Toyota y Kia, los nuevos monstruos de ventas de autos en México

2017 fue un año malo para las ventas de autos en México, pero hay dos marcas que tienen mucho que celebrar: Toyota entró al Top 5 de ventas, y Kia tuvo un crecimiento envidiable de 49.2%.

05-01-2018, 5:09:42 PM
Toyota Kia

El avance de las marcas automotrices asiáticas en el mercado mexicano parece imparable. Y una muestra clara de ello son la nipona Toyota y la coreana Kia, que tuvieron un año histórico en 2017. Si bien la primera no tuvo un año sobresaliente en ventas, pues estas solo crecieron 0.5% ( aunque significó un récord histórico para la marca), la caída en ventas que presentaron las estadounidenses Ford (-17.7%) y Fiat Chrysler Automobile (-2.9%) le benefició, pues logró posicionarse en el cuarto lugar de ventas de vehículos nuevos, tan solo detrás de la también nipona Nissan, líder del mercado con 364,557 unidades comercializadas (-9.1%); la estadounidense General Motors (segundo lugar con 258,523 unidades, -16.2%) y la alemana Volkswagen (233,942 vehículos, -5.4%).

La firma nipona alcanzó una participación de mercado del 6.9% el año pasado, al colocar un total de 105,464 unidades.

Los cinco vehículos más vendidos de Toyota en 2017 fueron: Hilux (19,132 unidades), Yaris Sedán (15,782 unidades), Avanza (12,294 unidades), Corolla (10,135 unidades) y Hiace (8,918 unidades). Mención especial merece su modelo Prius, que actualmente es el vehículo híbrido más vendido del país.

Por su parte, Kia registró un crecimiento en ventas del 49.2%, el mayor de toda la industria en 2017, al colocar en el mercado un total de 86,713 unidades, lo que le permitió escalar el séptimo lugar en ventas. De mantener este crecimiento en 2018, es probable que la automotriz coreana, cuya compañía matriz es Hyundai (décimo lugar en ventas en México, con un total de 46,534 unidades comercializadas en 2017 y un crecimiento de 28.2%), desplace a la japonesa Honda y a la estadounidense FCA.

Lee ¿Se acabó el boom de la venta de autos?

Cabe destacar que en tan solo dos años y medio de operaciones en el país, Kia ya se hizo del 5.7% del mercado nacional.

Los modelos de Kia que más ventas obtuvieron en el año fueron: Rio, producido en la planta de Pesquería, Nuevo León; seguido del Sportage y del Forte, también fabricado en el país.

¿Cómo lograron estas marcas tener su mejor año en ventas en un mercado que se está desacelerando? Con un buen plan de negocios, que sin duda es un ejemplo de mercadotecnia para el resto de los competidores; un portafolio de productos amplío y atractivo, con un buen diseño y tecnología; una garantía, que en el caso de Kia es de siete años o 150,000 kilómetros en tren motriz: motor, transeje (caja de velocidades de los vehículos de tracción delantera), ejes, transmisión y diferencial; y una garantía básica de cinco años o 100,000 kilómetros, superior a la del mercado, que es de tres años en promedio; y una red de distribuidores amplia y un servicio posventa competitivo.

“No bajaremos la guardia e iniciaremos el 2018 enfocando nuestros esfuerzos y trabajo en equipo para continuar con los buenos resultados”, aseguró Guillermo Díaz, director de operaciones de Toyota Motor Sales de México. Y muestra de ello son sus dos muy esperados lanzamientos: el C-HR y Prius C.

Por su parte, Horacio Chávez, director de Kia Motors México sostuvo que este año seguirán brindando los mejores modelos en 2018. “La confianza de nuestros clientes es el reflejo de que están contentos con un buen producto, con un diseño agradable y de vanguardia, así como con un desempeño que nos permite otorgar siete años de garantía”.

FCA, Ford y Honda, este último sexto lugar en ventas con un crecimiento de 0.3%, gracias a 46,534 unidades, tienen ante si uno de sus mayores retos: recuperar mercado y frenar el avance de Toyota y Kia. No será una tarea fácil, pero en el caso de las estadounidenses, estas podrían voltear a ver lo mejor de su pasado y retomar aquello que las hizo grandes. De otra manera, están destinadas a ser rebasadas por las empresas asiáticas.

Asiáticas, europeas o de EU, ¿quién gana en la industria automotriz?