera ha logrado hacer cada vez más accesible el mercado de valores, y en las Bolsas ya no solo cotizan acciones, sino una infinidad de papeles que vale la pena conocer y entender, pues muchos de ellos pueden ayudarnos a diversificar nuestras carteras o simplemente a entender en qué está invertido nuestro dinero en instrumentos como la afore que nos convierte a todos en inversionistas, aunque sea pasivos.

No obstante, para empezar a ser activos y más críticos con los intermediarios financieros es importante hablar de instrumentos como los Exchange Traded Funds (ETFs) o Títulos Referenciados a Acciones (TRACs, como se conocen en español). Estos instrumentos funcionan como sociedades de inversión (o fondos) pero cotizan en el mercado como una acción.

Carrito de supermercado

Me gusta la forma que tienen en BlackRock, firma proveedora de servicios de gestión de inversiones alrededor del mundo, de explicar qué son los ETFs. Imagínate a este instrumento como un carrito de supermercado con el que paseas por distintos anaqueles donde están exhibidas las acciones bursátiles de diferentes empresas alrededor del mundo y tu seleccionas aquellas que se encuentran en países emergentes, porque sabes que son las que han crecido más en el último par de años.

Al final del recorrido llegas a la caja registradora –que en este caso es la Bolsa de Valores– donde puedes comprar y vender tu carrito completo; es decir, no su contenido.

Como podrás darte cuenta, un ETF opera de forma muy similar a un fondo de inversión, pero en lugar de comprar y vender los componentes que integran el fondo, compras y vendes el “carrito completo”, como se hace con una acción. Esto es, no necesitas que termine la jornada y cierre el mercado para saber cómo se movió el precio total del fondo, sino que el propio fondo (ETF) cotiza en tiempo real y puedes venderlo o comprarlo en cualquier momento del día.

Los ETFs pueden aglutinar todo tipo de papeles de renta variable, deuda, commodities (materias primas), divisas y derivados, tal y como sucede con algunos fondos de inversión. Sin embargo, los más populares son los que persiguen índices, como sucede con el NAFTRAC, el ETF que contiene la misma composición del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores. También existen ETFs para invertir en el mercado del oro o de la plata, lo que facilita estar dentro sin tener que guardar los lingotes en tu casa, pues los ETFs lo hacen por ti

Para conocer el listado completo de ETFs disponibles en el mercado mexicano e internacional, te recomiendo que visites la siguiente página: www.ishares.com

¿Cómo invierto en ETFs?

Los que pueden invertir en ETFs de manera directa son aquellos que cuentan con los siguientes perfiles:

• Inversionistas calificados: que hayan mantenido un promedio mínimo de inversiones de 1,500,000 unidades de inversión (udis) durante el año pasado, o haya tenido un mínimo de 500 mil udis en ingresos brutos anuales durante cada uno de los últimos dos años.

• Inversionistas institucionales: afores, aseguradoras o bancos.

• Intermediarios financieros: casas de Bolsa.

Entonces, lo que debes hacer es acercarte a alguna de estas figuras para conocer la oferta que tienen. En el caso de los inversionistas institucionales, no puedes decidir en qué hacerles invertir, pues es algo que está determinado por ley, como sucede con las afores o los seguros.

Pero si te acercas a una casa de Bolsa y abres un contrato de intermediación, ellos están obligados a asignarte a un asesor para que junto con él armes tu cartera, pues puedes invertir en tantos ETFs como quieras, aunque siempre será preferible hacerlo en no más de tres o cuatro para no perder el control, al quedar excesivamente diversificado.

Solo recuerda que los contratos de intermediación financiera siempre conllevan un costo en sí mismos, por lo que conviene siempre preguntar cuál son las comisiones que la casa de Bolsa o banco te cobra para descontarlas de tus ganancias.

Principales ventajas

• Accesibilidad: Se compran y venden como cualquier acción a través de un intermediario bursátil.
• Flexibilidad: Se pueden operar con ellos a cualquier hora dentro de la jornada habitual de los mercados de valores, sin esperar al final para obtener el valor de la cartera que lo compone.
• Transparencia: Como los ETFs representan índices, en todo momento se conoce su composición, se puede disponer de información en tiempo real de sus cotizaciones y sus precios son fáciles de comparar.
• Liquidez: Al cotizarse intradía de manera ágil aportan liquidez inmediata.
• Solidez: Son productos que llevan años operando en el mercado, por lo que ya están consolidados internacionalmente.
• Diversificación: Cada participación de un ETF representa una cartera de acciones.
• Bajo costo: Los ETF replican automáticamente un índice, y el seguimiento y recomposición de ese índice se deja en manos de otros gestores, como las Bolsas de valores. Por eso, las comisiones que llevan implícitas los ETFs son reducidas, porque su administración es pasiva.
• Estrategia de cobertura: Invertir en commodities o derivados también se hace posible a través de ETFs de manera más práctica.

Fuente: BlackRock

Las maravillas de los ETFs

Por
Alejandra Palomares Barrios

 

(((sumario)))

Son
instrumentos innovadores que permiten invertir en muchas cosas al mismo tiempo
de manera práctica y sin complicadas estrategias.

 

(((texto)))

La
diversidad de instrumentos en los que ahora es posible invertir es basta. La
ingeniería financiera ha logrado hacer cada vez más accesible el mercado de
valores, y en las Bolsas ya no solo cotizan acciones, sino una infinidad de
papeles que vale la pena conocer y entender, pues muchos de ellos pueden
ayudarnos a diversificar nuestras carteras o simplemente a entender en qué está
invertido nuestro dinero en instrumentos como la afore que nos convierte a
todos en inversionistas, aunque sea pasivos.

No
obstante, para empezar a ser activos y más críticos con los intermediarios
financieros es importante hablar de instrumentos como los Exchange Traded Funds
(ETFs) o Títulos Referenciados a Acciones (TRACs, como se conocen en español).
Estos instrumentos funcionan como sociedades de inversión (o fondos) pero
cotizan en el mercado como una acción.

 

Carrito de supermercado

Me
gusta la forma que tienen en BlackRock, firma proveedora de servicios de
gestión de inversiones alrededor del mundo, de explicar qué son los ETFs y te
la quiero compartir. Imagínate este instrumento como un carrito de supermercado
con el que paseas por distintos anaqueles donde están exhibidas las acciones
bursátiles de diferentes empresas alrededor del mundo y tu seleccionas aquellas
que se encuentran en países emergentes, porque sabes que son las que han
crecido más en el último par de años. Al final del recorrido llegas a la caja
registradora –que en este caso es la Bolsa de valores– donde puedes comprar y
vender tu carrito completo; es decir, no su contenido.

Como
podrás darte cuenta, un ETF opera de forma muy similar a un fondo de inversión,
pero en lugar de comprar y vender los componentes que integran el fondo,
compras y vendes el “carrito”, como se hace con una acción. Esto es, no
necesitas que termine la jornada y cierre el mercado para saber cómo se movió
el precio total del fondo, sino que el propio fondo (ETF) cotiza en tiempo real
y puedes venderlo o comprarlo en cualquier momento del día.

Los
ETFs pueden aglutinar todo tipo de papeles de renta variable, deuda,
commodities (materias primas), divisas y derivados, tal y como sucede con
algunos fondos de inversión. Sin embargo, los más populares son los que
persiguen índices, como sucede con el NAFTRAC, el ETF que contiene la misma
composición del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de
Valores. También existen ETFs para invertir en el mercado del oro o de la
plata, lo que facilita estar dentro sin tener que guardar los lingotes en tu
casa, pues los ETFs lo hacen por ti.

Para
conocer el listado completo de ETFs disponibles en el mercado mexicano e
internacional, te recomiendo que visites la siguiente página: www.ishares.com.

 

¿Cómo invierto?

Los
que pueden invertir en ETFs de manera directa son aquellos que cuentan con los
siguientes perfiles:

·        
Inversionistas
calificados:

que hayan mantenido un promedio mínimo de inversiones de 1,500,000 unidades de
inversión (udis) durante el año pasado, o haya tenido un mínimo de 500 mil udis
en ingresos brutos anuales durante cada uno de los últimos dos años.

·        
Inversionistas
institucionales:

afores, aseguradoras o bancos.

·        
Intermediarios
financieros:

casas de Bolsa.

Entonces,
lo que debes hacer es acercarte a alguna de estas figuras para conocer la
oferta que tienen. En el caso de los inversionistas institucionales, no puedes
decidir en qué hacerles invertir, pues es algo que está determinado por ley,
como sucede con las afores o los seguros. Pero si te acercas a una casa de
Bolsa y abres un contrato de intermediación, ellos están obligados a asignarte
a un asesor para que junto con él armes tu cartera, pues puedes invertir en
tantos ETFs como quieras, aunque siempre será preferible hacerlo en no más de
tres o cuatro para no perder el control, al quedar excesivamente diversificado.

Solo
recuerda que los contratos de intermediación financiera siempre conllevan un
costo en sí mismos, por lo que conviene siempre preguntar cuál son las
comisiones que la casa de Bolsa o banco te cobra para descontarlas de tus
ganancias.

 

(((cuadro))) Principales ventajas

·        
Accesibilidad: Se compran y venden
como cualquier acción a través de un intermediario bursátil.

·        
Flexibilidad: Se pueden operar
con ellos a cualquier hora dentro de la jornada habitual de los mercados de
valores, sin esperar al final para obtener el valor de la cartera que lo
compone.

·        
Transparencia: Como los ETFs
representan índices, en todo momento se conoce su composición, se puede
disponer de información en tiempo real de sus cotizaciones y sus precios son fáciles
de comparar.

·        
Liquidez: Al cotizarse intradía
de manera ágil aportan liquidez inmediata.

·        
Solidez: Son productos que
llevan años operando en el mercado, por lo que ya están consolidados
internacionalmente.

·        
Diversificación: Cada participación de
un ETF representa una cartera de acciones.

·        
Bajo costo: Los ETF replican
automáticamente un índice, y el seguimiento y recomposición de ese índice se
deja en manos de otros gestores, como las Bolsas de valores. Por eso, las
comisiones que llevan implícitas los ETFs son reducidas, porque su
administración es pasiva.

·        
Estrategia de
cobertura:

Invertir en commodities o derivados también se hace posible a través de ETFs de
manera más práctica.

Fuente:
BlackRock


Relacionadas

Comentarios