Estilo de Vida

Silverstone, la cuna de la F1 dice adiós

Una de las pistas más exigentes y complicadas para los pilotos de Fórmula 1, hoy llega a su fin.

21-06-2009, 5:00:00 PM

La gran magia de Silverstone es que vio nacer a la F1, en el año 1950, siendo, hasta 2009, uno de los cuatros circuitos sobrevivientes al primer Mundial de la categoría: en verdad un museo del automovilismo.


En su pista quedaron carreras para el recuerdo, como la del 2008, cuando Hamilton derrotó a todos los pilotos excepto a los dos que le acompañaron en el podio, Nick Heidfeld y Rubens Barrichello.


En esa ocasión, Hamilton logró la mayor ventaja de los últimos 22 años al superar al segundo clasificado de la carrera en 1 minuto y 22 segundos.


Historia y complejidad
El primer gran premio de la historia se disputó en Silverstone. El circuito mide 5,141 metros de longitud; fue uno de los más veloces y en donde resultaba más difícil adelantar, tanto por sus baches como por las habituales rachas de viento.


Su superficie abrasiva presentaba una serie de curvas muy rápidas, especialmente las de Becketts, Maggotts, Chapel y Hangar Straigt. Eran zonas en donde el piloto debía escoger muy bien el sitio para trazar la línea correcta y poder lograr buenos tiempos.


El clima puso siempre la gota de emoción; si llovía, la estrategia de las paradas en boxes podía definir el evento.


Decir adiós
El Gran Premio 2009 fue la última carrera que Silverstone alojó. El gran vencedor fue el representante de Renault, Sebastián Vettel. A partir de 2010, y por 16 años más, la competencia se trasladará al circuito “vecino” y remozado de Donington Park.


La “mudanza” llenó de nostalgia y sentimientos encontrados a los pilotos y fanáticos de la F1, quienes sintieron a Silverstone como suyo, pero confían encontrar en Donington la misma o más expectación y adrenalina. 
 
Montona, Alonso, Schumacher, Hamilton y tantos otros son sólo algunos que Silverstone vio triunfar. Ahora, será el turno del semillero Donington Park…