Opinión

El mito y la realidad de las Relaciones Públicas en tu empresa

Las tareas de un profesional de las relaciones públicas van más allá de organizar eventos: implican también la creación y gestión de acciones estratégicas.

08-12-2017, 5:57:07 PM
relaciones publicas, relaciones públicas

Innumerables empresas en México contratan actualmente los servicios de una agencia de relaciones públicas con el fin de apoyar sus estrategias de comunicación y marketing. Sin embargo, aún en nuestros días, se da el caso de que muchas de ellas no tienen claras las funciones y alcances de una agencia, una situación que puede llevarlos a desaprovechar los beneficios estratégicos que conlleva contar con la asesoría de un especialista en relaciones públicas.

Todavía en la actualidad se tiene una percepción que dentro de las principales funciones de un pulirrelacionista están actividades como organizar eventos, invitar a sus amigos (socialités e influencers) y atenderlos durante el evento para que se lleven una buena impresión de la marca o producto que organizó la celebración. Sin embargo, esta idea minimiza la planeación que conlleva este tipo de actividades y que la hace ver como la única función de los publirrelacionistas.

En ese sentido, me detendré un poco en explicar el trabajo estratégico que debe existir detrás de una campaña de relaciones públicas donde, de manera general, todas las acciones deben estar enfocadas en crear una percepción positiva de alguna marca, organización, incluso de algún individuo; misma que está basada en muchos casos, en construir una relación profesional tanto con los medios de comunicación, como con líderes de opinión o influencers.

Es justo por esto, que la organización de un evento aislado es la antítesis de una buena estrategia de relaciones públicas. En este caso, el evento es sólo una de las tácticas que forman parte de una estrategia a largo plazo y que conlleva una serie de actividades alineadas con las acciones de la empresa, la coyuntura de la industria, entre otros factores que permitan colocar los temas de la marca tanto en canales tradicionales, como digitales.

Hablar una estrategia de 360 grados, sobre todo, debe tener como eje rector el objetivo principal de la empresa o marca y en el que se debe trabajar de la mano y a la par de todas las áreas involucradas, como es el caso del área creativa, de marketing, comunicación interna, incluso aquellas relacionadas directamente con cuestiones operativas o administrativas.

Dentro de mi experiencia, en múltiples ocasiones hemos tenido casos de clientes que se acercan a un equipo de relaciones públicas una vez que tienen un evento en puerta y necesitan convocar medios de comunicación, influencers o socialités. Sin embargo, llama mi atención que el apoyo de RP sea uno de los elementos que parecieran dejar al final de las acciones estratégicas.

Involucrar a un equipo de relaciones públicas desde que surge la primera idea de un evento, y no cuando éste sea ya un hecho, conlleva una serie de beneficios como tener una estrategia mucho más completa, incluso tener un objetivo general y de comunicación perfectamente identificado, lo cual es clave para que todos los equipos involucrados caminen hacia la misma dirección.

Un buen estratega en comunicación y relaciones públicas debe respaldar a su cliente, incluso para aprender a identificar sus necesidades, mismas que serán atendidas mediante una serie de herramientas que pueden ser productos informativos, campañas de comunicación y contenido, campañas con influencers, comunicación digital, incluso cabildeo y relación con empresas afines, mismas que dependerán de que cada caso específico.

La autora es Directora General y fundadora de Comunicación Spread. Publirrelacionista y experta en manejo de crisis.

También podría interesarte:

Comentarios