HistoriasMicrositio

Entrena tu asertividad laboral con un plan de 5 pasos

La autoestima saludable y una actitud asertiva disminuye tu estrés y te permite ser efectivo en tus metas y en tus propios límites. ¿Cómo lograrlo? ¡Entrenando!

30-10-2013, 10:51:24 AM
Entrena tu asertividad laboral con un plan de 5 pasos
Mtra. Alejandra Apiquian Guitart, Universidad Anáhuac

Dicen que una persona con una autoestima sana y asertiva, es capaz de conseguir el éxito fácilmente. ¿Por qué? Los conceptos de autoestima y asertividad tienen una estrecha relación.

La autoestima se refiere a la percepción y evaluación que hacemos de nosotros mismos. Se dice que una persona con una autoestima saludable se siente a gusto consigo misma, se valora, confía en sus capacidades aunque está consciente de sus limitaciones.

Respecto a la asertividad, se dice que una persona se comporta asertivamente cuando es capaz de expresar sus sentimientos y opiniones de manera clara, oportuna y directa pero siempre demostrando educación, respeto y consideración hacia los sentimientos y opiniones de otras personas.

Ideal sería que todas las personas nos condujéramos así, pero ¿cómo lograrlo? Para poder actuar con asertividad, haciendo valer nuestros derechos y expresarnos ante los demás (jefe, compañeros de trabajo, amigos, pareja, etc.) es necesario que sintamos confianza, seguridad y respeto por nosotros mismos, esto es, necesitamos una autoestima saludable.

En el ámbito laboral una persona asertiva tiene ventajas frente a otros individuos que no lo son, ya que el simple hecho de saber cómo y cuándo pedir apoyo, recursos, explicaciones, etc.,  le permitirá desarrollar con mayor eficiencia y eficacia sus actividades laborales, trabajar en equipo y alcanzar las metas que le sean establecidas. 

Asimismo, el ser asertivo permite establecer límites claros y precisos a superiores, compañeros e incluso subordinados evitando la frustración, estrés y ansiedad que producen las sobrecargas de trabajo. ¿Cuántas veces tus objetivos superan tus posibilidades y aun así las aceptas?

Si no eres asertivo no te preocupes, la asertividad es una habilidad social y un  hábito de conducta por lo que puede ser aprendida. Sin embargo, para poder adquirir una nueva conducta es necesario considerar algunos aspectos:

Reconocer que no actuamos asertivamente

En muchas ocasiones las personas confunden una conducta asertiva con una agresiva, ya que no se trata simplemente de “defender” los derechos o “expresar” las opiniones, lo principal es hacerlo en el momento oportuno y de manera educada.

Por esta razón, es importante analizar la forma en que interactuamos con los demás y el resultado que obtenemos, para poder distinguir si realmente somos asertivos o no.

Comprender las razones

Tratar de comprender las razones por las que actuamos de cierta forma, ya sea pasiva o agresivamente, recordando que la asertividad es el punto medio entre ambos extremos.

Asumir el cambio de actitud

Una vez que se ha analizado y reflexionado lo que seguiría es estar convencidos de que es preferible cambiar de actitud, ya que si no estamos conscientes de que nuestra conducta no es la adecuada, difícilmente se logrará un cambio significativo.

Finalmente para poder llegar a adquirir esta habilidad debemos estar dispuestos a dedicarle atención y tiempo al desarrollo de nuestra asertividad.

Una vez que estamos convencidos de cambiar y ser más asertivos, puedes seguir los siguientes pasos de un simple entrenamiento asertivo dentro de tu trabajo:

1.- Describe brevemente todas las conductas que dentro del ámbito laboral consideras importantes mejorar, por ejemplo: “Pedir un aumento de sueldo”. “Solicitarle a X que te ayude con un proyecto”, “comunicarle a tus compañeros que no podrás ayudarlos”, etc.

2.- Califica con una escala del 1 al 10 el grado de dificultad que encuentras para enfrentar cada una de las situaciones descritas en la lista anterior y ordénalas jerárquicamente,  desde la situación que menos dificultad tenga hasta la de mayor. 

Por ejemplo: 1 punto: Solicitarle a X que te ayude con un proyecto, 5 puntos: Comunicarle a tus compañeros que no podrás ayudarlos. 10 Puntos: Pedir un aumento de sueldo.

3.- Elije la situación de menor dificultad y escribe las respuestas asertivas que podrían aplicar en esta situación.  Si no se te ocurre nada, puedes pedir consejo a otras personas para ver qué harían en ese caso específico.

4.- Ensaya tus respuestas asertivas y grábalas para verificar que utilizas un lenguaje no verbal, tono  y volumen de voz adecuados  para la situación.

5.- Cuando has conseguido un comportamiento asertivo, llévalo a la práctica y analiza los resultados.

Al finalizar este simple entrenamiento te darás cuenta que tu autoestima también se ha incrementado, dándote mayor seguridad y confianza en ti mismo lo que te permitirá desarrollarte no sólo en tu vida laboral, sino en tu ámbito personal, familiar y social.

Para saber más:

.Activa la asertividad en tus colaboradores.

.Cómo aprovechar tu inteligencia emocional en la oficina.

.Cómo sacar al líder carismático que llevas dentro

Relacionadas

Comentarios