Actualidad

Trump obtiene el detonador para su bomba fiscal

La Cámara de Representantes le entregó a Trump una victoria, ya que logró la aprobación de la reforma fiscal que propuso el presidente estadounidense.

20-12-2017, 5:00:42 PM
Trump
Reuters Trump

La Cámara de Representantes de Estados Unidos completó hoy el trámite final de reforma fiscal, impulsada por la mayoría republicana y rechazada por la minoría demócrata, en lo que fue declarada como un “victoria extraordinaria” por el presidente Donald Trump.

Con 224 votos a favor (todos republicanos) y 201 en contra, incluidos 189 demócratas y 12 republicanos, la cámara baja envió la iniciativa de ley para su promulgación por el presidente, luego que el Senado la aprobó esta madrugada por 51 votos a favor y 48 en contra.

“Representa una victoria extraordinaria para las familias estadunidenses, los trabajadores y los negocios”, reaccionó de inmediato Trump. “Hay un gran espíritu de optimismo barriendo todo el país”, añadió.

Trump, que había defendido una rebaja impositiva para la clase media durante su campaña electoral de 2016, aseguró más temprano en una reunión de gabinete que reducir el gravamen corporativo desde 35 por ciento a un 21 por ciento era “probablemente el mayor factor en su plan”.

Encuestas muestran sin embargo que el 55 por ciento de los estadunidenses rechaza la reforma fiscal por considerar que beneficiará desproporcionalmente a los ricos en comparación con la clase media.

“Es una victoria para los billonarios como Donald Trump, es una victoria para los ricos donadores a su campaña (…) pero es un desastre para el público estadunidense”, acusó el senador independiente y excandidato presidencial Bernie Sanders.

De acuerdo con un análisis del Centro de Política Fiscal (TPC), 83 por ciento de los beneficios de la nueva reforma fiscal recaerán en el 1.0 por ciento más rico de la población después de la primera década de su entrada en vigor.

La versión final de la reforma fiscal reduce los impuestos a las personas con ingresos superiores a los 500,000 dólares al año del 39.6 por ciento actual a 37 por ciento. De la misma forma el impuesto a ingresos corporativos baja del 35 por ciento al 21 por ciento y mantiene múltiples exenciones fiscales a empresas.

De último momento, la versión incluyó un pago de hasta 1,400 dólares al año a personas con ingresos de menos de 30,000 dólares al año, una concesión para lograr el voto del republicano Marco Rubio.

La iniciativa elimina el llamado Mandato Individual que obliga a los estadunidenses a contar con seguro de salud o pagar una multa. Un análisis de la Oficina Presupuestal del Congreso estima que eso podría dejar sin cobertura a otros 13 millones de personas.

Sanders calificó como una “locura” que el presidente celebre la reforma fiscal cuando esto resultará en la pérdida de cobertura médica para millones de estadunidenses y dejará un hueco fiscal de hasta un billón (millón de millones) 500 mil millones de dólares.

La iniciativa también crea un nuevo sistema tributario territorial para desalentar la salida de empresas del país y alentar el regreso de capitales, a través de un esquema que sólo grava ganancias domésticas.

Para el regreso de capitales, la iniciativa contempla una tasa de 7.5 por ciento en un denominado “impuesto de repatriación” o una tasa de 14.5 por ciento en el caso del dinero en efectivo.

Aunque Trump calendarizó un evento de celebración con los republicanos en la Casa Blanca, se espera que promulgue la legislación en los próximos dos días.

Hacer grande a EU

“Estamos haciendo grande a Estados Unidos de nuevo”, dijo Trump, haciéndose eco de su lema de campaña en una celebración en la Casa Blanca con legisladores republicanos. “¿Finalmente qué significa? Significa empleos, empleos, empleos”.

No estaba claro en qué momento será promulgada la ley. El asesor económico de la Casa Blanca, Gary Cohn, afirmó que la ceremonia dependerá de si pueden aplazarse recortes automáticos de gasto incluidos en la legislación. Si es así, será firmada antes de fin de año.

Además de reducir el impuesto a las ganancias de las empresas al 21 por ciento, la ley que se financiará con deuda ofrece a dueños de negocios una nueva exención fiscal del 20 por ciento sobre sus utilidades y renueva la forma en que se cobran tributos a las multinacionales para alinearse con las demandas que han hecho las mayores corporaciones durante años.

Millones de estadounidenses dejarán de detallar deducciones bajo los términos de la nueva ley, lo que hará que las exenciones tributarias que incentivan la compra de viviendas y las donaciones para fines benéficos queden fuera de su alcance, pero al mismo tiempo hará que sus declaraciones de impuestos sean más sencillas y breves.

La normativa mantiene el actual número de tramos fiscales, pero ajusta muchos de los porcentajes y niveles de renta. El principal impuesto para los más ricos se redujo. El tributo estatal a la herencia cambió para que menos personas tengan que pagarlo.

Una vez promulgada, es probable que los contribuyentes vean los primeros cambios en las retenciones impositivas en febrero. La mayoría de los hogares no sentirá en su totalidad el efecto del plan tributario en sus ingresos hasta que completen la declaración de la renta de 2018 a principios del año siguiente.

Dos cláusulas añadidas por los republicanos para garantizar el respaldo a la reforma revierten partes del sistema de salud Obamacare y permiten la extracción de petróleo en el Refugio Nacional de Vida Silvestre de Alaska en el Ártico.

“En esencia hemos rechazado el Obamacare y presentaremos algo que será mucho mejor”, dijo Trump el miércoles.

Los demócratas se opusieron a la legislación, diciendo que era un beneficio para los más ricos que aumentará la brecha de ingresos entre los más adinerados y los más pobres, al tiempo que sumará 1.5 billones de dólares en la próxima década a la deuda nacional que ya alcanza los 20 billones de dólares.

Con información de Notimex y Reuters.

Qué pierde México con la Reforma Fiscal de Estados Unidos