Historias

Yves Saint Laurent, un mítico de la alta costura

Considerado el último gran genio de la moda, el francés revolucionó la forma de vestir de las mujeres.

28-04-2009, 5:00:00 PM

Si algo destaca a Yves Saint Laurent, además de su gran genio creador, es su carácter depresivo, transgresor y contradictorio. Personalidad que muchas veces ha sumido al diseñador en fuertes crisis emocionales que terminaban dando vida a una colección brillante.


El francés es toda una leyenda de la alta costura mundial por derecho propio. Su nombre es relacionado con la creación del traje pantalón, el esmoquin femenino, la sahariana, el “jumpsuit” (mono), los shorts y muchos otros diseños. Obras que desde su aparición quedaron instaladas en el state of art de la moda.


La crítica especializada, el público entendido y el popular también se asombraron ante su atrevida demostración y en reiteradas ocasiones todos se rindieron a sus pies ante la gran cascada de innovaciones que surgían de su mente.


Con 21 años, Saint Laurent se convirtió en el modisto más joven de la alta costura francesa. Su colección de primavera de 1958 alcanzó resonante éxito, al prolongar el estilo New Look acuñado por Dior. Este éxito contribuyó a rescatar la firma de una quiebra que parecía segura.


El año 1962 es clave en su prestigiosa carrera. En ese momento presentó la primera colección bajo su nombre y cuatro años después lanza “le smoking”, que se ha convertido en un clásico con el paso del tiempo. Con esta prenda y el resto de sus creaciones, se convierte en el pionero de una moda más democrática, rápida y asequible pensada para las nuevas generaciones.


Su blusa transparente contribuye a la revolución sexual y sus bucaneros y bermudas dejan atónitos a los espectadores de sus desfiles. En 1970, destaca por su americana femenina y sus vestidos y blusas que dejan la espalda desnuda.


Su casa de moda fue furor en la década de los setenta. Incluso superó como empresa a la Renault, recaudando más ingresos para el país galo que la prestigiosa automotriz.


Saint Laurent es un hombre que lo hizo todo por la moda. Además de entregar sus talentosas manos a crear diseños revolucionarios también hizo de modelo ocasional. A principios de los años setenta modeló para su colección Rive Gauche de prêt-à-porter masculino, y llegó a posar desnudo ante la cámara de Jean-Loup Sieff para su perfume, algo inusual en aquellos tiempos.


Su afición por el arte le llevó a homenajear a maestros como Piet Mondrian, Picasso y Braque, con vestidos que reproducen sus motivos. Una exposición desarrollada en febrero de 2008, en La Coruña, ilustró esta influencia en su trabajo mostrando sus diseños junto con las obras de arte que los inspiraron.