A FondoTecnología

El robot de Huawei con el que decide el futuro de sus smartphones

Huawei entró de lleno a la pelea por los smartphones de alta gama, y en este combate con los gigantes Apple y Samsung se ha valido de grandes innovaciones. Estuvimos en su cuarto de pruebas en Beijing y esto fue lo que vimos.

19-10-2017, 10:04:35 AM
huawei laboratorio
Cortesía. Prueba de recepción de señal en el Instituto de Investigaciones de Huawei.

BEIJING, China. Este cuarto es un retrato del futuro. De lejos parece una zona de servidores, un espacio de menos de cien metros cuadrados lleno de anaqueles, cables conectados y una especie de cajoneras traslúcidas. Pero cuando el ingeniero a cargo da la explicación de qué significa este lugar, todo cambia.

Al momento de la visita de Alto Nivel, en este cuarto hay 800 smartphones en funcionamiento como si fueran utilizados por expertos, pero no los está usando nadie. Toda la navegación la hacen en automático. “Aquí se pueden probar hasta 5,000 teléfonos en tiempo real. Es como si tuviéramos cinco mil ingenieros trabajando 24 horas, los siete días de la semana”. Al acercarse, se hacen visibles los espacios que resguardan cada smartphone: uno de ellos navega por internet, otro activa una app de música, uno más prueba alguna aplicación de texto, el de al lado reproduce un video, cada uno tiene una tarea asignada que combinará como lo hace cualquier persona que usa un dispositivo móvil.

El Centro Automatizado de Pruebas de Dispositivos Finales forma parte del Instituto de Investigación de Huawei en Beijing, y es uno de los avances que pocas empresas tecnológicas (no solo de smartphones) presumen de tener. La marca china es una de ellas, y le ha servido para reconocer rápidamente si existe un patrón de falla, cuánto tiempo tarda en repararlo y qué mejoras necesita para hacer más amigable la experiencia del usuario.

Las imágenes de este lugar no son permitidas. En él trabajan menos de diez personas, todos muy jóvenes. La información del robot se integrará a la que llega en tiempo real de los centros de atención de todo el mundo. En una pantalla con un mapamundi, los ingenieros de este centro reciben al momento los datos que especifican cuáles fueron las causas por las que el celular llegó al centro de atención. Con esto determinarán cuáles son los pasos a seguir y qué requiere el usuario para mejorar su experiencia.

Este laboratorio es uno de los pilares para que Huawei ahora esté pensando en la Inteligencia Artificial  (IA) como su apuesta para competir con las grandes tecnológicas, como Samsung o Apple, una apuesta que mostró durante el lanzamiento de sus dos nuevos móviles, el Mate 10 y el Mate 10 Pro, que tienen, entre otras virtudes, la posibilidad de usar la IA al tomar fotografías, cargar una batería, y el reconocimiento de voz, entre otras cosas.

Lee Huawei presenta el primer smartphone con inteligencia artificial

El Laboratorio Final de Dispositivos del Instituto de Investigación Huawei, en donde se encuentra este robot, se estableció en el Cuarto Trimestre de 2016 en el Edificio Q6 y Q7 del Bloque J del Instituto de Investigación de Beijing. Cuenta con un total de 23 laboratorios, abarcando más de 9 categorías, y ocupa una superficie de 10,000 metros cuadrados. Más de 7,000 dispositivos están equipados en los laboratorios, y tiene una capacidad de prueba mensual de 40 millones de teléfonos.

De acuerdo con información de la empresa, los laboratorios están habilitados para ejecutar más de 250 evaluaciones, dos de las cuales son exclusivas en China y otras 280 líderes en la industria. Se implementaron 78 resultados de investigación y se llevan a cabo múltiples proyectos de cooperación con una docena de fabricantes en más de 20 áreas.

Alto Nivel tuvo la oportunidad de realizar un recorrido por los laboratorios y estas fueron algunas de las pruebas que pudimos observar, en algunas de ellas las imágenes sí estaban permitidas:

Protocolo de Comunicación:

Este lugar simula complejos escenarios en línea para mejorar la experiencia de conexión. Aquí, la empresa china es capaz de simular todos los entornos de red, e incluso creó un espejo de red de 36 ciudades de 14 países, y más de 100 escenarios de usuario (regiones de montaña, edificios de oficinas, centros comerciales y supermercados).

Laboratorio de fiabilidad:

Este espacio realiza pruebas de fatiga mecánica del smartphone (millones de veces), durabilidad mecánica (botones, conector, presión, etc.), choque mecánico (todos los materiales y caídas en todas direcciones), protección de todo el dispositivo (agua, arena, sudor, corrosión, etc.), la vibración de todo el dispositivo (en bicicletas y motocicletas, en el coche como dispositivo de navegación, en el transporte marítimo).

La prueba será equivalente al uso que le da un usuario en al menos un año de vida. El escenario de caída simula la caída de teléfonos en diferentes ubicaciones y desde diferentes alturas. “El nivel de protección contra agua es IPX2, lo que significa que la lluvia regular o el rocío de agua en la vida diaria no será un problema para usar el teléfono. La prueba de arena y polvo alcanzan del Nivel 5 al Nivel 6, incluyendo prueba de arena y polvo en modo estático y en vibración. La prueba de vibración incluye escenarios de viaje diario en coche y en bicicleta y el uso en el mar, en tierra y por aire”, de acuerdo con la empresa.

Además existe una prueba de tres horas para que el teléfono funcione como un dispositivo de navegación con vibraciones de alta frecuencia, y otra de aspersión salina, que simula escenarios a la orilla del mar.

Temperaturas extremas:

Durante las pruebas, el smartphone será sometido a temperaturas de hasta 80 grados, de baja temperatura hasta -40, cambios drásticos de temperatura, ambientes húmedos y semihúmedos. También tendrá evaluaciones de antena y un laboratorio de audio.

Si el nuevo smartphone de Huawei es capaz de hacer una carga de batería con IA fue porque las evaluaciones de este laboratorio determinaron que era lo que el usuario estaba exigiendo, lo mismo que la toma de imágenes con reconocimiento inteligente. Para los directivos de la empresa, la clave en la conquista del mercado no se encuentra en las grandes innovaciones o las ganancias rápidas, sino en identificar los elementos que lleven a una mejor experiencia del consumidor.

El mercado de telefonía china tiene un valor de 600 mil millones de dólares, de acuerdo con el analista de GFK China, Qingkai Zong. En este país, solo en el primer semestre de 2017 se vendieron 232 millones de teléfonos inteligentes. Una cifra bastante considerable, y que ha apuntalado a marcas como Huawei y Xioami en la región.

“El crecimiento se concentra entre los que cuestan de 3,000 a 4,000 yuanes, los que cuestan menos van perdiendo peso en el mercado. En este segmento, Huawei se ha llevado la mayoría de las ganancias, y se posiciona como el número uno entre los modelos con ese valor”, dice el analista durante una conferencia de medios en Beijing.

Huawei, una empresa que nació en el ramo de las telecomunicaciones, ha acelerado a tope su intención de competir con los celulares de alta gama, y la estrategia para rebasarlos no es el replicar lo que Apple o Samsung hacen, sino basar sus innovaciones en mejorar la experiencia del usuario.

Jim Xu, vicepresidente de Marketing y Ventas del Huawei Consumer Business Group, ofrece un acercamiento: Cuando se le pregunta si está preocupado por la carga inalámbrica o el reconocimiento facial del recién lanzado iPhone X, responde: “Hemos estudiado el mercado y no creemos que existe necesidad de esa característica actualmente. Sería fácil para nosotros desarrollar esa tecnología, pero encarece el producto. Estamos enfocados en la experiencia del usuario y en que los productos no encarezcan de manera innecesaria los dispositivos”.

Este laboratorio en Beijing es el lugar donde Huawei pone a prueba la experiencia del usuario y en ese camino, los robots, diseñados por ingenieros jóvenes en su mayoría, juegan un papel esencial.

Relacionadas

Comentarios