Buscador
Ver revista digital
Economía

¿Qué tanto depende Europa del gas ruso y cuáles son sus opciones?

01-03-2022, 12:32:52 PM Por:

El gas natural y Ucrania, por donde se transporta la mayoría de este energético, son estratégicos para el futuro de Europa y Rusia.

En el conflicto entre Rusia y Ucrania, que involucra también a los países de Europa occidental y a Estados Unidos, la guerra no se libra solamente con tanques, bombas y buques, también existe un arma geopolítica de gran peso: el gas natural.

Rusia es uno de los productores de gas natural más grandes del mundo y suministra a gran parte de Europa de este energético y, por ello, los países del viejo continente han tardado en dar respuestas más contundentes contra la invasión rusa sobre Ucrania, precisamente por las consecuencias que puede haber sobre el flujo de este energético desde aquel país.

Pero, ¿qué tanto depende Europa del gas natural que suministra Rusia? Estas son las estadísticas que ayudan a entender la importancia estratégica de este energético.

Según datos de Eurostat, para producir energía, los 27 países que integran la Unión Europea (UE) dependen de estas fuentes de energías

  • Carbón: 10.17%
  • Petróleo crudo y derivados: 36.3%
  • Gas natural: 23.71%
  • Energías renovables: 17.5%.

Del total del gas natural que importa Europa, un 40% viene de Rusia, y los país que más dependen de ese gas son:

  • Macedonia: 100%
  • Finlandia: 94%
  • Bulgaria: 77%
  • Eslovaquia: 70%
  • Alemania: 49%

De Alemania, se entiende su reticencia a aislar completamente a los bancos rusos del sistema de pagos interbancarios SWIFT, pues necesita hacer los pagos a Rusia por el consumo de gas.

Transición energética

El gas natural es usado cada vez más para generar electricidad de forma continua y, aunque Estados Unidos y Europa se comprometieron a depender menos de las energías de combustibles fósiles, saben que deben contar con una infraestructura que les garantice la confiabilidad para producir y almacenar energía. En esto, el gas tiene un papel clave.

“El gas natural tomará un protagonismo influyente a partir del 2024, y será en el tener un flujo continuo, no solo para generar electricidad en tiempo real en el viejo continente, sino en el tener en forma paralela a esta materia prima para su almacenamiento. En tiempo de invierno, las reservas almacenadas son usadas, y en esa época pueden llegar hasta el 30 a 40% del total de capacidad”, explica Ramses Pech, analista del sector energético en Caraiva y Asociados.

La importancia de Ucrania en el transporte de gas

Así como para Europa el gas natural es esencial para garantizar el suministro continuo de energía, para Rusia es una fuente clave de ingresos. Asimismo, Ucrania ocupa una posición privilegiada, al ser donde pasa un corredor de transporte de gas.

En dicho corredor pasan tres ductos de gas de las empresas rusas Gazprom y PJSC y de la ucraniana Naftogaz Ukrainy.

¿Qué pasa si Rusia toma el control de Ucrania?

Según Ramses Pech, en caso de que Rusia ganara el control de Ucrania, estaría controlando los flujos de envío de gas, y con ciertos términos, condiciones y precios. “Esto podría colapsar a las economías europeas, y, por ende, tendría que hacer la transición energética en forma acelerada, para no depender del gas ruso.”

El especialista considera que Estados Unidos, aliado de Europa occidental, puede apoyar cubriendo parte de la demanda con envíos de gas natural licuado (GNL) a través de navíos, pero su costo podría ser más alto al ser la transportación más cara que por ducto, por lo que el gobierno estadounidense tendría que dar subsidios a los productores de gas para que den su producto a un precio más accesible.

¿Y si Rusia no gana el control de Ucrania?

Sin duda sería un golpe fuerte para Moscú, pues tendría que adaptarse a nuevas condiciones en el transporte de gas en el corredor que pasa por Ucrania, además de las sanciones económicas y políticas impuestas por occidente.

Por otro lado, también tendría que ajustarse a nuevas condiciones para echar andar el ducto Nord Stream 2, construido por una filial de Gazprom con una inversión de 11,000 millones de dólares y que cruza el Mar Báltico desde Rusia hasta Alemania, con capacidad para enviar 110 mil millones de metros cúbicos de gas anuales.

Aunque el ducto fue terminado de construir en septiembre de 2021, recibió muchas críticas por la potencial dependencia que crearía del gas ruso, además de que Estados Unidos sancionó a la empresa Nord Stream, complicando así el inicio de operaciones.

MÁS NOTICIAS:

autor Periodista. Finanzas públicas, energía, negocios, innovación y las historias que contienen.

Comentarios