Tecnología

Quip vs. Office… ¿habrá nuevo rey de los procesadores de texto?

La forma de escribir texto podría cambiar radicalmente, con el arribo de Quip. ¿Tiene lo suficiente para hacer temblar a Microsoft con su “todopoderoso” Office?

08-08-2013, 1:48:06 PM

No hay que ser especialista en tecnología para entender que miles de desarrolladores trabajan de sol a sol para lanzar diariamente cientos de aplicaciones para sistemas operativos móviles y en computadoras.

Microsoft Office nació hace 22 años y su procesador de palabras Word ha visto ir y venir decenas de similares, manteniendo la soberanía durante todo ese tiempo. Pero la realidad es que últimamente no ha tenido mayores avances, y en una era donde la movilidad y la necesidad de compartir textos en línea es ascendente, se requieren soluciones sencillas y que trasciendan en todas las plataformas y gadgets.

Quip sobresale entre las propuestas recientes, y aunque iWork y Pages son una opción ampliamente aceptada por usuarios Mac (sin olvidar los planes de integración eficaz entre iWork y iCloud), su obstáculo también es el elevado precio y alcance en plataformas móviles y con sistemas operativos ajenos al de Apple.

¿Qué hace que la batalla por la supremacía en procesadores de texto sea interesante? Veamos…

Pros de Quip sobre Office

• Un solo tipo de letra: por default, los titulares tienen el tipo de letra Atlas Grotesk y el cuerpo de texto se escribe siempre en Lyon Text. Simple y visualmente llamativo, muy comprensible para la lectura.

• Disponible en todas las plataformas: Primero se lanzó para App Store, pero ya está disponible también en Android. Como funciona a través de navegadores, no hay limitantes para Windows y OS Mac.

• Compatible con todos los SO: Aplicaciones nativas en iOS y Android, además de un fácil uso en navegadores web permite que tanto usuarios de computadoras como móviles cuenten con Quip.

• Es muy fácil trabajar colectivamente: El “dueño del texto” puede invitar y monitorear quiénes y qué cambios se hacen al texto, ya sea en tiempo real o progresivo.

• Fácil contacto mediante redes sociales: Una sencilla opción para convocar participantes en Twitter y Facebook.

• Visualmente atractivo

• Interfaz de usuario sencilla y intuitiva

Contras 

• Un solo tipo de letra (¡sí, también!): Usuarios acostumbrados a decenas de opciones no estarán de acuerdo con una sola forma de ver sus textos.

• La increíble cantidad de usuarios y empresas adeptos a Office: Más de 20 años de existencia han cosechado millones de leales usuarios.

• No importa documentos (aunque sus creadores alegan que para eso existe el Copy-Paste)

• No exporta documentos, ¡ni siquiera en PDF! ¿Alejará a medios impresos?

• El sistema de colaboraciones dista de ser perfecto: Se han reportado qujas de dualidad de versiones que arruinan documentos, pero sus creadores trabajan ya en una solución.

Sería injusto descartar a otros grandes titanes en el mundo de procesadores de texto modernos. Google Docs tiene cada día más adeptos (millones de ellos provenientes en automático de Gmail, YouTube y Google Plus).

¿Y qué hay de Editorially –la ingeniosa aplicación multiplataformas para escribir  compartir textos– y el sencillo pero poderoso Draft (con todo y sus tintes de Wikipedia)?

Muy buenos, pero limitados con respecto a los “cuatro fantásticos” del proceso de texto y francamente, con lo que ofrecen los demás, peligran.

Para saber más:

.Top 10 de las mejores apps mexicanas

.Reglas para hacer un correcto home office

.El nuevo Microsoft Office en la nube