Recursos Humanos

5 pasos para que la tecnología no sea enemiga de la productividad

El mexicano pasa 8.1 horas conectado a internet, incluyendo las horas de productividad en la oficina. ¿Es posible evitar distracciones?

07-08-2018, 12:54:00 PM
tecnología productividad

La dependencia hacia los gadgets no es un padecimiento de casos excepcionales, sino de rutinas de mayorías: revisar el WhatsApp al despertar o renovar el estado en Facebook antes del desayuno es, para buena parte de los mexicanos, el resumen mañanero de un día cualquiera.

El estudio más reciente de la Asociación de Internet.MX develó cifras de las que ya no hay retorno: el mexicano pasa 8.1 horas conectado a la red diariamente.

Es decir, gasta más tiempo en la web que en cualquier otra cosa, y esto último incluye, normalmente, las horas de productividad en la oficina.

samsung o iphone, productividad

Las empresas se preguntan: ¿cómo no sentirse relegado por el smartphone y las redes sociales?

Ante un comportamiento que no parece que vaya a disminuir sino, por el contrario, seguirá incrementando como lo ha hecho en los últimos años, la pregunta real debe ser: ¿cuál es el papel de los empleadores para equilibrar ese tiempo, sin que afecte los resultados de productividad de los empleados?

“Tenemos que entender que las nuevas generaciones crecieron, se formaron y se seguirán desarrollando en un contexto tecnológico. La facilidad de acceso a herramientas, a información, contenidos y demás es parte de esa formación natural”, advierte Sebastián Ramírez, director general de Laboral 360°.

Para diseñar una estrategia en torno a este comportamiento digital, los departamentos de Recursos Humanos deben tomar en cuenta los principales indicadores que rodean a la conectividad, como el hecho de que el 74% de los usuarios mexicanos de Internet se conecta desde dispositivos móviles y que, en promedio, los millennials pasan tres horas al día en sus redes sociales.

tecnología, productividad

“Tenemos que enfocarnos en los objetivos que tiene cada persona en su respectivo puesto. Hay que preocuparnos, como empresarios, por la transformación de las dinámicas de cada uno de esos puestos y en cómo identificar a la tecnología como una herramienta y no como distractor”, lanza Ramírez, en entrevista con Alto Nivel durante su más reciente participación en Expo Capital Humano.

La responsabilidad de un cambio positivo para que la tecnología no se vuelva el peor enemigo de la productividad debe llegar, en primera instancia, por parte de las empresas y no de los individuos, puntualizó el especialista.

Ramírez comparte algunos consejos que permitirán a las organizaciones avanzar del brazo de los millennials y las tecnologías, para que las empresas también puedan dar ese siguiente paso en el entendimiento de las necesidades de las nuevas generaciones.

Leer: 4 pasos para sacar lo mejor de las nuevas generaciones laborales

1. Evitar prohibiciones

Las nuevas generaciones crecieron con la tecnología, así que irrumpir en ese comportamiento a través de medidas coercitivas, como la prohibición o el castigo por pasar tiempo en redes sociales, por ejemplo, son un pésimo inicio. Este tipo de soluciones –que no solucionan nada– generan conflictos innecesarios, dividen al equipo y crean en el empleado la sensación de incomprensión y poca receptividad por parte de sus mandos superiores.

productividad, tecnología, celular, smartphones

2. Dar sentido a cada puesto

Las nuevas generaciones también buscan crear impacto desde su puesto de trabajo, y este es un factor importante para disminuir el tiempo de distracción. “Cuando un trabajo tiene sentido para un empleado, cuando los objetivos son claros, hay una evaluación constante y retroalimentación, así como un jefe que se convierte en guía y mentor, entonces el tiempo de distracción va disminuyendo, porque el empleado le da prioridad a su actividad productiva, busca metas y desarrollo personal y profesional”, asegura Ramírez.

3. Adaptar la cultura de trabajo

Las nuevas generaciones no se entusiasman demasiado con horarios de 9 a 6. “Los gerentes, directores de empresa y mandos medios, debemos ser los primeros en sensibilizar a la organización sobre esta nueva cultura de trabajo. Es una oportunidad para generar modelos más flexibles, desde su forma de contratarlos hasta en el esquema de pago”, señala el especialista. De igual forma, aquí caben las modalidades de trabajo remoto, como freelance y home office, con las cuales se puede aprovechar esa conectividad y movilidad inherente en la tecnología.

Leer: Aislamiento y sobrepeso: los grandes enemigos del home office

cultura colaborativa, productividad

4. Probar nuevas formas de pago

Ramírez comparte que, desde su compañía, han partido de análisis de nuevos comportamientos para poner en práctica programas piloto de nuevas formas de pago. Trabajo desde casa, jornadas desde cinco horas y pagos por hora son parte de una nueva fórmula que podría expandirse en las organizaciones en los próximos años.

5. Cambiar el chip en toda la empresa

Estos cambios no podrán darse si la organización no participa en su conjunto. Se trata de una transformación lineal que empieza con los directivos, y tiene en el departamento de Recursos Humanos a su eje principal. “Todos los mandos medios deben comprometerse con estos cambios y poner en práctica estas adecuaciones. Hay que apoyar y generar compromisos claros para las nuevas generaciones, así como implementar los recursos de la empresa y toda esa tecnología disponible para ir en el mismo sentido y con la misma dinámica”, finalizó el experto.

También podría interesarte:

Comentarios