'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

¿En qué invertir primero: casa, viaje o negocio?

Es común desearlo todo, y contrario a lo que se piensa, se puede obtener. Pero necesitamos jerarquizar, trazar un plan y ser disciplinados. Te decimos cómo.

19-11-2013, 8:55:30 AM
¿En qué invertir primero: casa, viaje o negocio?
Alejandra Palomares Barrios

¿En qué invertir primero: casa, viaje o negocio? Esta es una de las preguntas básicas de la gente interesada en hacer un presupuesto o invertir y contestarla es una de las primeras tareas que debemos llevar a cabo antes de seguir cualquier estrategia o tomar una decisión de inversión.

Para empezar, piensa cuáles son tus metas, ¿qué te gustaría conseguir? Por ejemplo, si te vas a comprar una casa, ¿por qué hacerlo ahora? ¿No será que primero necesitas unas estupendas vacaciones? ¿O que tal un auto propio, una maestría o, incluso, la posibilidad de iniciar un negocio?

Detente un momento, reflexiona cómo te ves en dos, cinco y 10 años y pongamos manos a la obra. Ya que tienes la lista de objetivos que te gustaría alcanzar, vamos a jerarquizarla con la ayuda del siguiente cuadro:

Este cuadro lo llenamos pensando en alguien que quizá es recién egresado de la universidad, pero si tú eres mayor y quizá ya tienes auto propio y ya has viajado por Europa, quizá tu próxima meta sea un negocio propio, pues ya te diste cuenta que rentar no es tan malo. Si ese fuera el caso, solo debes reordenar las metas de acuerdo con tus prioridades. Lo mismo sucede si tienes hijos, quizá habrá que incluir dentro de los objetivos un seguro educativo.

Como ves, esta lista es personal y nadie más puede hacerla por ti. El secreto está en el plazo; es decir, si tu meta es más inmediata, porque quieres un auto ya, este tendrá una jerarquía mayor que tu plan de retiro. Lo importante es que no dejes fuera ninguna meta, pues debemos trazar un plan para cada una y empezar a aportar capital para alcanzar el monto que nos hemos establecido (sin contar la inflación, por ahora).

Hagamos un plan

Bien, ahora que ya sabes qué va primero –si la casa o el viaje– es momento de hacer un plan de batalla y trazar una estrategia de ahorro e inversión. La lógica que debes seguir es aportar a todas las metas (o al menos la mayoría) empezando por las más inmediatas, y a estas primeras son a las que debes canalizar más dinero, pues tu plazo es menor para poderlas cumplir. No importa si al resto –de horizonte más largo– aportas menos, pues el tiempo y el interés compuesto (esto es, intereses que se van a acumulando y te genera mayor rendimiento) te ayudará. Insistimos, lo imprescindible es que no excluyas ningún objetivo de tu plan.

Ya tienes dos de los tres elementos necesarios –meta y plazo– para pensar qué instrumento es el que más te conviene para cada meta. Ahora solo falta que determines tu tolerancia al riesgo y ¡listo!, completas el tercer ingrediente.

Generalmente, cuando el plazo es menor, lo más recomendable es asumir menos riesgo en tus inversiones –cetes o pagarés bancarios pueden ser una opción–, pues tienes menos tiempo para recuperarte en caso de alguna minusvalía.

Con tu cuadro completo y tus tres parámetros para trazar una fórmula de ahorro, ha llegado el momento de acercarte a algún asesor de inversión de algún banco o institución financiera para que sea él quien te explique la oferta de instrumentos que existen y cuáles son los que te convienen (puedes consultar el artículo instrumentos básicos para invertir, para darte una primera idea).

Por último, recuerda siempre monitorear periódicamente el movimiento de tus inversiones y ahorro, por lo menos cada seis meses o un año, porque a veces es importante hacer ajustes para alcanzar el objetivo. Lo mismo si tu situación financiera cambia: ya sea porque empiezas a ganar mejor o, por el contrario, adquiriste una deuda o te quedaste sin empleo. Para todos los momentos y situaciones siempre hay opciones para seguir ahorrando y no dejar tus metas en el olvido.

Recuerda: la clave es la disciplina y paciencia que le pongas a tus finanzas personales. A veces hacer un sacrificio ahora, te puede traer grandes recompensas después.

Relacionadas

Comentarios