Buscador
Ver revista digital
Opinión

Seguridad: Inteligencia, trabajo en equipo y valentía contra el crimen organizado

29-09-2023, 6:00:00 AM Por:
Percepción de inseguridad en México disminuye al 64.5 % en el noveno mes del año
© EFE

La elección de 2024 es fundamental para la paz de México y, para ello, hay que votar con inteligencia y valentía por candidatos valientes e inteligentes.

Viene una nueva elección y la seguridad es uno de los temas a resolver. AMLO no pudo. La idea de reunirse todos los días con el gabinete de seguridad sonaba a compromiso, su promesa de buscar alternativas en el tema de las drogas sonaba innovador, su idea de la Guardia Nacional no era nueva, pero podía ser efectiva.

No fue así. Las drogas no se regularon, las reuniones mañaneras y la Guardia Nacional no dieron los resultados esperados. El país se ha militarizado, los cárteles siguen peleándose la plaza con plata y plomo, y colapsando al Estado de derecho. No hay seguridad para nadie, ni habitantes ni visitantes. México tiene una tasa de homicidio 5 veces más alta que el resto del mundo y algunas de sus ciudades, hasta 25 veces más. Nunca habíamos tenido tanta muerte, tanta extorsión y tanto temor. El crimen organizado está metido en todo y con todos. 

¿Hay salida a este dilema? Sí, con inteligencia, trabajo en equipo y valentía. Lo que planteo no viene de la academia o de la especulación, sino de 30 años de ayudar a las comunidades y autoridades en la prevención del delito.

Inteligencia

Hay varios tipos de inteligencia en seguridad. La primera es la inteligencia investigadora de las fiscalías y la policía para atrapar y procesar. A mayor inteligencia investigadora, menor impunidad. Se requiere equipo, capacidad, disciplina y sistema para lograrlo.

En crimen organizado se requiere más sofisticación para desarticular cárteles, evitar corrupción de policías, fiscales y jueces, y realizar operaciones especiales rentables y efectivas.

La segunda inteligencia es la preventiva. La policía puede tener mejor conocimiento del modus operandi y las circunstancias de cada delito. Esa inteligencia se anticipa al problema. Si la investigadora corrige, la preventiva evita. Igual que en la salud, prevenir es lo más efectivo. No queremos atender mejor a la víctima, queremos que no haya víctima.

La prevención es única a cada delito. No es lo mismo prevenir la violencia familiar o la violación, que el robo o la extorsión. Hay que penetrar en la estadística, entender dónde, cómo, cuándo y por qué se está dando el delito y tomar mejores decisiones. La policía necesita un área dedicada a la inteligencia y un área relevante dedicada a la prevención. No todo son patrullas, radios y balazos.  

La inteligencia investigadora es secreta y discreta. La preventiva debe ser muy pública. La inteligencia no es para saber más, es para tomar mejores decisiones. ¿Quién debe tomar esas decisiones? Todos: La policía, las fiscalías, otras áreas de gobierno, los medios y los ciudadanos. Todos son parte del sistema.

Trabajo en equipo

La inteligencia colectiva siempre es mejor que la individual, por ello hay que trabajar en equipo. La policía debe fomentar el trabajo en equipo hacia dentro de la corporación entre operación, investigación, análisis estadístico y prevención, también hacia fuera con las fiscalías, entre niveles (federal, estatal, municipal), con otras dependencias (Instituto de la Mujer, el DIF, Educación y Desarrollo Social) pero, sobre todo, con la comunidad, de una manera abierta, honesta y sistemática.

La participación ciudadana es uno de los ingredientes fundamentales de la receta preventiva. Si los ciudadanos reciben inteligencia preventiva, se cuidan a sí mismos para no convertirse en víctimas de la violación, la violencia familiar, las extorsiones o los robos. Si además la policía traza un plan en conjunto y se reúne periódica y sistemáticamente con población en riesgo, el delito baja radicalmente.

Los medios de comunicación ayudan a divulgar las estrategias preventivas y contribuyen al análisis circunstancial y estadístico, por tanto, son parte del equipo. En crimen organizado, el trabajo en equipo debe ser con ejército, fuerzas especiales, fiscalías y otros países, en especial con Estados Unidos.

Valentía

Para reducir la violencia y los delitos se requiere valentía. Los gobernantes deben abrirse ante la comunidad y los medios de comunicación. La apertura debe ser proactiva y no reactiva. No a petición, sino por convicción. Se rinden cuentas por mes y se ayuda a prevenir el delito con estadísticas, acciones y análisis sobre cada delito. No se trata de ensalzar nada; por el contrario, se aceptan errores y se enfatizan aciertos. Se aceptan las opiniones de otros, pero con mayor importancia, se acepta la evidencia estadística. Prueba y error, aprendizaje continuo.

Se requiere valentía para no actuar por intereses políticos. La seguridad no tiene partido, ni color; la seguridad es para la comunidad. Quizá no se ganan elecciones por bajar la seguridad, pero sí se incrementa la inseguridad radicalmente cuando entran los intereses políticos y las guerras de colores.

Se requiere valentía para aceptar y fomentar un Poder Judicial fuerte, independiente y efectivo que actúa por ley y no por interés personal o político.

Se requiere valentía para ser innovador. La violencia extrema en México no va a bajar mientras no empecemos a regular drogas. ¿Cuáles? Todas las que tengan mercado negro en el país. Se trata de quitar no cárteles o capos, sino negocio de droga. Muchos no lo entienden, habrá que convencerlos o actuar en contra de las encuestas. Muchos sí lo entienden y no quieren porque tienen intereses ocultos y perversos.

Los Estados Unidos se van a resistir, ellos no quieren aceptar que el problema no es de policías o de México, sino de salud y economía. Habrá que tener valentía para negociar con ellos por nuestro bien y no por el de la DEA.

¿Se puede convertir a México en un país seguro, con Estado de derecho, donde se cumplen las leyes y se vive en paz? Sí, lo hemos logrado en algunos estados y municipios. Sin embargo, mucho dependerá del nivel de consciencia del gobernante en turno, la elección del 2024 es fundamental para la paz de México y, para ello, como ciudadanos, hay que votar con inteligencia y valentía por candidatos valientes e inteligentes que trabajen por México y quieran hacer equipo con nosotros, los ciudadanos. 

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

MÁS NOTICIAS:

autor Director y fundador de Semáforo Delictivo.

Comentarios