Buscador
Ver revista digital
Actualidad

Por errores de FGR en caso Ayotzinapa, exoneran al principal acusado

18-05-2023, 1:15:54 PM Por:
© EFE

La Fiscalía no pudo probar la acusación por delincuencia organizada en contra de Sidronio Casarrubias, supuesto líder del cartel Guerreros Unidos.

El principal acusado por la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa es inocente: Sidronio Casarrubias Salgado, presunto líder del cartel Guerreros Unidos, fue exonerado por el Juzgado Primero de Distrito de Procesos Penales Federales con residencia en Matamoros, Tamaulipas, debido a que la Fiscalía General de la República (FGR) no pudo probar que este formara parte de la delincuencia organizada.

Una vez más, tal y como ya ocurrido en otros casos, la Fiscalía hizo mal su trabajo, pues los cargos en contra de Casarrubias se hicieron con una “acusación endeble” por parte del Ministerio Público Federal, por lo que no se pudo demostrar la responsabilidad del detenido, apuntó en la sentencia el juez Samuel Ventura Ramos.

El fallo, cuya copia posee ALTO NIVEL, detalla que los medios de prueba aportados por la FGR “no conducen directa, ni indirectamente, mediante la prueba circunstancial, a tener por acreditado el delito de delincuencia organizada, materia de la acusación”, además de que tampoco “sustentan los argumentos de la Fiscalía, para tener por acreditada la existencia del conglomerado social denominado” Guerreros Unidos.

Ergo, en este proceso penal, el Ministerio Público incluso no logró probar que existiera la organización delictiva que presuntamente comandaba Sidronio Casarrubias, y que -según la Fiscalía- intervino directamente en la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

En ese tenor, el togado aclara que la exoneración en favor de Casarrubias Salgado “no debe entenderse en el sentido de que no existe la organización criminal (Guerreros Unidos), ni que los hechos por los cuales acusa el fiscal no hubieren sucedido, sino que las pruebas que fueron lícitamente aportadas, no lo demuestran, lo que corresponde hacer al órgano acusador”, que no es otro más que la FGR, a través del Ministerio Público Federal.

Para llegar a esta conclusión, el juez Ventura Ramos valoró solo las pruebas lícitas de la Fiscalía, eliminando otras, como la confesión del mismo Sidronio Casarrubias, y las acusaciones en su contra de otros detenidos, que fueron obtenidas violando los derechos humanos de los declarantes, quienes fueron torturados tras ser apresados.

En específico, el hoy exonerado, fue detenido aproximadamente a las 12 horas del 8 de octubre de 2014, en el estacionamiento de un hotel ubicado en el centro de Cuernavaca, Morelos. Pero en vez de trasladarlo de inmediato a la Ciudad de México, Casarrubias fue puesto a disposición del Ministerio Público 11 horas después de su aprehensión.

“Se reitera que el lapso de once horas con treinta minutos que transcurrió entre la captura y su puesta a disposición, fue excesivo, pues en las circunstancias que se han destacado, no existen motivos razonables que lo justifiquen”, asevera la sentencia.

“Además de la demora, suficiente para excluir los deposados (declaraciones)” de Sidronio Casarrubias, también “existen datos que, razonablemente y bajo los estándares de prueba propios de este tema, conducen a concluir que (este y otros detenidos) fueron objeto de algún acto de tortura, tratos crueles, inhumanos o degradantes, o cualquier otra afectación a su integridad física de menor intensidad”.

Por ende, para la determinación exculpatoria, el juez no tomó en cuenta el reconocimiento que el presunto sicario hizo en 2014 ante la autoridad ministerial, en el que afirmó ser el líder de Guerreros Unidos, y haber participado en la desaparición de los 43 jóvenes normalistas, pues dichas confesiones están viciadas de origen por los malos tratos infligidos por personal de la otrora Procuraduría General de la república (PGR).

Cabe aclarar que Sidronio Casarrubias, quien se encuentra preso en el penal de máxima seguridad del Altiplano, en el Estado de México, no obtendrá su libertad a pesar de este fallo a su favor, pues aún tiene pendientes otros procesos en su contra, detalló una fuente del Consejo de la Judicatura Federal consultada por ALTO NIVEL.

Pruebas ilícitas

Como se recordará, el extitular de la PGR, Jesús Murillo Karam, se encuentra detenido desde agosto de 2022 acusado de desaparición forzada, tortura, y delitos contra la administración de justicia, presuntamente cometidos al ser el encargado de la indagatoria desarrollada por la desaparición de los estudiantes de la escuela normal Isidro Burgos, en Ayotzinapa, Guerrero.

La Fiscalía decidió procesar penalmente al exprocurador, de 75 años de edad, debido a las numerosas irregularidades con las que se desarrolló toda la investigación del caso Ayotzinapa, y que hoy han propiciado la sentencia absolutoria que beneficia a Sidronio Casarrubias.

En esa indagatoria se habrían ocultado e inventado hechos, desaparecido pruebas, y torturado a decenas de imputados, a fin de llegar a una conclusión que no se apega a lo que realmente sucedió con los 43 normalistas, de acuerdo con las investigaciones realizadas, a partir de 2019, tanto por la FGR y la Comisión para la Verdad y Acceso a la Justicia del Caso Ayotzinapa de la Secretaría de Gobernación, que dirige Alejandro Encinas.

Justo por todas esas fallas que presentan los elementos probatorios de la Fiscalía, el juez Samuel Ventura Ramos consideró que “tales medios de prueba, son insuficientes para conducir a la certeza de la existencia de un grupo de tres o más personas, organizadas de hecho, para realizar, en forma permanente o reiterada, conductas que, por sí o unidas a otras, tuvieran como fin o resultado” la delincuencia organizada de Sidronio Casarrubias.

MÁS NOTICIAS:

autor Periodista y abogada, especialista en análisis jurídico y de derechos humanos. Ha sido reportera, conductora de radio y editora.

Comentarios