Opinión

¿Qué pasará con los edificios vacíos que dejará la descentralización?

La descentralización de las secretarías significa reubicar a alrededor de 1 millón 634 mil funcionarios. Pero, ¿qué pasará con esos edificios?

24-07-2018, 12:14:31 PM
descentralización

Ante la afirmativa de López Obrador por migrar algunas secretarías a otras entidades de la República Mexicana, han surgido entre los trabajadores del estado y la sociedad civil ciertas dudas y hasta un sentir de malestar, generando cuestionamientos sobre qué tantas personas saldrán afectadas, si será un cambio paulatino o si será de golpe, o bien, si la migración pueda traer buenos bríos al país.

Lo que debe de considerarse imprescindible, es dar certeza del modelo que se va a implementar para lograr la mudanza de la mayoría de las dependencias, pues como señala el próximo presidente, sólo quedarían en la Ciudad de México las secretarías de la Defensa, Marina, Gobernación, Relaciones Exteriores y Hacienda, “a fin de estar en mejores condiciones de enfrentar el reto de la vulnerabilidad de la Ciudad de México ante sismos y problemas de abasto de agua y otros servicios”.

sedes secretarias, descentralización

Sin embargo, más allá de que se pretenda traer un nuevo ordenamiento y con esto un desarrollo más equilibrado de otros territorios, esta circunstancia ha activado los focos de alerta en dos públicos: los empleados y los profesionales inmobiliarios.

Crece desconfianza de los empleados

Las preocupaciones que tienen los trabajadores del estado son, entre otras cosas, que este movimiento perjudique su contratación, el tema de la emigración a otra demarcación, la extensión de horarios, la reducción de sueldos y desde luego, una preocupación por dónde vivir.

Para responder la última pregunta, es necesario conocer las necesidades y la situación que está viviendo el servidor público; porque este puede estar pagando un crédito hipotecario al Infonavit, Fovissste o directamente con la banca comercial, y reubicarse puede implicar gastos que atropellen su inversión.

Otra situación es la familiar, muchas personas tendrán que dejar su labor para no abandonar el hogar o volver a adaptarlo en otra ciudad, y en muchos casos una de las cabezas del hogar tendrá que sacrificarse, lo cual es uno de los malestares antes mencionados, ya que incluso, quienes tengan hijos tendrán que cambiarlos de escuela y su estilo de vida.

Pero de acuerdo con Joel Ayala Almeida, el líder de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado (FSTSE) quien defiende que “los trabajadores deben tener la plena seguridad que sus representaciones de cada uno de los sindicatos y en particular la central FSTSE jamás permitiría trastocar los derechos adquiridos”, agrega que “se debe garantizar vivienda amplia y de calidad que permita mejorar sus condiciones de vida, pero con eso se tendría que brindar educación en todos sus niveles”.

Arma de doble filo

Con tantos espacios que quedarán deshabitados, los dueños de los edificios donde ahora se encuentran las dependencias tendrán que hacer nuevos esfuerzos para arrendar los espacios, lo que se puede interpretar como un arma de doble filo: por un lado, se quedan sin un ingreso asegurado por las rentas del espacio y por otro, es una nueva oportunidad para generar nuevos modelos de negocio en cuanto arrendamiento corporativo se refiere.

crédito Infonavit

crédito Infonavit

En otro sentido, algunos de los desarrolladores inmobiliarios de los estados donde se planean edificar los nuevos ministerios saldrán beneficiados con la aprobación de alguna licitación o bien, quien tenga un edificio desocupado pueda sacar provecho del momento. Y seguramente habrá una fuerte inyección de capital a la vivienda para satisfacer la demanda de aquellos que sí lleguen a transferir de sitio.

Lo cierto es que tomará tiempo para que construyan y migren el total de la operación; pues los que estamos en el negocio, sabemos que una edificación puede tardar un rango de seis años en concluirse -dependiendo del presupuesto-, además de que reubicar alrededor de 1 millón 634 mil servidores públicos del ámbito federal (aprox.) registrados en el INEGI, será un reto para la siguiente administración.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

También podría interesarte:

Comentarios