Tecnología

Shelley: el auto que se maneja solo

Audi logró diseñar un vehículo capaz de conducir en situaciones extremas, sin la necesidad de un conductor. Conoce sus beneficios.

26-04-2010, 5:00:00 PM

Un vehículo denominado “Shelley” puede conducir por calles angostas, virar en curvas cerradas e incluso subir terrenos pedregosos; todo esto, sin la necesidad de un conductor.


Y no, no hablamos de un auto con vida propia, sino que forma parte de un proyecto realizado por la compañía automotriz Audi con el apoyo de la Universidad de Stanford en EU, el cual busca contribuir a que la experiencia de manejar sea cada vez más segura.
Según el profesor de ingeniería de Stanford, Christian Gerdes, encargado del Centro de Investigación Automotriz de la Universidad, la idea consistió en crear “un auto de competencia autónomo, que pudiera manejarse en los límites”. Y, al parecer, lo lograron.


Lo cierto es que la idea no es totalmente nueva, ya que anteriormente investigadores del sector automotor han logrado diseñar autos experimentales que pueden manejar largas distancias sin la necesidad de un piloto y con mucha efectividad.


¿Dónde está entonces lo nuevo? Sucede que el caso de Shelley es especial, porque se trata de un auto de alta competición, capaz de moverse a velocidades y condiciones extremas, lo que en un futuro cercano servirá para realizar pruebas, incluso rescates, sin que la vida de alguna persona corra peligro.


La prueba de fuego
El auto sin conductor enfrentará su prueba más difícil a fin del año, cuando deba escalar la montaña Pikes Peak de Colorado, sede de la competencia International Hill Clima. Esta carrera tiene, desde 1916, como característica principal su configuración de niveles empinados y peligrosos caminos en zigzag.


Tal es la relación de este automóvil con dicho evento, que incluso sus creadores afirman que se bautizó con el nombre Shelley, precisamente, en honor a la primera mujer que ganó la carrera de Pikes Peak, Michelle Mouton.


Lo cierto es que el prototipo ya ha subido la montaña con mucho éxito, aunque a una velocidad reducida.


En caso de problemas varios ángeles de la guarda de silicio detendrían el coche y desactivarían el motor, pero el equipo confía en que Pikes Peak será un éxito.


Si la prueba resulta exitosa, los organizadores del evento han pensado en la posibilidad de crear una categoría exclusiva para vehículos robotizados. Todo está por verse.

También podría interesarte:

Comentarios