Estilo de VidaHistorias

Todd Schorr o la influencia de una niñez animada

El mejor exponente de la corriente surrealista pop Lowbrow, recrea atmósferas donde iconos de la cultura mundial se enfrentan a situaciones irónicas.

25-05-2010, 5:00:00 PM
Todd Schorr o la influencia de una niñez animada
Estilo Hoy

Las ilustraciones del neoyorkino Todd Schorr recuerdan mucho el video de Smashing Pumpkins “Tonight Tonight” mezclado con pinturas de Salvador Dalí.
 
Para definir su arte utilizaría la palabra onírico. Todo parece sacado de un sueño delirante, donde los detalles, el volumen y las influencias del cómic y la caricatura se aprecian en su máxima expresión.
 
Tiene 56 años y desde pequeño el dibujo fue su mejor arma, cuando forjaba un lenguaje visual y copiaba modelos de las cintas de Disney, Fleischer y clásicos como King Kong.
 
La música también fue de su interés y por unos años se dedicó a la batería. Ahí vivió experiencias sicodélicas y admiró la corriente artística de San Francisco. Al mismo tiempo, compró comics undergrounds como los de Zapp o Robert Crumb, que le ayudaron a desarrollar su estilo. Pero, sin duda, el viaje que Todd hizo a Italia en 1970 sería clave para que decidiera unir las técnicas del arte clásico y el mundo de las historietas.
 
De regreso, estudió Arte en Filadelfia y se especializó en diseño. Una vez en Nueva York trabajó creando portadas de discos (Highway to Hell de AC/DC es una de ellas), carteles para películas de George Lucas y Francis Ford Coppola o portadas para la revista Time.
 
Hoy, vive en Los Angeles y es considerado uno de los grandes pintores de la cultura pop, encuadrándole dentro del movimiento de arte “Lowbrow”, el del surrealismo moderno.
 
Ironía y humor en cada planeta
 
Las ilustraciones y pinturas de Todd Schorr no pasan desapercibidas y hasta el mismo Leonardo DiCaprio le compró en el año 2000 un cuadro llamado Monster.
 
En cada una de sus obras crea un mundo fantástico sobrecargado de movimiento y color donde tienen presencia elementos e íconos de la cultura popular mundial.
Por eso, no extraña encontrar de pronto a un deforme ratón Mickey en medio de un planeta donde azotan la muerte y la crueldad.
 
La capacidad del artista está en el perfecto manejo de la ironía y del sentido del humor: logra que traspasemos de un mundo a otro, que habitemos otros planetas en principio desconocidos, pero donde luego de una pequeña observación se nos hacen más que familiares.
 
“Fui parte de una generación de niños estadounidenses fuertemente influenciada por las imágenes que salían de la pantalla del televisor y toda esa estética produjo un tremendo impacto en mi imaginación, que se encontraba en plena etapa de desarrollo”, declara.
 
Además, se refiere a la influencia que vemos en sus trabajos relacionados a bombas y guerras, ya  que durante la década de los 50 EEUU estuvo bajo una constante amenaza de guerra nuclear y esa amenaza de bomba fue una preocupación que se volvió una costumbre de la vida cotidiana.
 
“Todo esto marcó profundamente a mi generación y es esta marca la que me ha hecho mirar con ojos más suspicaces esto a lo que llamamos civilización, pues bajo esa apariencia tan civilizada, siempre existe la posibilidad de una catástrofe”, aclara.


Finalmente, cuando debe decir si encaja en el surrealismo, indica que “estaría más en consonancia con el método crítico-paranoico de Salvador Dalí que con el manifiesto original de André Breton, que era básicamente una corriente no editada de la conciencia, en comparación con el proceso de pensamiento más analítico y planificado de Dalí”.
 
Es curioso que Dalí haya sido un verdadero surrealista, pues fue expulsado del grupo de Breton en la década de los 30, y sin embargo hoy ha llegado a representar el surrealismo en la opinión de la mayoría de la gente. Como a él le gustaba decir: “Yo soy el surrealismo”.


Para saber más de Todd Schorr visita su sitio oficial. Realmente una parada obligada para los que hacen algo más que chatear en la computadora.

Relacionadas

Comentarios