Emprendedores

Cómo ser CEO y padre de familia sin morir en el intento

Tener un negocio propio es bastante similar a tener un hijo: se requiere disponibilidad a toda hora, mucha atención y cuidado, tener un equipo de personas en las cuales confiar.

01-12-2017, 1:38:58 PM
padre e hijo trabajo

Tener un negocio propio es bastante similar a tener un hijo: se requiere disponibilidad a toda hora, mucha atención y cuidado, tener un equipo de personas en las cuales confiar, paciencia para afrontar los retos y convertirlos en aprendizajes, pero siempre que sea con amor, traerán felicidad, orgullo y buenos momentos.

Sin embargo, cuando ambas situaciones se presentan al mismo tiempo no siempre es fácil mantener el balance y muchas personas encuentran complicado manejar el tiempo para dar lo mejor a su bebé, a su negocio y encontrar espacios para ellos mismos.

De acuerdo a la experiencia del CEO de Viajala, Thomas Allier, todo lo anterior es posible, con paciencia, determinación y mucha organización. Estos son los 7 consejos que Allier da para mantener el equilibrio entre ser un padre entregado y un empresario exitoso:

1. Piensa en que el momento importa

Pensar en la crianza de un bebé será mucho más difícil si tu empresa apenas está en una etapa inicial. Para los emprendedores, tanto hombres como mujeres, fundar una empresa significa hacer sacrificios de tiempo y dinero. Renunciar a un empleo estable para dedicarse de lleno al negocio, es el caso de la gran mayoría que se arriesga a emprender, y al principio no siempre es posible igualar los ingresos de una empresa en fase inicial a los de  un salario anterior.

Aunque nunca habrá un momento “perfecto” para tener un bebé, si hay unos más convenientes que otros. Tener que proveer para una empresa en fase inicial y para un bebé al mismo tiempo, puede ser una carga muy pesada. Es preferible contar con un negocio ya estable al momento de tomar la decisión de iniciar una familia.

2. Ten un plan eficiente

Saber y entender bien tus planes de emprendimiento a futuro es fundamental al tomar la decisión de tener hijos. Si planeas tener hijos con una pareja, debes tener en cuenta que hoy en día, tanto hombres como mujeres, quieren estar abiertos a formar una familia, pero también a seguir involucrados en el crecimiento de sus carreras. Habla con tu pareja y discutan los planes de ambos a nivel personal y profesional. Si los dos quieren seguir involucrados en sus carreras después de estrenarse como padres, deben pensar en las opciones que tienen para poder cumplir con ambas responsabilidades, como por ejemplo, más horas de trabajo desde casa.

Recuerda que sea cual sea tu situación sentimental, en la actualidad ya no se trata solo de “ayudar” al otro, sino de dividir de forma clara y equitativa las funciones y el tiempo de ambos, para que así puedan aportar a la crianza y cuidado del bebé y a sus proyectos profesionales.

3. Procrastina menos

Parte de la clave del éxito para que tu negocio siga a flote y creciendo, es que realmente dediques los horarios de trabajar al trabajo. Haz todo lo posible por aumentar tu productividad en la oficina, como por ejemplo, evitando largas reuniones y comités, o designando un momento especial del día para revisar y responder correos. Busca una persona de confianza o un lugar con excelentes recomendaciones si necesitas ayuda para cuidar a tus hijos durante el día y así puedas concentrarte en las horas de trabajo.

4. Acepta las imperfecciones

Sheryl Sandberg, COO de Facebook escribió una vez: “Hecho es mejor que perfecto”. Dale prioridad a hacer las cosas y no pierdas tiempo idealizando cómo quieres exactamente que resulten. Al tener un negocio y a la vez un bebé, se deben hacer pequeños sacrificios y tomar decisiones, que tal vez no sean lo esperado, pero son efectivas. Por ejemplo, delegar el cuidado de tu bebé a alguien más por unas horas al día, tiene sus pro y sus contra.

A muchos padres de familia les critican este tipo de decisiones, pero si estás determinado a seguir trabajando por tu negocio y sientes que esta es la mejor solución, sigue tu instinto. Todo es cuestión de saber adaptarse, de aprender que dar mejores resultados para tu familia y de ignorar a quienes juzgan tus decisiones.

5. Deja el trabajo en la oficina

Intentar cuidar de tu empresa mientras debes cuidar a tu bebé solo logrará que hagas dos trabajos mal hechos. Intenta dejar todos los pendientes del día listos antes de salir, o deja listas de cosas urgentes para primera hora de la mañana siguiente. Cuando estés en casa, apaga el computador, y dedica tiempo a estar en familia y a ti mismo.

6. Pide ayuda cuando lo necesites

Que en algunos momentos sientas que no tienes idea de cómo continuar administrando tu negocio y criando a un bebé, es completamente normal. Ambas cosas requieren de mucho trabajo, y puede ser abrumador tener tanto que hacer. No intentes ignorar esa sensación y tratar de hacer todo por tu cuenta. Pide ayuda sin miedo a tus familiares, a tu pareja o a tus amigos si necesitas consejos o apoyo, y no temas delegar funciones en el trabajo o, si tienes la posibilidad, contratar más personal para aligerar un poco tu carga laboral.

7. Piensa en tus empleados

Si tienes empleados en tu empresa, sé flexible con los que tengan hijos, permitiéndoles horarios más prácticos para ellos o más tiempo de trabajo desde casa. Empresas como Patagonia, ofrecen una guardería dentro de las oficinas para que los empleados puedan estar tranquilos durante las horas de trabajo y almorzar con sus hijos o verlos durante los tiempos de descanso.

El fundador, Yvon Chouinard, afirma que no es algo muy caro de implementar y que disminuyó notablemente la inasistencia de sus empleados. Aunque no es algo fácil de implementar para una empresa muy pequeña, es un gran ejemplo de una buena práctica empresarial para tener en cuenta.

Este texto fue escrito originalmente en Entrepreneur, con quien Alto Nivel tiene una alianza de intercambio de contenidos.

Relacionadas

Comentarios

También podría interesarte: