Tecnología

Ciudades inteligentes: tecnológicas y sustentables

Hoy te contamos dónde están y cómo son las ‘ciudades inteligentes’; la gran apuesta del futuro que contempla eficiencia y alto nivel de tecnología.

18-05-2011, 5:00:00 PM

Es común que en las películas futuristas, veamos ciudades devastadas y casi deshabitadas. Muy lejos de esa imagen está el concepto que los gobiernos y las empresas de tecnología piensan implantar: las ciudades inteligentes o “smart cities”.
 
Pero, ¿qué son? Las ciudades inteligentes son proyectos urbanos que en un futuro cercano, funcionarían prácticamente como organismos vivos, es decir, tendrían una inteligencia propia, pues todo su “sistema nervioso”, funcionaría a través de Internet.
 
Hoy se habla de ciudades inteligentes cuando cuentan con gran eficiencia energética, no contaminan y en donde la inteligencia y la tecnología se pone al servicio del ser humano.
 
LAS MÁS INTELIGENTES

A comienzos de este año, científicos de diferentes universidades crearon un nuevo método para clasificar a las ciudades de tamaño medio (menos de 500 mil habitantes) que implementen principios de eficiencia energética y tecnología.
                                                                                    
Evaluaron 70 ciudades inteligentes y las compararon entre sí.


Los resultados arrojaron que las mejores ciudades inteligentes se encuentran en Finlandia, Dinamarca, Austria, Alemania y el Benelux. Esto, porque las autoridades se preocupan de mejorar la calidad de vida de sus habitantes, con soluciones tecnológicas que al mismo tiempo, contribuyen a mantener el medio ambiente.
 
VALLADOLID, UN BUEN EJEMPLO
La ciudad de Valladolid, en España, se ha convertido en un verdadero ejemplo de ciudad inteligente. Puso en marcha un proyecto que fomenta la movilidad urbana para personas con discapacidad y amplía el uso de autos eléctricos.


La ciudad también pretende implementar en el corto plazo una plataforma tecnológica que permita conocer en tiempo real la ubicación de estacionamientos disponibles para discapacitados. A través de ella, también se podrán localizar los puntos de recarga para autos eléctricos.
 
Uno de los objetivos de esta ciudad inteligente es informar a la población sobre los beneficios de usar autos a base de electricidad, tanto en términos de economía como de ecología.
 
Estos pequeños pasos, poco a poco se irán implementando en el resto del mundo, ya que las ciudades inteligentes no sólo buscan mayor acceso tecnológico para todos los habitantes, sino que también se preocupan por el cuidado del medio ambiente y optimizan los recursos que provienen de él.
 
OTROS PROYECTOS
Actualmente existen una serie de proyectos en cuanto a ciudades inteligentes. 


Para 2013, por ejemplo, Santander, en España, piensa convertirse en una ciudad inteligente. Su nombre será SmartSantander. En la ciudad se desplegarán 20 mil dispositivos como cámaras, sensores y terminales de móviles que darán información a los ciudadanos.

Con esta plataforma tecnológica será posible que los ciudadanos conozcan información sobre el tiempo, el tráfico o la frecuencia de paso de los vehículos del transporte público, el estado de las playas o el nivel de polen en el aire, control del ruido, activación de sistemas de riego o la seguridad en los colegios.

Ámsterdam también quiere ser ciudad inteligente y busca reducir sus emisiones de C02 en un 40% para 2015.  Para eso, en el puerto se instalaron terminales eléctricos para alimentar transbordadores comerciales y cruceros.

Además, 700 viviendas sociales se equiparon con contadores inteligentes y con sistemas de información destinados a controlar el consumo energético.


También hay una “calle climática”, en donde los papeleros comprimen los residuos y cuyos edificios recuperan el agua de la lluvia a través de sus cubiertas. 

Finalmente, podemos mencionar el proyecto que Microsoft quiere llevar a cabo en la ciudad de Lusa, Portugal para el año 2016. La iniciativa de ciudad inteligente busca que los edificios cuenten con sensores que midan todo tipo de parámetros. Por ejemplo, la temperatura. Así, en caso de incendio, cuando lleguen los bomberos, tendrán los datos de la temperatura dentro de los hogares, la calidad del aire y el tiempo que lleva el fuego en activo.