Economía y FinanzasPara Entender

3 obstáculos que enfrenta el Nuevo Modelo Educativo

México busca salir de la lista negra de los países reprobados en educación y para ello tiene un plan. Sin embargo, la primera modificación en más de 50 años al sistema educativo se enfrentará a diversos retos. Te contamos cuáles.

14-03-2017, 6:45:32 AM
El presidente Enrique Peña Nieto presentó el Nuevo Modelo Educativo.
Notimex.

Tuvieron que pasar 58 años para que México hiciera cambios de fondo a su modelo educativo. El presidente Enrique Peña Nieto y el secretario de Educación, Aurelio Nuño, presentaron el Nuevo Modelo Educativo, el cual busca, principalmente, enseñar a los alumnos “aprender a aprender” y sacar de las aulas las enseñanzas del siglo pasado.

Aunque la iniciativa quiere dotar de herramientas a los 35 millones de estudiantes de educación básica, media y superior, lo cierto es que México sigue reprobado en materia educativa.

Este país se ubica en los últimos 15 lugares del Programa para la Evaluación Internacional de Alumnos (PISA) 2015, con 416 puntos frente a los 492 de los 34 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Fiorentina García Miramón, especialista en educación del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), asegura que la iniciativa, al menos en el papel, tiene grandes beneficios, pero la realidad es muy diferente.

“Si toda esta transformación no incluye un eje de gasto educativo, solamente es una manifestación de buena voluntad y sin eficacia alguna”, dice en entrevista la experta.

Otras problemáticas que ponen a la segunda mayor economía de América Latina contra las cuerdas son las dramáticas necesidades de infraestructura de las escuelas públicas, las enseñanzas ‘enciclopedistas’ y los débiles sistemas de evaluación docente.

Todo esto ha motivado al gobierno a crear diversos mecanismos para tratar de sacar al paciente de un coma del que no ha sido despertado desde 1959, año en que el entonces titular de la SEP, Jaime Torres Bodet, estableció el Plan de Once Años para la Extensión y el Mejoramiento de la Enseñanza Primaria, iniciativa que hasta la fecha se mantiene vigente salvo algunas modificaciones que pasaron inadvertidas.

Derivado de la Reforma Educativa, el Nuevo Modelo pretende reorganizar el sistema educativo en cinco grandes ejes:

  • Planteamiento curricular
  • La Escuela al Centro del Sistema Educativo
  • Formación y desarrollo profesional docente
  • Inclusión y equidad
  • La gobernanza del sistema educativo

A continuación, te mostramos 3 obstáculos que enfrenta el Nuevo Modelo Educativo.

1. Falta de sostenibilidad financiera

El problema más grave es la falta de sostenibilidad financiera, asegura Fiorentina García. Para la también egresada del Tec de Monterrey, el gobierno contempló todo el aparato institucional, pero se olvidó de lo más importante: los recursos para poner en marcha el Nuevo Modelo.

En la Ruta de Implementación del Modelo Educativo, la SEP reconoce que la ejecución del modelo dependerá de los recursos existentes. “Es importante aclarar que las metas para el año fiscal 2018 se construyeron con base en proyecciones inerciales del presupuesto de 2017 y quedarán sujetas a la disponibilidad de recursos”.

En términos sencillos, esto quiere decir que si el gobierno considera el presupuesto para este año en los programas clave para la implementación del Nuevo Modelo, como son el de Desarrollo Profesional Docente (que son para los ejes 1 y 3), se enfrentará con un recorte de 39.5 por ciento para este año, respecto a 2016, equivalentes a 991 millones de pesos (mdp), de acuerdo con estimaciones realizadas por el Ciep.

Mientras que el programa para la Inclusión y Equidad Educativa (contemplado en el eje 4), tuvo una reducción real de 37 por ciento en 2017 respecto a 2016, es decir 231 mdp.

“Si no están considerando cómo se van a asignar los recursos y al mismo tiempo están haciendo recortes presupuestales, es muy probable que el Nuevo Modelo educativo no tenga éxito”, asegura García Miramón.

2. Es un plan centralizado

Para el presidente Peña Nieto, el principal reto del Nuevo Modelo Educativo es “cerrar las brechas de desigualdad”. Sin embargo, el gobierno olvidó que las condiciones educativas son diferentes en todo el país.

Aunque México destina 5 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) en educación, la situación en infraestructura no es alentadora: 11.5 por ciento de las escuelas de nivel básico no cuentan con baños, y de ese porcentaje 47.1 por ciento no tiene drenaje, mientras que 25.7 por ciento están construidos con materiales precarios,  revelan cifras del Censo de Escuelas, Maestros y Alumnos de Educación Básica y Especial 2013 (Cemabe) realizado por el Inegi.

El programa del Nuevo Modelo contempla la enseñanza de inglés como materia obligatoria y un aula con acceso a internet.

La iniciativa puede es positiva hasta que se revisan las condiciones de las escuelas. A nivel nacional, 31 por ciento de las escuelas no cuenta con agua corriente y 46 por ciento no tiene los servicios de drenaje básicos; en Oaxaca, estas cifras ascienden a 60 y 82 por ciento, respectivamente.

Asimismo, existe un gran rezago en otros factores que influyen en la enseñanza: 7 por ciento de los planteles en México no cuenta con un pizarrón, 10 por ciento no tiene electricidad y 94 por ciento no gozan de un área deportiva.

“El gobierno perdió de foco la parte federal y pensó al modelo de una forma muy centralizada. Se busca dar autonomía a las escuelas, pero todos los ejes apuntan a tomar las decisiones verticalmente y sin tomar en cuenta las necesidades de cada estado”, profundiza la especialista del Ciep.

3. No hay garantía de que se continúe en el próximo sexenio

Con la finalidad de incentivar a la Reforma Educativa, el Nuevo Modelo se implementará hasta el ciclo escolar 2018-2019, es decir, tres meses antes de que Peña Nieto abandone Los Pinos.

Durante la transición de la nueva administración se corre el riesgo de que al Nuevo Modelo no se le dé continuidad.

García Miramón explica que, por ahora, se desconoce la sostenibilidad que va a tener esta política para el próximo gobierno, pues la SEP no ha revisado cómo se va a administrar, ejecutar y distribuir el presupuesto.

“Si los marcos institucionales no están respaldados, es muy difícil que el próximo gobierno vaya a respetar las políticas establecidas ahora”, advierte la experta.

El Nuevo Modelo está pensando en ejecutarse a 10 años y considerando la austeridad por la que atraviesa el país, y que la SEP no está asegurando los recursos suficientes para implementarlo, “es muy probable que la reforma educativa entre en crisis con el próximo gobierno”.

Relacionadas

Comentarios