Buscador
Ver revista digital
Economía

¿Regreso de Trump a Casa Blanca desataría otra ola inflacionaria?

09-07-2024, 12:53:06 PM Por:
Regreso de Donald Trump a la Casa Blanca
© Especial

Economistas y premios Nobel advierten sobre los riesgos que traería para la inflación una eventual victoria del republicano.

Después del desastroso desempeño del presidente Joe Biden en el debate del jueves 27 de junio contra su acérrimo rival, el republicano Donald Trump, las alertas se han prendido entre los demócratas, y también en diversos sectores que se preocupan por los riesgos que implica un eventual regreso del expresidente, de quien se teme, llegaría con ánimo de revancha en muchos sentidos.

Además de su carácter y soberbia, aderezada con el despotismo con el que se condujo en su primer mandato, a muchos inversionistas y analistas les preocupan algunas de las políticas que ha consignado en su programa de gobierno, una serie de medidas que podrían golpear con fuerza no solamente a Estados Unidos, sino al mundo entero.

Premios Nobel advierten sobre regreso de Trump

Apenas la semana pasada sucedió algo que, para muchos fue, preocupante porque no es usual; de hecho, es la primera ocasión que sucede; un grupo de 16 economistas, premios nobel todos ellos, firmaron una carta señalando que el regreso de Trump a la Casa Blanca en Estados Unidos traería consigo un impulso en la inflación.

Entre los firmantes están:

  • George A. Akerlof,
  • Sir Angus Deaton,
  • Claudia Goldin,
  • Sir Oliver Hart,
  • Eric S. Maskin,
  • Daniel L. McFadden,
  • Paul R. Milgrom,
  • Roger B. Myerson,
  • Edmund S. Phelps,
  • Paul M. Romer,
  • Alvin E. Roth,
  • William F. Sharpe y
  • Robert J. Shiller.

Pero los Nobel de economía no firmaron el documento como una ocurrencia, hubo algo que los impulsó a una acción, que al parecer, ya tenían contemplada previamente, debido a las acciones del candidato que hoy parece tener la ventaja en la carrera presidencial, de la primera potencia global.

El Instituto Paterson advirtió que el regreso de Donald Trump traerá al mundo serios problemas económicos si este insiste en aplicar medidas que solamente van a generar problemas para su país y para el mundo.

Programa económico de Trump, riesgo inflacionario

La guerra arancelaria que Trump amenaza con aplicar para contrarrestar lo que llama la “invasión china” a su país y también en muchas partes del mundo, así como las restricciones migratorias para disminuir la llegada de trabajadores ilegales a su país, son medidas que más que ayudar van a desatar una eventual ola inflacionaria si se llegan a aplicar.

Donald Trump ha prometido que aplicará aranceles adicionales a las importaciones provenientes de China del 10 por ciento, desde un nivel actual de 2.5 por ciento. Asimismo, restringirá por completo  la migración ilegal a su país.

El Instituto Peterson advirtió que una eventual oleada arancelaria y una bajada de impuestos que plantea Trump elevaría el déficit federal, llevaría a la recesión y encendería la inflación.

Si el escenario se concreta, estamos incluso ante un desastre económico, o cuando menos una crisis que podría traer consecuencias para todo el planeta una vez más, desde luego México no podría evitarlo.

Los mismos expertos señalan que, incluso en un escenario en el que el republicano no cumpla su promesa y no eleve los aranceles al 10 por ciento -sino solamente a niveles promedio de 4 o 4.5 por ciento- sería suficiente para impulsar la inflación de su país, y del mundo.

Además, el aumento de los aranceles provocaría un fortalecimiento directo del dólar, que sería totalmente contraproducente para su economía. La eventual apreciación del dólar, debido a un aumento generalizado de aranceles estadounidenses, llevaría a un exceso de oferta de bienes extranjeros; el dominio mundial del dólar daría lugar a una situación en la que dicha divisa se vería fuertemente revalorada y dicha revalorización no ayudaría a combatir la inflación provocada por las importaciones, sino por el contrario.

Estados Unidos no se beneficiaría de un fortalecimiento del dólar como lo hacen la mayoría de los países que, al experimentar una apreciación de su moneda, se abaratan sus importaciones, que normalmente se facturan en las principales monedas extranjeras, predominantemente el dólar.

La causa es que casi todas las importaciones estadounidenses se facturan en su propia moneda, por esta causa, el nivel de precios de Estados Unidos no se beneficiaría de una caída brusca e inmediata de los precios de las importaciones.

Trump planea bajar los impuestos, según ha dicho en diferentes ocasiones; la medida es sin duda atractiva en su programa electoral y un estímulo para muchos votantes en Estados Unidos. Pero una ronda de recortes de impuestos en plena época de enorme déficit presupuestario podría reactivar la inflación. Es una seria advertencia porque el recorte de impuestos suele disparar el consumo, al menos en un inicio, sin duda un factor de impulso para la inflación.

Por otro lado, según cifras de la Oficina Federal del Congreso de Estados Unidos, en 2023 hubo una inmigración neta de 3.3 millones de personas y sus perspectivas son prácticamente iguales para este año. El aumento de la fuerza laboral por medio de la inmigración ha permitido que el empleo crezca rápidamente sin que haya un incremento de las presiones inflacionarias, pero cerrar las fronteras de Estados Unidos traería consigo presiones laborales intensas, que se reflejarán en la inflación; y habría otras consecuencias.

La Fed, en una encrucijada

Si el regreso de Trump a la Casa Blanca provoca una nueva oleada inflacionaria, la Reserva Federal (Fed) de Estados Unidos estaría en una encrucijada debido al ciclo de la política monetaria que está vigente en este momento.

La Fed ha iniciado un ciclo de bajas en las tasas de interés, aunque en este momento está en pausa debido a los repuntes de la inflación, así como la resistencia que tienen los precios para bajar en la llamada “última milla”, ha obligado a la Fed a pensarlo mejor antes de seguir con sus recortes de tasa.

Pero un repunte inflacionario mayor provocado por políticas públicas desde el gobierno federal, o peor aún, una oleada inflacionaria originada por el presidente de Estados Unidos y sus políticas públicas, llevarían a la Fed a replantearse su política monetaria. Algunos analistas consideran que lo menos peor sería un periodo prolongado en la pausa monetaria de la Fed, alrededor de un año sin que se haga movimiento alguno, esperando que pase el vendaval. Lo peor sería el inicio de una era restrictiva por parte de la Fed; es decir, el regreso de los incrementos en las tasas de interés, esa sería sin duda una pésima noticia para la economía de Estados Unidos, para el mundo y desde luego para México.

MÁS NOTICIAS:

Comentarios