HistoriasNegocios

Comprar deuda, una forma de ahorrar

Cuando se trata del ahorro, el objetivo es ganar lo más posible de la manera más rápida, pero no debemos olvidar que toda inversión conlleva un riesgo.

24-07-2012, 3:40:00 PM
Comprar deuda, una forma de ahorrar
Elie Smilovitz

Twitter: @smilovitz

¿Depositar el dinero en el banco,
invertirlo en deuda pública, pagar comisiones a un broker para que diseñe
nuestro portafolio o comprar acciones directamente a grandes empresas? Cuando
se trata de nuestro fondo de ahorros, siempre queremos obtener el rendimiento
más alto lo más rápido posible, pero el fiel compañero del beneficio no es otro
que el riesgo. Toma en cuenta la opción de comprar acciones de grandes
empresas, pero no te olvides de contemplar los riesgos.

¿Comprar la deuda de algunas de las
empresas más grandes del mundo o ‘blue chips’ es una opción “más rentable” que
ahorrar dinero en un banco tradicional? La respuesta es depende, pues la tasa
líder de interés y el rendimiento ofrecido por la empresa determinarán qué
opción vale más la pena.

Las
multinacionales venden su marca

Algunas de las mayores empresas del
mundo, entre ellas automotrices, como Ford,  de maquinaria, como Caterpillar, o
electrónica, como General Eléctric (GE), promueven con éxito, la compra de
deuda en los mercados de capitales, sobre todo desde la crisis de 2008.

Sin embargo, comprar títulos de Ford
o GE no es una inversión exenta de riesgos. Si lo que buscas es comprar
acciones de tu empresa favorita, contempla primero cuál es el rendimiento que
otorgan los bancos tradicionales, porque en México, en donde la tasa líder de
interés es del 4.5% desde mediados del 2009, para que una inversión en deuda de
una empresa de la Bolsa Mexicana de Valores sea más rentable, tendría que
asegurarte un retorno muy superior, pues conlleva un alto riesgo invertir mucho
dinero en un solo título.

Para un inversionista conservador
ganar un rendimiento un poco más alto mediante una inversión en acciones de una
sola empresa, que dejar su dinero en el banco no resulta viable. Aunque todo
depende de la cantidad de dinero que tenga en el banco, pues, aunque en México
y en otros muchos países, los depósitos bancarios están garantizados, sólo una
parte está asegurado.  

En México,  el IPAB garantiza los depósitos bancarios de
las personas físicas hasta en 400 mil
unidades de inversión (Udis). Cada Udi tiene un valor en pesos, al que se le
asocia el aumento de la inflación anual calculada por el Banco de México en
función de su fecha de compra y venta. En Europa, los gobiernos ofrecen
garantías que van desde los 40 mil hastas los 100 mil euros

No obstante, para los fondos de
inversión e inversionistas particulares de Estados Unidos, donde la tasa de
interés oscila entre el 0 y el 0.25%, si una multinacional ofrece un retorno
del 1 ó 1.6%, como hace Ford Motor Company o General Electric, se vuelven una
opción de inversión seria. El mismo caso se aplica a los inversionistas
europeos, donde las tasas de interés del Banco Central Europeo se ubican en 0.75%
anual. Y, dentro de este grupo, se incluye también a los inversionistas mexicanos
que tienen ahorros e inversiones en esos países.  

Beneficios
para los emergentes

Bajas tasas de interés en los países
desarrollados significan una oportunidad de recibir inversión en los países
emergentes, donde las tasas de interés son más altas. Sin embargo, las
autoridades financieras de países como Turquía o México suelen ser cautas ante
esa aparente oportunidad de captar inversión extranjera. El Banco Central de
Turquía, recientemente redujo las tasas y aumentó los requisitos de capital de
la banca, para evitar un flujo especulativo de capital extranjero en su mercado.
En México, a pesar de los comentarios dovish de los funcionarios del Banco de
México
, que prevén una inflación controlada y descartan un aumento
significativo de los precios, la tasa se ha mantenido en un 4.5%.

¿Por qué?

Porque la otra cara de las inversiones son los ‘capitales golondrina’ que
entran en un mercado con tasas altas con el objetivo de ganar en la diferencia
respecto a su mercado de origen, pero, una vez conseguido su objetivo o, cuando
otro mercado ofrece tasas incluso más elevadas, dejan rápidamente el país, lo
que desequilibra las cuentas del sistema financiero local. El mayor riesgo para
los mercados con altas tasas es confiar en que hay suficiente dinero y apreciar
su moneda o vender reservas internacionales. Es precisamente este riesgo lo que
ha suscitado el debate sobre la posibilidad de tasar las transacciones
financieras internacionales, una medida que ya implementó Brasil y que están
evaluando en Francia y Alemania.  

Es
decir, no todos los países que ofrecen tasas más elevadas que Estados Unidos o
la UE son un  destino franco para los
inversionistas extranjeros, lo que ha suscitado que otras formas de ahorrar,
como la compra directa de blue chips, haya experimentado un incremento
significativo desde 2008.

Las ventajas de las blue chips

Mientras algunos planes de ahorro en cuentas
bancarias exigen a los cuentahabientes dejar su dinero en el banco durante semanas
e incluso meses antes de retirar, las ‘blue chips’ se pueden comprar directamente
de la empresa emisora y venderlas en cualquier momento, lo que da mayor liquidez
al inversor.  

Esta es una estrategia que le ha dado
muy buenos resultados a empresas como la estadounidense Duke Energy, que fue
capaz de aumentar la colocación de acciones en un 59% en un sólo trimestre de
2011, a través de la venta directa de títulos a los inversionistas. En el caso
de GE, que vende títulos desde 1992, la empresa experimentó un
aumento de ingresos por esta vía sobre todo a partir de la crisis del 2008, cuando
los inversores buscaban refugios para invertir.

Otra de las ventajas de comprar
acciones directamente de las empresas emisoras es que no existen comisiones
asociadas a la transacción ni penalizaciones por vender ‘antes de tiempo’. Además,
mientras mayor es la inversión, más retorno tendrá asociado. En el programa de
Ford Credit, la automotriz da un 1% de interés a los inversionistas que compran
hasta 15 mil dólares en títulos, pero si el monto supera los 50 mil dólares, la
tasa es mayor.

Otra de las ventajas es que, si un
inversionista conoce la trayectoria y la estrategia de la empresa que compra,
puede obtener grandes beneficios que superen al otorgado por la tasa líder de interés.
Es el caso de empresas que se han comportado sólidas en Bolsa.

Desventajas
de comprar títulos únicos

Al invertir mucho dinero en un solo título,
el retorno dependerá de la buena marcha de esa empresa, lo que evita la
diversificación del riesgo que sí se obtiene con un portafolio más amplio.

La inversión sólo tiene sentido para
inversionistas que tengan depósitos sujetos a tasas de interés muy bajas en
cuentas de ahorro de países como Estados Unidos o la UE.

El inversionista puede conocer los
estados financieros de la empresa que compra, pero  no necesariamente sus periodos de
amortizaciones, la estrategia fiscal o las fechas de vencimiento de otras
obligaciones financieras, lo que pone en riesgo su inversión en el corto plazo.
 

En conclusión, comprar una gran
cantidad de títulos de una sola empresa puede reportar altos beneficios, pero implica
una serie de riesgos asociados que exigen un estudio pormenorizado de la
empresa cuyos títulos se va a comprar y requiere de una comparación respecto a
otras posibilidades de inversión.

¿Qué
empresas mexicanas o extranjeras elegirías para comprar acciones? ¿Qué opción
de inversión consideras la más apropiada en tiempos de crisis?

Para
saber más: 

RIM no logra seducir a inversionistas

Acciones de Apple, ¿cuándo comprar?

Inversionistas de Facebook pierden hasta 25%

Relacionadas

Comentarios