Tecnología

Qué es la neutralidad de internet y por qué Trump acabó con ella

Al eliminar la neutralidad en internet bajará la velocidad del servicio y México puede verse afectado, pues nuestros nodos de internet pasan por Estados Unidos.

14-12-2017, 5:26:40 PM
internet
garantizar que el sitio web consultado es validado y revisado por quien dice publicarlo.

La Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos (FCC), la agencia que regula a ese sector en el país vecino, derogó este jueves el marco normativo que regía a la neutralidad de internet (net neutrality), con lo que los proveedores de este servicio podrán disminuir la velocidad y transferencia de contenidos de acuerdo con sus intereses.

La neutralidad de internet, con o sin legislación al respecto, es el eje que ha guiado la operación de la red en todo el mundo. Esta neutralidad obliga a los proveedores de servicios de internet a que proporcionen a los usuarios el acceso a todo tipo de contenidos, con una velocidad específica, sin privilegiar a ningún ente o empresa.

Es decir, todos los propietarios de contenidos en internet tienen los mismos derechos en la red, por lo que el acceso a estos es igual para todos.

Por ejemplo, cuando tú entras a internet puedes acceder al contenido de Netflix a través de tu proveedor que te da el servicio a una velocidad determinada, por la que te cobra una cantidad específica cada mes. Si decides también acceder al contenido de Blim, la velocidad de tu servicio de internet no baja. Tu proveedor de internet no cambia el servicio si tú entras a una u otra página.

Esa neutralidad de internet estaba regulada en Estados Unidos desde 2015, a partir de una iniciativa del entonces presidente Barack Obama. Ahora, a instancias de la administración de Donald Trump, la Comisión Federal de Comunicaciones derogó esa norma, con el argumento de que esta impuso “costos sustanciales al ecosistema de internet entero”, de acuerdo con un comunicado de la FCC.

“En lugar de ese pesado marco de mano dura, la FCC está regresando al tradicional y ligero esquema que estuvo vigente hasta 2015. Además la FCC también adoptó requisitos de transparencia más robustos que permitirán a los consumidores y al gobierno supervisar de manera efectiva la conducta de los proveedores de banda ancha”, detalló la agencia reguladora.

De manera específica, la Comisión Federal de Comunicaciones estadounidense restableció su jurisdicción “para actuar cuando los proveedores de banda ancha se involucran en actos o prácticas anticompetitivas, injustas o engañosas”.

No obstante, esos argumentos no expresan del todo las consecuencias de acabar con la neutralidad de internet. La medida tomada este jueves hará que los proveedores de banda ancha puedan disminuir la velocidad de su servicio dependiendo de la página o contenido al que se quiera acceder.

Incluso, permitirá a esos proveedores cobrar tarifas extras o imponer cuotas adicionales si los usuarios entran a ciertas páginas de internet.

Siguiendo el ejemplo anterior, tu proveedor de servicios de internet, que en México puede ser Telmex o Axtel, podría cobrarte una tarifa cada que entras a Netflix, mientras que si entras a Blim seguirías pagando lo mismo. La otra opción que tendrá el proveedor es que el contenido de Netflix bajaría a una velocidad inferior en comparación con el de Blim.

Es decir, el proveedor en Estados Unidos podrá privilegiar a una empresa específica, obligando a sus abonados a consumir determinado contenido.

Si bien los afectados son los internautas estadounidenses, existe la posibilidad de que las consecuencias de esta nueva política también lleguen a México, pues muchos servidores de las páginas a las que accedemos en nuestro país se alojan en Estados Unidos.

Tras la votación de la FCC, la organización Save the Internet (Salva a internet) dijo que al acabarse la neutralidad de la red “compañías como AT&T, Comcast y Verizon, podrán bloquear o hacer más lento el acceso a ciertos contenidos en línea”.

“La neutralidad de internet es esencial para la educación, las oportunidades económicas, la innovación, y para los movimientos sociales y disidentes. Sin esta neutralidad no hay forma de organizarse para la justicia o para impulsar la resistencia”, enfatizó el colectivo.

Con la medida, la Comisión Federal de Comunicaciones de Estados Unidos clasificó el acceso a internet de banda ancha como un “servicio de información privado”. Lo que permitirá a las empresas proveedoras, siempre de acuerdo con la FCC, invertir e innovar en su infraestructura.

También podría interesarte:

Comentarios