Estilo de Vida

Tu camisa, carta de presentación

Al momento de adquirlas, debes saber ciertas “reglas”. Tener camisas cool, sin saber combinarlas, es sencillamente ridículo.

01-04-2009, 4:00:00 PM

Una buena apariencia se logra cuando todas las prendas que vistes entran en perfecta armonía. Sin embargo, unas resaltarán más que otras, como el caso de las camisas. Y es que no puedes tener puesto el saco todo el día, por lo que una camisa de buena calidad, trendy y de prestigio siempre te darán un plus.


Cómo vestir la camisa


Una buena camisa debe ser de seda o algodón, preferiblemente, y debe cubrir por completo el brazo hasta la muñeca, e incluso llegar hasta media mano con el brazo extendido. El puño debe sobresalir de la chaqueta al menos dos dedos cuando se dobla el brazo.


La puntas del cuello, deben tocar la camisa, y no encontrarse despegadas, ni deben moverse por tener falta de rigidez en los cuellos de la misma. Las de vestir deben contar con el puño francés o doble puño, para poder lucir gemelos. Actualmente, existen unos complementos conocidos como cubre-botones, que sirven para las camisas que no tienen doble puño y quieren lucir un aspecto más elegante, similar al de las camisas con gemelos.


Una camisa clásica debe llevar “canesú”, que es una costura vertical por la parte posterior de la camisa, necesaria para que la camisa nos quede bien adaptada. También suelen tener unas varillas o refuerzos en el cuello para que éste se mantenga siempre bien rígido. Las puntadas mientras más sean mejor “vida” tendrá la camisa. Los botones de nácar o imitación de este material. El puño debe constar de varios pliegues, dos botones y los ojales dispuestos de forma horizontal, para evitar que la manga no se abra de forma muy antiestética.


Tipos de camisa


1. Cuello inglés
El cuello de las camisas de vestir por excelencia. Sus puntas son más largas que en las camisas de sport, y también es algo más estrecho. El cuello también es un poco más ancho que el de las camisas informales.


2. Cuello italiano
Es más corto y más ancho que el cuello inglés. Y las puntas están algo más separadas. También es muy utilizado para vestir, al igual que el cuello inglés. Las puntas deben ser perfectamente rígidas para evitar que se doblen.


3. Cuello abotonado
También conocido como cuello “botton down”. Muy similar en tamaño, forma y abertura, al cuello de vestir pero “sujetado” con botones en los picos del cuello. Es un cuello informal, y las camisas que lo tienen no deberían utilizarse como camisa de “vestir” para eventos o ceremonias formales. Es un cuello de invención americana.


Cómo combinarlas


Parece que, en un planteamiento ortodoxo y seguro, las corbatas más solemnes, al menos las de bandas y rayas, requieren camisa blanca, esto por la gran tradición inglesa de las camisas de cuello y puños blancos, sin que lo sea el cuerpo, con el chaqué de color gris. No obstante, cabe afirmar que ninguna otra camisa posee la seriedad de la blanca. En las de tipo monocolor, la dificultad para acompañarlas de corbata se acrecienta a medida que se intensifica el color. Y por lo que se refiere a las camisas de rayas, parecen más indicadas las corbatas lisas o de motivos, y jamás corbatas de rayas o franjas.