Historias

Tres grandes del Jazz

Estilohoy.com te invita a conocer más sobre estos genios del jazz, que gracias a su natural talento y creatividad, revolucionaron la escena musical en su tiempo.

03-01-2010, 5:00:00 PM

Edward Kennedy “Duke” Ellington
Es considerado por la crítica uno de los más grandes e influyentes exponentes de la historia del jazz.
 
Desde muy pequeño se sintió atraído por la música. Con tan sólo siete años comenzó a recibir lecciones de piano y en 1917 decide dedicar todos sus esfuerzos para convertirse en un gran músico, capaz de trascender generaciones.
 
En la década de los 20 participó en distintas bandas de Washington DC. Por esos época ya se notaba en su obra la influencia del ragtime, estilo fundamentalmente pianístico derivado del jazz. El gran salto a la fama y el reconocimiento llegaría en 1927, cuando en compañía de su quinteto Washingtonians, comenzó a sonar en todo Estados Unidos.
 
Debido al éxito, el número de integrantes del grupo aumenta a 12 talentos, encargados de producir recordadas y notables piezas musicales de la talla de “Mood Indigo” y “Sophisticated lady”, marcando la época dorada para la big band y en especial para “Duke”.   
 
La década de los 40 marcaría un giro en su trayectoria. Con un formato más formal y mayor contenido en sus letras, la banda gana en consistencia y solidez.
 
Todo su legado musical, que bordea las 5 mil piezas, le valieron reconocimientos como doctor Honoris Causa por las universidades de Howard y Yale además de convertirse en el primer afroamericano en aparecer en las monedas de su país. Víctima de un cáncer falleció en mayo de 1974.
 
Charlie Parker
Apodado Bird, puede ser catalogado sin duda como el mejor saxofonista alto de la historia del jazz. Junto a Bud Powell y Dizie Gillespie es el iniciador del género bebop, rompiendo con el tradicional swing.
 
Su estilo musical se basó en la improvisación sobre una melodía, para modificar acordes, dando origen a nuevos sonidos sobre la estructura de estos temas.
 
En 1934 llegó a Nueva York, donde tuvo que trabajar como lavaplatos para sustentar sus gastos. Su salto al estrellato y el reconocimiento fue en 1945, tras varios años tocando el saxo en distintas bandas.
 
En esa ocasión su brillante y magistral interpretación de temas como “Groovin High” “Dizzy Atmosphere” “Shaw Nuff y “Salt Peanuts” maravillaron a los amantes del jazz, colocando al subgénero bebop como la novedad del momento.
 
Su adicción a las drogas y alcohol y problemas familiares, truncaron la carrera de este genio de la música. Falleció a los 34 años como consecuencia de un colapso cardiocirculatorio.
 
Louis Armstrong
Carisma. Es el adjetivo que mejor queda para definir a este innovador personaje de la historia del jazz. Multifácetico en extremo, comenzó su carrera destacándose como cornetista y trompetista, aunque posteriormente brillaría como vocalista, faceta en la que alcanzó la fama y el reconocimiento internacional.
 
También conocido como Satchmo y Pops es considerado también como el más popular artista del género jazz de todos los tiempos. Comenzó su carrera en Chicago en 1922, como integrante de Creole Jazz Band, reconocido grupo de swing, donde el músico no tardó en sobresalir.
 
Luego de separarse amistosamente de Creole, se une a la Fletcher Hendersons Orchestra, el principal grupo afroamericano de esa época. Como miembro de la banda, pronto revolucionaría el estilo y la forma de tocar de sus acompañantes, grabando con artistas de la talla de Bessie Smith.
 
Posteriormente, con los Hots Five y los Hots Seven, da origen a inmortales temas como “Potato Head Blues” y “Muggles”, aunque su mayor intepretación la consigue con The Alls Stars, grupo con el que produce “Hello, Doly”, tema  número uno en las bandas de Estados Unidos, superando a los Beatles.
 
En 1959 sufre un ataque al corazón, aunque logra recuperarse y seguir tocando. Sin embargo, años más tarde a comienzos de los 70 padece un nuevo ataque, que pone fin a la vida de este genial y mítico músico del jazz.