Estilo de Vida

Tres imperdibles de la gastronomía chilena

Conoce algo más sobre las delicias del arte culinario chileno, entre las que destaca un platillo que se convirtió en el favorito del poeta Pablo Neruda.

11-01-2010, 5:00:00 PM

Caldillo de Congrio
Se prepara en base a caldo, con la suave y exquista carne del congrio, cotizado producto abundante en las costas de Chile, y con tomates, ajo, cellobas, papas, cilantro y condimentos;  seguro deleitará al más sofisticado de los comensales.


La ciencia de su sabor, radica en su cocción dentro de una olla de greda, que permite una mágica y exquista explosión de sabores y aromas, que le dan vida. Es ideal para el día siguiente de una fuerte desvelada, ya que sus ingredientes, sobre todo los marinos, te permitirán recuperar las energías perdidas.


Tal espectacular resulta un caldillo de congrio, que el gran poeta chileno Pablo Neruda, lo inmortalizó en  “Oda al Caldillo de Congrio”, que aparece en su libro “Odas Elementales”.


Para un mayor placer se recomienda acompañarlo con un buen vino blanco.


Cordero Magallánico  
Característico de la zona austral de Chile, es uno de los platos más solicitados por los turistas nacionales y extranjeros que llegan a la región.


Preparado de las más variadas formas, aunque todas en base a un cordero pequeño de no más de 10 kilos, que aún no comienza a pastar y que se alimenta sólo de leche materna.


Su preparación es particular, ya que primero se debe lavar bien el cordero y adobarlo con sal, para luego atravesarlo en un palo, procurando que quede bien estirado. Luego se coloca a las brasas de un fuego previamente encendido, 30 centímetros por encima de este, dejando que se cueza lentamente.


Con ½ taza de vinagre, ½ taza de aceite, ½ cucharada de pimienta, 1 cucharada de orégano, 1 cerveza pilsener, 3 dientes de ajo, se prepara una salsa, que rociará la carne.


Pastel de choclo
Tradición chilena que contiene bistec o pollo, elote, aceitunas negras, uvas o pasas, máiz mantequilla, huevo cocido, cebolla, azúcar, orégano, comino, paprika, sal y pimienta.


Para su preparación es necesario picar el bistec y la cebolla finamente.  Luego sofreir esta última, agregar carne y condimentos con sal, pimienta, orégano, comino y páprika.


A continuación se vacía en una cacerola individual (de preferencia de barro) y se le agrega el pollo cocido, el huevo, las aceitunas y las pasas.


Por último  se muele el elote aparte y y se fríe con mantequilla para después espesarlo con fécula de maíz al fuego. Cubres con esto la cacerola y se espolvorea azúcar.


Su nivel y calidad lo convierten en un plato que los chilenos en el extranjero suelen añorar. En el DF lo puedes encontrar en el restaurante Un Rincón de Chile, célebre por la excelente preparación de este platillo. 


Un merlot o carmenere joven es perfecto para maridar con pastel de choclo.