Tecnología

Internet de banda ancha: ¿derecho constitucional?

La inversión en tecnologías de la información y comunicaciones debe ser en pro de ampliar la brecha del desarrollo nacional.

17-05-2012, 1:01:49 PM

Twitter: .@altonivel

¿Qué tienen en común el Internet de .banda ancha con la alimentación, la vivienda, la salud y la
educación? Que en Finlandia todos ellos son un derecho fundamental para todos
sus ciudadanos. No es de extrañar que este país de Europa del Norte que se
convierte en el primero en elevar al rango constitucional la conectividad,
cuente con una penetración de 96% de este servicio.

Ya de aquella región del mundo -de Noruega y
Suecia-, tuvimos noticias el año pasado, que sus autoridades estadísticas dejaron
de medir el analfabetismo. Claro, para qué medir algo que no existe, al menos
no en esos países. Lo que resulta para ellos medir, como indicador social, de
desarrollo y de bienestar, es el alfabetismo digital, o la proporción de
personas con capacidad efectiva para utilizar una computadora o algún otro
medio de acceso digital.

Y es que tiene toda la razón el Presidente de
EU, Obama, cuando afirma que el mundo se ha vuelto móvil y declara “la
revolución inalámbrica
”, duplicando el espectro disponible para la transmisión
de datos.

De acuerdo con el anuncio, el gobierno
estadounidense planea liberar y reasignar hasta 500 MHz, provenientes de
diversas fuentes, a lo largo de los próximos 10 años. De estos 500 MHz, se
pretende que 300 MHz, entre las frecuencias de 225 MHz y 3.7 GHz, estén
disponibles para uso por primera vez en la historia. Los 200 MHz restantes
serán recuperados en parte de asignaciones al gobierno federal que serán
liberadas y se buscarán mecanismos para que se puedan reasignar 120 MHz de
bandas asignadas a la radiodifusión.

Estas acciones complementan las licitaciones
llevadas a cabo en 2008, por medio de las cuales se asignó el espectro que
sería liberado por la transición a la TV digital. 

En contraparte, en México nos encontramos al
primer trimestre de 2010 con los niveles de penetración de telecomunicaciones
fijas y móviles de 18% y 79% de la población, respectivamente, muy por debajo
de naciones similares a la nuestra como Argentina o Chile. Y en cuanto a
servicios por hogar, la penetración de televisión restringida e internet
alcanzan 31% y 37% de los mismos, con los cuales, políticas similares a la
finlandesa suenan imposibles.

Por eso es importante sentar las bases para
atraer mayores inversiones en infraestructura con reglas claras y conducentes
como liberar y licitar una mayor cantidad del espectro para servicios de banda
ancha móvil
, la gobernanza transparente y estable del sector, y una regulación
convergente que se adapte de forma oportuna a los cambios tecnológicos.

Aquellos que mezquinamente argumentan que no
se debe licitar más espectro, podrían usar un poco más el internet, para
revisar lo que ya sucede y sucedió en algunos países, de cuya experiencia es
indudable que debemos asimilar las buenas acciones y los buenos resultados.

Efecto de la demostración de inversión
dubernamental en TICs

La inversión en tecnologías de la información
y comunicaciones (TIC) de ninguna manera debe ser visto como un mero gasto,
sino como un acelerador de la productividad en sí mismo.

Así, el gobierno mexicano ha puesto el buen
ejemplo al incrementar el presupuesto específico para TICs durante 2011, el
cual fue exitosamente promovido por los legisladores involucrados en asuntos de
conectividad nacional. ¡Enhorabuena!

Sin embargo, estos esfuerzos no deben ser
individuales ni esporádicos, sino sistemáticos con una visión de corto y largo
plazos, apoyados en la industria, academia y sociedad civil en su conjunto.
Esto, con el fin de cerrar la brecha digital frente a países que nos llevan
ventaja de varios años invirtiendo en tecnología.

Desde hace varias décadas ha quedado
establecido que la adopción tardía y limitada de las nuevas tecnologías
contribuye, entre otros factores, a la ampliación de la brecha de desarrollo,
concebida como la diferencia entre países respecto de su ingreso disponible per
cápita y la capacidad de su población para acceder a satisfactores.

En este sentido, México no ha sabido
incorporar y aprovechar los beneficios que las TIC brindan a toda la estructura
económica, viéndose reflejado en una pérdida de competitividad año con año y
provocando un rezago respecto a países que cuentan con las mismas
características socioeconómicas que México y sobre todo generando una
separación continúa de nuestros principales socios comerciales.

Por otro lado, en materia de política fiscal,
es necesario analizar los efectos de estas en el sector de las TIC con el fin
de evitar que impuestos, derechos e incentivos no afecten el desarrollo de la
industria, como lo sucedido con el IEPS en telecomunicaciones (con excepción
del internet) establecido el año antepasado.

Con todo, en materia de gasto, resulta
relevante alinear esfuerzos, presupuestos y programas de forma más coordinada y
puntual, conociendo los requerimientos nacionales que permitan desarrollar de
forma integral al sector, para que contribuya con mayor eficiencia, eficacia y
economía al avance de las TIC. De esta manera, el resto del aparato productivo
del país seguirá el ejemplo convirtiéndolo en un círculo virtuoso en su
conjunto.

Y tu ¿aprovechas tu acceso a internet al máximo?

Para saber más:

.La banda ancha es 50 veces más cara en AL

.México retrasado en banda ancha: OCDE

.¿Cómo usan los mexicanos sus smartphones?