Estilo de VidaHistorias

El arte del desayuno: 5 reglas básicas

Hacer que los primeros alimentos del día sean nutritivos y te ofrezcan un momento disfrutable, es muy sencillo a través de estas recomendaciones.

27-11-2012, 12:39:48 PM
El arte del desayuno: 5 reglas básicas
César Albarrán / Twitter: @Viscount_Wombat

Los dichos son ciertos: el desayuno es el alimento más importante
del día porque nos otorga la energía necesaria para arrancar a nuestro
metabolismo para la jornada diaria.

Sin embargo, hay algunas decisiones que pueden hacer
que el desayuno resulte pesado y que tenga el efecto contrario. Te damos cinco
reglas sencillas que pueden ayudarte a iniciar el día con el pie correcto.

1. No comas alimentos demasiado dulces

La ingesta excesiva de azúcares durante el desayuno hace que tus niveles de insulina
suban y tu metabolismo se torne más lento. Aunque un buen pan francés o unos hot cakes son una indulgencia que nos
merecemos de vez en cuando, no podemos comerlos todos los días, ya que pueden
hacernos sentir aletargados. Además, el azúcar hace que nos de más hambre
durante el resto de la jornada, y esto podría ocasionarte problemas con el
control de peso.

2. Tómate un momento para desayunar, aunque sean
algunos minutos

En el ajetreo constante en que vivimos la mayoría de nosotros, darse un momento
durante la mañana para comer el desayuno con calma podría ponernos en el mood necesario para afrontar el día.
Nada de comer una quesadilla en el coche o únicamente tomar un café mientras
lees tus correos electrónicos llegando a la oficina. Al menos diez o quince
minutos para disfrutar los alimentos pueden brindarte el único momento de calma
hasta que llegues por la noche a casa.

3. Verde que te quiero verde

Por lo general no relacionamos el desayuno con la ingesta de vegetales. Sin
embargo, el comer fibra desde la mañana a manera de verduras frescas puede
brindarte una buena dosis de fibra que ayuda al proceso digestivo y te hará
sentir satisfecho hasta la colación de media mañana. Es fácil agregar vegetales
a tu desayuno diario. Si haces huevos con jamón, por ejemplo, tres espárragos
frescos le añadirán sabor y el factor crujiente. Si haces una quesadilla,
puedes agregar rodajas de calabacita asada o champiñones frescos (de esta
manera también añades una buena dosis de vitaminas y minerales esenciales).

4. La hidratación es fundamental: un vaso de agua
por cada café

Para tener un día en el que te sientas saludable y ligero, es fundamental
hidratarte desde el desayuno. Uno de los errores que la mayoría de nosotros
cometemos es tomar demasiado café y poca agua durante el desayuno. Recomendamos
tomar un vaso de agua por cada taza de café. Otra muy buena alternativa es
beber también jugos de frutas. Si vives en una zona calurosa, es fundamental
mantenerte hidratado. Una buena manera de medir esto es observar el tono de la
orina: la orina transparente indica que estás bien hidratado, la oscura que
necesitas beber más agua.

5. ¡Aguas con la salsa!

El comer alimentos demasiado ácidos durante la mañana puede provocar agruras o indigestión
a lo largo del día. Los desayunos típicos mexicanos pueden ser muy picosos y
las salsas demasiado ácidas para ingerirse en ayunas. No te decimos que no
comas chile, sino que lo hagas con moderación y, de ser posible, protejas a tu
estómago antes de hacerlo. Puedes comer un poco de fruta o yogur para que la
salsa no lastime a tu recubrimientos estomacal. Si vas a comer demasiado chile
no bebas jugo de naranja demasiado ácido: puedes optar por otras variedades,
como el de manzana.

¿Realizas alguna de estas actividades o crees que necesitas un cambio?

Para saber más:

.Desayunos saludables para toda la semana

.5 lugares para un desayuno sofisticado

.Los peores desayunos para la salud

Relacionadas

Comentarios