CarreraHistorias

El universitario de 81 años que viaja con un costal de libros

A sus 81 años estudia la carrera de ingeniería y en un costal que contiene libros también guarda sus metas. El universitario octogenario espera trabajar en la industria automotriz.

04-09-2017, 1:05:00 PM
El alumno de 81 años estudia una carrera en la BUAP.
Radio BUAP: El alumno de 81 años estudia una carrera en la BUAP.

Este estudiante no tiene una computadora ni tampoco una mochila para portar sus libros. Sus conocimientos bibliográficos se transportan todos los días en un costal de yute y viajan en la espalda de un aprendiz de ingeniería muy particular. Su nombre es Felipe Espinosa Tecuapetla tiene 81 años y viaja todos los días a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

“Aunque estoy grande, tengo las aptitudes y veo bien, oigo bien”, dice Felipe Espinosa al relatar las condiciones que le permiten decir que no hay nada que sea imposible.

En las aulas universitarias, los alumnos de su generación le llaman con cariño Don Felipe, quien cursa el tercer semestre de la licenciatura en Ingeniería en Procesos y Gestión Industrial.

Las necesidades económicas lo llevaron a terminar la secundaria a los 20 años y la preparatoria más allá de los 30 años, pero hoy está dispuestos a obtener una cédula profesional.

De lunes a viernes de cada semana, Don Felipe se levanta a las 5 de la mañana y se dispone a tomar un autobús que entre las 8 y 8:30 hrs lo deja frente a la puerta del campus de la BUAP. La distancia o el frío de la mañana no suficientes para apagar sus sueños de estudio.

Matemáticas, Física e Historia de la Industria conforman su lista de materias y está consciente que los conocimientos que obtiene son útiles en sintonía con la competencia internacional de los egresados y sus universidades.

El promedio de Espinosa Tecuapetla es superior a 8.5 y nunca ha faltado a clases. Sus maestros y compañeros de estudio avalan la entrega en octogenario estudiante de universidad.

Sus exámenes no son resueltos en internet, como si lo hacen los demás, pero el papel y el lápiz sean vuelto sus inseparables compañeros en la evaluación de sus conocimientos. Aunque no se niega a aprender de la tecnología de las computadoras y se esfuerza por conocer sus beneficios.

“Nada más memorizando las teclas, de a teclazo (sic), ahí voy. Sí se puede”, dice Don Felipe.

Durante este semestre, 146 estudiantes de entre 41 y 70 años asisten a los salones de clase de la BUAP. Puebla es el quinto estado con la mayor cantidad de adultos mayores, con 436,311 habitantes mayores de 65 años, de acuerdo con la Encuesta Intercensal 2015, del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Espinosa Tecuapetla obtuvo su lugar en la BUAP con la solicitud que cualquier alumno debe de hacer para ingresar a la institución de nivel superior.

Don Felipe tampoco se niega aprender inglés y entona en voz alta enunciados del idioma que, reconoce, es la llave para aprender en cada materia de estudio.

Después de sus clases, regresa a vender chiles y café para sobrevivir, aunque confía en que su carrera lo lleve a trabajar en la industria automotriz, en donde Puebla se distingue con la manufactura de Volkswagen y BMW.

“Oriundo de la ciudad de Puebla, de joven trabajó la tierra, conoció la fábrica y sus inquietudes por observar de cerca la vida del Ejército lo llevó a ingresar a éste en 1962. Hoy es comerciante. Vende cebollas, chile, limón y tomates en Tepeaca, Cholula y la Central de Abastos”, dice una entrevista escrita por Radio BUAP.

Don Felipe tiene el reto de concluir 10 semestres de carrera, pero no se preocupa demasiado por el tiempo. De cierta forma, el estudiante universitario ha vencido el sonido incasable de las manecillas del reloj y prefiere ahora escuchar los latidos de su corazón, que se aceleran frente a la emoción de concluir una carrera.

A sus 81 años estudia la carrera de ingeniería y en un costal lleva con libros también guarda sus metas. “Si se me da llegar a donde pongo mis ojos, bien; y si no, tengo formas para salir adelante. Al que sí pido de mucho corazón es al de arriba: a Dios”.

Con información de Radio BUAPCosas de Oaxaqueños.

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: