Blogs + OpiniónEstilo de Vida

El lugar que te dice: ¡Que regresen los visitantes al Centro!

Un lugar en pleno Centro Histórico de la ciudad se ha remodelado y muestra sus mejores galas para invitar a los comensales más exigentes a degustar sus platillos.

30-10-2017, 3:51:00 PM
restaurante

Por Camilo de Paula

¿Cómo arreglar algo que no esta roto? En las manos del chef ejecutivo Pepe Salinas, el viejo restaurante en la azotea del que fuera el primer Holiday Inn en México, se transformó poco a poco, en un lapso de tres años, en un lugar de primera. Cocina mexicana contemporánea, basada lo más posible en ingredientes frescos y regionales, es la propuesta.

Con mucho cuidado, paso a paso, el lugar dejó atrás el viejo bufete que, ciertamente, llenaba. El reto era transformar el restaurante en algo mucho más atractivo, sin perder de golpe a la clientela. Salinas ha asesorado la apertura de diversos restaurantes por el mundo, con experiencia en el grupo Becco y estudios en Suiza, su mano administrativa no le pide nada a su mano gastronómica. Ello le permitió realizar esta transformación, adquiriendo un mucho mejor servicio, lo cual implicó reentrenar al personal, aumentando el cheque promedio y, al final, abarrotando el lugar.

El Balcón del Zócalo está justamente alcanzando su momento de madurez. Sin embargo, los terremotos de septiembre afectaron su buen ritmo de crecimiento y atracción de clientes. Por ello, Pepe Salinas no duda en invitar a la gente a impulsar la recuperación económica de la ciudad, pasando un buen rato en compañía de sus familiares y amigos. “Afortunadamente el Centro Histórico tuvo muy pocos daños en esta ocasión; sin embargo, creo que pasamos por un periodo de duelo y de preocupación. Eso se entiende, pero mi mensaje es que estamos bien y que vengan a disfrutar del Zócalo de la CDMX”.

restaurante

El diseño de El Balcón del Zócalo implicó también una remodelación completa del recinto, que hoy cuenta con una ambientación en madera y que presume un moderno techo replegable para las tardes lluviosas y demasiado soleadas. “Mi intención es que la gente no sólo venga por la vista, sino que se encuentre un destino. Nuestro menú varía de acuerdo con la temporada”. Asimismo, cada platillo viene con una opción de maridaje, o bien, se puede optar por un menú de degustación.

Destacan, así, el ceviche de res trufado y las tostadas de haba con escamoles, el martini leche de tigre o un genial pulpo a las brasas, reminiscencia de los tiempos del chef Salinas por Tijuana, donde colaboró en la apertura de varios restaurantes de la costa este de Estados Unidos. Pero también están la cola de res, los raviolis de chicharrón y atún en salsa de chipotle y el tamal de conejo estofado en amarillito y puré de camote.

La nueva cocina mexicana combina con desparpajo y gran acierto los tradicionales sabores de México, transformándolos en increíbles sabores nuevos. Igualmente, el hotel se transformó por completo y hoy opera bajo el nombre de Zócalo Central. Claro, la vista a la catedral metropolitana y al zócalo sigue siendo un atractivo. Desde este balcón, en compañía de un chardonnay Frida, vuelve la impresión de que esta ciudad lo resiste todo.

Relacionadas

Comentarios