Estilo de Vida

Totti, el Príncipe de Roma

El futbolista puede abarcar motos, chistes, y por supuesto todo el glamour y esplendor que los italianos saben llevar.

06-05-2009, 5:00:00 PM

El delantero y capitán de la Roma, es fenómeno. Ídolo para los amantes del balompié, envidiado por los italianos y símbolo sexual para las chicas, que aman su peculiar forma de celebrar un gol: chupándose el dedo.


En términos deportivos, se caracteriza por su efectividad en los tiros de falta, es un futbolista dotado de talento y fuerza física, además de visión de juego y rapidez de ejecución. Siempre que lo enfoca una cámara o es capturado por un flash, Totti sabe mantener esa actitud nice y refinada.


Posee el récord de más encuentros disputados en la Roma, y más goles anotados en el campeonato italiano con 175 cifras.


Francesco Totti, de 33 años, nació en Porta Metronia, un vecindario de la ciudad de Roma. En 1986, ingresó en el equipo de fútbol amateur Lodigiani. Su madre rechazó una propuesta lucrativa del AC Milan, porque no quería que Totti se fuera de su ciudad natal, por lo que en 1989 se integró a las divisiones inferiores de la Roma. En ese equipo, la historia es conocida: dinero, ¡mucho dinero! y goles.


Las distinciones que acumula son demasiadas. Sólo por mencionar; de 2001-2004 fue el mejor futbolista de Italia, para volver a recibir el galardón en 2007.


Y si sobre el césped tiene éxito, fuera de la cancha la realidad no cambia. Casado con la modelo italiana Ilary Blasi, son unas de las parejas italianas más queridas y mediáticas del país. Permitieron que su boda fuera transmitida en vivo por de televisión y fue vista por más de un millón de televidentes,


El “príncipe”, como lo llama la prensa, es tan multifacético que dirige una escuela de fútbol para niños llamada “Número Diez” y también posee un equipo de motociclismo denominado “Totti Top Sport”. Se debe sumar a eso que es embajador de la UNICEF, y publicó dos libros de chistes, con el objetivo de recaudar dinero para obras benéficas. Colecciona camisetas de equipo de todo el mundo y una de sus constantes es derrochar una actitud tan trendy y exclusivamente italiana, que nunca pasa desapercibido.