Tecnología

Robots: la transformación de la manufactura mexicana para competir

En el campo de la manufactura, actuar con agilidad es la nueva moneda de negocios, y los robots pueden ayudar a alcanzar este objetivo

29-11-2018, 8:27:25 AM
robots
México es el país latinoamericano que más robots industrializados importa.

Por Gerardo Yong

Me llamó la atención cuando un amigo plomero me dijo que la pinza de presión era más como una mano extra, que una herramienta: la puedes fijar donde sea y nunca se moverá hasta que la quites y la pongas en otro lugar para cumplir otra función.

Cuando vi el brazo robótico que Universal Robots presentó recientemente a la prensa en sus oficinas generales de Querétaro, recordé ese comentario: un brazo con funciones diversas al que se le puede programar fácilmente y sin complicaciones.

La empresa es de origen danés. Su presidente, Jürgen von Hollen, no titubea cuando dice que “los que quieran entrar al futuro deben hacerlo ahora; no en uno o en dos años… ¡Ahora! Lo dice mientras el brazo robótico UR3 muestra con agilidad los movimientos que puede realizar para diversos tipos de tareas fabriles, industriales y hasta en negocios caseros o domésticos.

robots

Von Hollen asegura que el resultado siempre será el mismo: el éxito de todas las empresas que usen esta clase de automatización.

“Hay firmas que durante años han dependido de la fuerza de un hombre que realiza la misma función una y otra vez. ¡Qué desperdicio de trabajador! Esta sola herramienta automatizada puede realizar esa función y muchas más, sin cansarse y durante el tiempo que lo necesite la empresa”, dijo durante su presentación ante la prensa nacional.

A fin de crear un ambiente próspero para la automatización industrial en México, la firma tiene un centro de capacitación, donde se entrena a los clientes que deciden asomarse al futuro industrial.

En este lugar se exponen, de manera general, los usos y aplicaciones de los UR en sus tres versiones. Los brazos robóticos se pagan en euros y son sencillos de operar, pues cuando el cliente los compra, viene incluido el software para programarlo y la capacitación.

“Cualquiera puede aprender a programar un robot, así como adquirir conocimientos prácticos sobre automatización y optimización de líneas de producción. Tuvimos la presencia de una representante del gobierno de Querétaro y en menos de cinco minutos aprendió a programar uno de estos modelos con su teléfono celular”, comentó el directivo de Universal Robots.

México: gran importador

Por increíble que parezca y de acuerdo con datos de la Organización Mundial de Comercio (OMC), México es el país latinoamericano que más robots industrializados importa. También posee el cuarto lugar en el ranking mundial en este tipo de tecnologías, un hecho que es muy poco conocido por los propios mexicanos. Es por ello que la empresa danesa decidió establecerse en Querétaro, una de las entidades con mayor bonanza tecnológica e industrial en los últimos 10 años.

Los brazos robóticos, también llamados robots colaborativos o cobots, han sido un éxito en diversas empresas internacionales. La llantera Continental los usa para consolidar sus cargamentos; la cosmética L’Oréal los utiliza para erradicar el riesgo ergonómico en la toma de muestras.

Lee: La inteligencia artificial puede darte empleo en estas 3 áreas

Lear es una empresa que fabrica arneses automotrices. Ahí, los robots colaborativos son empleados para perforar las bases de los asientos por donde se instalan. También los usa para monitorear productos defectuosos y sacarlos de la banda transportadora. El resultado es un aumento tanto en la velocidad de producción como en la confiabilidad del producto.

“Creo que casi todas las firmas automotrices tienen o tendrán robots. Sin duda, en los próximos tres años veremos que esta tendencia dominará e impulsará este tipo de tecnología porque ya se han venido usando robots desde hace tiempo. Yo más bien diría que habrá una tendencia más amplia a su uso, incluso dentro del nuevo acuerdo comercial de América del Norte. Hay que entender que un robot no es un hombre; es una herramienta: algo así como un martillo o un desarmador. Nuestra misión es hacer más fácil la misión de los otros”, especificó el directivo de origen alemán.

El comentario viene a colación por las acusaciones hechas por el presidente estadounidense Donald Trump, quien ha responsabilizado al uso de esta tecnología robótica por la pérdida de empleos en el sector manufacturero, sobre todo en el automotriz.

“En realidad, no me interesa lo que él diga –afirma Von Hollen–. “Lo que me interesa es ponderar la fuerza humana, a los seres humanos, pero no en el nivel manual, sino en procesos más ergonómicos y saludables.

Creo que es algo que no es bien considerado. La ley siempre ha procurado la defensa de trabajos a nivel manual. Los trabajadores no deben estar siempre en esas condiciones.

robotsCortesía Universal Robots

Lo que las firmas harán será buscar gente que pueda hacer trabajos más especializados y evitar que su fuerza esté sobreexpuesta a funciones manuales.

Algo que es interesante es que la gente que usa este tipo de tecnología también forma parte de la evolución en los negocios. El trabajador tiene que estar asignado a mejores niveles y dejar que el trabajo manual lo desarrollen los robots. La encrucijada de las empresas radica en si quieren seguir en los negocios o, de plano, dejar de producir por la falta de competitividad”, dijo lapidariamente.

Una travesía crucial

La encuesta Perspectivas Globales del Sector Manufacturero 2018, de KPMG, es igual de contundente. Casi 66% de los directores generales globales del sector manufacturero (245 son de América) advierten que frente al avance de la disrupción digital, actuar con agilidad es la nueva moneda de negocios y que, si su capacidad de respuesta es lenta, incluso podrían quebrar.

Y no es para menos.

El 33% reconoce que su organización tiene problemas para mantener el ritmo de la innovación tecnológica. Sin embargo, los líderes del sector manufacturero a nivel mundial confían en las oportunidades de cambio y crecimiento, con un 95% que acepta que la cuarta revolución industrial es una oportunidad, no una amenaza.

Recomendamos: La mexicana que creó una app de finanzas con inteligencia artificial

A diferencia de Trump, 64% de los directivos encuestados consideran que la Inteligencia Artificial (IA) creará más empleos de los que eliminará, y el mismo porcentaje predice que los científicos de datos serán los expertos más demandados en manufactura.

Los CEO ven la IA como un beneficio estratégico, no como un factor de ahorro de costos.

“Muchos se sienten agobiados por la magnitud del cambio que se requiere para concretar los beneficios de la digitalización –afirma Mario Hernández, socio líder del segmento IMMEX de KPMG en México–. Iniciar esta travesía es absolutamente crucial”.

También podría interesarte:

Comentarios