revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Opinión

No bajará la violencia mientras no regulemos las drogas

Aun con un Estado deficiente como el que tenemos, es preferible regular que prohibir. No hay alternativa. Además, es la única manera de apostarle al Estado de Derecho.

10-01-2020, 6:15:05 AM
Drogas y Armas

Los homicidios crecen año con año. 2019 fue el peor año de la historia y el 2020 será igual o peor, si no regulamos las drogas.

¿Por qué? Porque el 80% de los homicidios en México son ejecuciones del narcotráfico. Las mafias se pelean los territorios a muerte. En el proceso, van colapsando a la sociedad y a las autoridades con plata o con plomo, y la única manera de acabar con esto es eliminando el mercado negro.

Ningún estado está exento de esta violencia. Aún en Yucatán, el estado con la menor tasa de homicidios y de violencia, hay ejecuciones por narcomenudeo.

La prohibición de las drogas crea mercados negros violentos y corruptores, no reduce consumos, no reduce oferta de drogas y, por el contrario, alimenta mafias y narco-políticos que se aprovechan de estas ganancias extraordinarias.

En ese colapso de autoridades y de sociedad muy pocos estados y municipios pueden hacer algo al respecto, pues las narco-mafias son extremadamente poderosas y violentas. Atrapar capos complica la situación, pues atomiza a los cárteles y exacerba la violencia. Con 13 años de experiencia del Plan Mérida, todo esto nos debería quedar muy claro.

Lee: ¿Hay una salida para la violencia en México?

El gobierno mexicano, presionado por la DEA, ha caído en este juego perverso que no resuelve nada para nadie; pero la DEA requiere de chivos expiatorios para justificar su propio fracaso y el gobierno mexicano no ha tenido los pantalones para aceptar las fallas y cambiar de estrategia.

El gobierno federal, desde Felipe Calderón, ha culpado a las autoridades locales de no hacer su chamba, pero insistimos: poco o nada pueden hacer al respecto no sólo las autoridades locales sino la propia autoridad federal, e incluso el ejército. Ni en México, ni en Estados Unidos, ni en ningún otro país del mundo. La mayoría de los países (incluyendo a los EUA) administran el problema; otros, como México o Colombia, son forzados a hacer una guerra y sólo los más inteligentes resuelven esto de raíz mediante la regulación de drogas. ¿No queremos ser un país inteligente y pacífico?

Andrés Manuel López Obrador prometió terminar la guerra mediante la regulación de las drogas y nosotros aplaudimos esa intención, pero no ha hecho nada al respecto. Dice que la guerra ya terminó, pero la guerra continúa mientras no acabe con el mercado negro.

¿Qué debemos regular? Todas las drogas que tengan un mercado negro en México y le den recursos a los narcos y narco-políticos. Ninguna droga debe estar en manos de mafias. Aun con un Estado deficiente como el que tenemos, es preferible regular que prohibir. No hay alternativa. Además, es la única manera de apostarle al Estado de Derecho.

Todos los países que han regulado una o varias drogas han logrado reducir consumos problemáticos, proteger a los jóvenes y, sobretodo, reducir el poder económico de las mafias y, con ello, la violencia y la corrupción.

Debemos empezar con la regulación del cannabis porque es la droga más fácil de regular, además de ser una droga con beneficios médicos y una gran oportunidad de negocio para muchos (siempre y cuando se regule bien). Se estima que podrá ser un mercado de 7 mil millones de dólares anuales entre lo médico, lo recreativo y lo industrial.

Debemos continuar con la regulación del cultivo de la amapola, con fines médicos (producción de morfina y codeína), como lo hacen más de 20 países y dejar de ser uno de los pocos productores de heroína en el mundo, junto con Afganistán y Birmania.

Podríamos incluso, regular las meta-anfetaminas. De hecho, ya están reguladas en el mercado médico desde hace más de 100 años. ¿Sabía usted que los medicamentos para el síndrome de atención que le da a sus hijos son anfetaminas? Pero en lugar de ofrecer una alternativa inteligente a los usuarios de meta-anfetaminas callejeras, seguimos creando mercados negros y mafias.  

Insisto, México no podrá bajar su violencia, si primero no regula drogas. ¿Por qué no lo han hecho los legisladores morenistas, a pesar de contar con una clara mayoría en el Congreso y el Senado? Probablemente porque no han recibido la orden de AMLO.

En este sexenio ya van un año y 35 mil muertos tarde. El sistema político mexicano sigue haciéndole la guerra al Estado de Derecho y fomentando la violencia y la corrupción en todo el país. Pareciera entonces que los abrazos son para la DEA, los narcos y los narco-políticos; y los balazos son para los mexicanos. Bonita forma de pacificar al país.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel

Opinión: Se acabó 2019; es momento de replantear la estrategia de seguridad

Ver comentarios

Comentarios