Estilo de Vida

Platillos para la Cena de Año Nuevo que no son los tradicionales

Hay muchas alternativas para variar en algo la cena de Año Nuevo aprovechando, de igual manera, los productos típicos de la temporada.

28-12-2017, 12:00:38 PM
cena, Año Nuevo

En esta época del año se inundan los supermercados y centrales de abasto con productos tradicionales de la época como el bacalao, los romeritos y pavos de todos tamaños. Pero ¿qué sucede con todos aquellos que buscan algo distinto para comer este Año Nuevo?

Quizá la respuesta está dentro del mismo ritual, sólo hay que mirar en otras direcciones para descubrir qué comen otras personas en diversos lugares del planeta.

La tradición mexicana establece ciertos parámetros de degustación gastronómica en la cena de Año Nuevo, sin embargo, hay muchas alternativas para variar en algo la cena de este 31 aprovechando, de igual manera, el producto de temporada.

Sopas

Para la época de frío, es muy recomendable abrir la cena con una sopa sustanciosa, rica y digna de la celebración. En Polonia existe una receta tradicional llamada Zurek, que es un potaje hecho con harina de centeno, embutidos, huevo y generalmente se sirve dentro de un pan de corteza dura.

Si buscas una alternativa menos densa, en Francia usan tomar bisque de mariscos, es decir, una sopa en la que se licua la cáscara de los camarones o langostinos con arroz, haciendo un caldo lleno de sabor para compartir con la gente más cercana.

Platos Fuertes

Si buscas una alternativa ligera para la cena, los pescados blancos siempre son buena opción. Una buena manera de prepararlos es “a la sal”, es decir, en cocción lenta al horno con una capa de sal de grano con un poco de agua. Esta preparación no sobre sala el producto, sino que se crea una especie de capa que permite que el pescado se cocine en sus propios jugos.

Muy tradicional de la cocina del centro de España es el Cochinillo o Lechón al horno. Este producto tiene una cocción en leña que evoca a las mesas de banquetes medievales, aunque su sabor nunca va a dejar de ser actual. Se puede acompañar con diversas salsas dulces o incluso picantes.

Guarniciones

Si la pasta es un producto que consumes regularmente y buscas algo distinto que suba la cena y la haga lucir, una opción es preparar Risotto. La receta tradicional de Milán integra arroz arborio con un toque de azafrán disuelto en caldo de pollo y mucho queso parmesano para dar textura y sabor. Se puede agregar jitomate cherry para dar un toque de acidez y camarones para dar un toque más especial.

Postres

Aunque la palabra “buñuelo” tiene varias interpretaciones a lo largo del mundo, todas las recetas parten de la misma base de una receta conformada por harina de trigo, algún líquido y sabores como naranja o vainilla. En Colombia se comen buñuelos en forma redonda, y en la zona de Medellín y el Valle del Cauca se preparan los hojaldres, que es muy similar a lo que en México conocemos como buñuelos de rodilla. Esta preparación, sin embargo, se corta en tiras y se fríe y posteriormente se endulza con azúcar glass o granulada.

Si lo tuyo es el chocolate, un buen pastel de chocolate no puede faltar en la mesa. En Salzburgo, Austria, es muy tradicional el Sachertorte, un pastel de chocolate amargo con jalea de chabacano y una cobertura de caramelo y más chocolate que logra equilibrar el dulce sin llegar a empalagar.

Comer distinto en estas fechas no quiere decir comer menos ostentoso ni comer mal. Echar a volar la imaginación en la mesa puede transformar una cena tradicional en algo que una a las familias y permita disfrutar de nuevas maneras a nuestros seres queridos.