Buscador
Ver revista digital
Opinión

Para invertir, se requiere más sentido común que dinero

03-12-2020, 7:56:26 AM Por:
Invertir inmobiliario
© Depositphotos

No importa de qué tamaño sea tu inversión: siempre es necesario estar informado. No basta con tener al mejor socio del mundo o la cartera más abultada.

Dicen que los viajes grandes comienzan con pasos pequeños. Cuando queremos invertir o abrir un negocio en el extranjero, solemos pensar a largo aliento: cuánto dinero invertiré, en qué sector, con qué socios… Hasta en las ganancias acabamos pensando.

Lo ideal, sin embargo, es acortar las miras. Y no lo digo en un tono conformista. Simplemente se trata de utilizar el sentido común y apelar a lo que alguna vez dijo el legendario futbolista y estratega alemán Franz Beckenbauer: “El partido más importante es el siguiente”.

Así que vayamos paso por paso. Y en este momento no hay mejor manual de instrucciones para invertir en Estados Unidos que un libro que acabo de terminar y que me dejó muchísimas reflexiones. Estoy hablando de “Ganar. El Arte de Invertir en Estados Unidos (2020)”, de Alejandro Dabdoub Smutny. El nombre de autor quizás les suene conocido: es uno de los empresarios mexicanos con mayor experiencia en el sector inmobiliario de la Unión Americana.

Con una prosa ágil y un estilo alejado de los tecnicismos, Dabdoub nos cuenta anécdotas valiosísimas para entender cómo es que una inversión puede caerse si no tomamos en cuenta aspectos que, a simple vistas, son obvios. Por ejemplo: qué tipo de Visa tramitar, de qué especialistas rodearnos para evitar trabas burocráticas, qué leyes conocer al derecho y al revés y muchas cosas más.

Por supuesto que también habla sobre la importancia de definir el propósito de tu inversión, las modalidades de estructura empresarial, la importancia de la planificación, así como la necesidad de integrar un equipo de expertos en temas fiscales, bancarios, legales y migratorios.

Él, por ejemplo, comenzó con una inversión en Luisiana, pero poco a poco se fue extendiendo a Texas, donde forjó un negocio inmobiliario importante. Sin embargo, un problema con su estatus migratorio derribó sus sueños y declinó su acceso a Estados Unidos. Fue así como aprendió que las cosas más sencillas son, a veces, las que más complican un proyecto.

Otro de los grandes errores que cometen muchos inversionistas es contratar sólo a un contador que se limita a registrar las transacciones. No, lo que realmente se necesita es un equipo compuesto por un asesor fiscal, un planificador patrimonial y un abogado. Quizás al inicio pueda parecer un gasto excesivo, pero con el tiempo la gente se da cuenta de que se trata de una inversión fundamental.

Quizás uno de los ángulos más atractivos de este libro sea el relacionado a los mercados en los que hoy resulta benéfico invertir. Uno de ellos es el de bienes raíces. De hecho, los mexicanos se ubican en el tercer lugar entre los compradores de bienes inmobiliarios en Estados Unidos, con una inversión total de 5,800 millones de dólares, según datos de National Association of Realtors (NAT), en su reporte 2020.

No importa de qué tamaño sea tu inversión: siempre es necesario estar informado. No basta con tener al mejor socio del mundo o la cartera más abultada. Invertir, casi siempre, requiere más inteligencia y sentido común que dinero.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel

mm Directora General y fundadora de Comunicación Spread. Publirrelacionista y experta en manejo de crisis.
Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios