revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Recursos Humanos

3 realidades que auguran fracaso en la innovación corporativa

Para mantenerse vigente, es necesaria una continua innovación corporativa; sin embargo, existen factores que pueden provocar un fracaso de la estrategia.

29-06-2018, 4:09:56 PM
innovación corporativa

En este espacio no hablaremos de lo que comúnmente dice la teoría y los máximos ponentes en temas de innovación, ya que para ello sólo necesitas googlear el término de lo que deseas conocer y voilá vas directo a las fuentes.

Este espacio busca compartir nuestras experiencias en SURA y las de otros colegas de otras empresas con quienes compartimos la responsabilidad de instalar los temas de innovación dentro de un corporativo, desde los altos niveles tipo Comité Ejecutivo hasta especialistas y analistas que colaboran en la empresa.

El término innovación se ha puesto de moda en los últimos años y casi que se ha convertido en un must, que indica que si quieres seguir figurando los próximos años en el mercado cualquiera que sea tu industria, debes empezar a considerar el tema seriamente.

Y lamentamos decirte que si tu empresa está pensando en instalar el tema de innovación, no existe aún la fórmula perfecta que asegure el éxito, y esto no dicho sólo por nosotros, sino por varias consultoras de innovación que han colaborado con decenas de empresas.

Lo que sí podemos compartirte son prácticas ya experimentadas, que han funcionado para llevar a las iniciativas de innovación por un camino sólido, y en especial en este artículo, compartimos 3 realidades si identificas que alguna de estas realidades está en tu empresa, ¡alerta! Tus iniciativas de innovación podrían estar destinadas a desaparecer.

Realidad 1. Sponsorship del CEO = Baja o nula

Una práctica muy recurrente es que el CEO o Comité Ejecutivo tome la decisión de iniciar con temas de innovación, sólo por estar In o porque la competencia lo está haciendo,  pero no sólo se trata de una decisión, sino de una verdadera convicción y compromiso.

El principal promotor y embajador de las iniciativas de innovación debe ser tu CEO, para que las personas al interior de la empresa, sientan el apoyo y empiecen a adoptar nuevas metodologías y procesos que les permitan explorar soluciones alternas a sus desafíos ordinarios.

Y de cara al exterior de la empresa, debe empezar a participar de manera activa en eventos y foros del ecosistema de innovación y emprendimiento en donde sea él quien acerque la marca a nuevos foros, para dar confianza, cercanía y apertura para realizar colaboraciones por demás interesantes con nuevos aliados estratégicos del tipo startups.

De lo contrario, por muy increíble que hayas armado tu Estrategia de Innovación, si ésta no permea desde niveles ejecutivos hacia abajo como parte de la cultura de la empresa, los temas de innovación nunca serán tomados de forma seria, con compromiso y responsabilidad y seguirán siendo el clásico mito, que cuando hablas de innovación sólo se trata de lluvia de ideas y de pegar post-its en una pared, hay que educar a la gente.

Realidad 2. Cultura laboral = apenas cubre los básicos

Si tu empresa no cree que el recurso humano es el capital o activo más importante de la misma y que vale la pena invertir en él, eso no es buen augurio para la innovación.

Para instalar los temas de innovación, se debe de contar la disposición de las personas para adoptar desde nuevas formas de pensar, metodologías, uso de herramientas, hasta participar en proyectos adicionales multidisciplinarios adicionales a sus actividades ordinarias.

Al igual que el punto anterior, por más que cuentes con una Estrategia de Innovación increíble, si las personas son apáticas, no están felices con su trabajo, con el salario económico y emocional, con el trato y desarrollo que se les brinda como personas, olvida que tengas personas interesadas en participar en proyectos alternos de innovación, ellos sólo querrán cubrir los objetivos por lo que se les evalúa, no hay opción para participar en nada más.

En SURA, afortunadamente, la tierra venía siendo abonada y cuidada para empezar a sembrar algunas iniciativas; una cultura laboral muy sólida centrada en las personas ha permitido la adopción con gran entusiasmo de los temas de innovación.

Por otro lado, hemos conocido ejemplos de esfuerzos increíbles de innovación de otros corporativos, donde la cultura en la empresa no es propia para adoptar estos temas, donde no hay colaboración, hay resistencia al cambio y el resultado es que sólo hay pérdida de esfuerzo y tiempo de mentes brillantes queriendo nadar contra la corriente, y al final terminan buscando otras tierras fértiles dónde poder ejecutar sus ideas y aportar valor.

Si estás en esta situación de una Cultura laboral pobre, tienes dos opciones; la primera es enfrentar el desafío y armar un 2 en 1, trabajar en mejorar el tema de cultura y adicionar los matices de innovación; segunda, si no hay opción de trabajar en la cultura, nuestra recomendación en que no te desgastes y empieza a buscar nuevas opciones para desarrollar tu talento.

Leer: ¿De qué depende un buen clima laboral y cómo puedes alcanzarlo?

Realidad 3. Innovación vista como una actividad más

Cuando el tema de innovación se asigna como una responsabilidad adicional al área o persona que parezca o se diga la más innovadora en la empresa, es síntoma de que no se lo están tomando en serio y que sólo habrán actividades aisladas sin estrategia alguna.

En SURA (en uno de nuestros países donde tenemos presencia), hemos comprobado que esta línea no funcionó y también está comprobado por otros colegas de otros corporativos. En SURA México nuestro CEO nos compartió la siguiente frase que aprendió de uno de sus jefes y está convencido de ello:Si quieres que las cosas sucedan, ponle estructura”, así que, si tu empresa está realmente decidida a explorar la innovación, se debe formalizar una estructura, iniciar por lo menos con un líder de innovación, donde su única responsabilidad es desarrollar y coordinar los temas de innovación y para volverlos realidad, se requiere asignar un presupuesto por mínimo que éste sea.

Implementar innovación en una empresa no es sólo una actividad más, no es fácil, ni mucho menos inmediato, innovación debe empezar a formar parte de la cultura, del día a día de las personas, de un acompañamiento cercano para dar seguridad a las personas para explorar cosas nuevas, de desarrollar un nuevo mindset que les permita colaborar de una manera diferente a como lo han venido haciendo, de atreverse a explorar y no temer fracasar.

Esperamos que al compartir estas 3 realidades; ya seas el CEO o el líder a quien se ha encomendado la responsabilidad de Innovación, te ayuden a validar o reflexionar rápidamente si tu empresa está lista para abrazar la innovación.

Por: Innovación SURA Asset Management México

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios