Buscador
Ver revista digital
Opinión

Mexit: Ancianos destruyendo el presente

12-08-2021, 6:00:00 AM Por:
© Reuters

Parece ser que México optó por un Mexit que pretende escapar de la realidad y de la modernidad. ¿Hacia dónde se escapó el país?

“De nada sirve tener el programa Jóvenes Construyendo el Futuro, si tenemos un gobierno de ancianos destruyendo el presente”, así me llegó el meme, contundente, certero, letal.

Parece ser que México optó por un Mexit que pretende escapar de la realidad y de la modernidad.  ¿Hacia dónde se escapó el país? Hacia los mitos del pasado y hacia el mesianismo presidencial que tanto daño nos ha hecho:

  1. El gobierno es más sabio que su sociedad. Mentira. Ningún gobierno, de ningún país, es o ha sido más sabio que su sociedad. Los mejores gobiernos, los que promueven o cuando menos permiten desarrollo económico y social son los gobiernos acotados, llamados a cuenta y respetuosos de la libertad individual. La verdadera fórmula es: menos gobierno y más sociedad. Nos ubicamos en el lugar 66 del índice de libertad. Nos falta mucha libertad por respetar. 
  2. Los políticos tienen más calidad moral que los ciudadanos. Mentira. Ningún político, en ninguna parte del mundo, tiene mayor calidad moral que cualquier otro ciudadano; justo por tener poder y manejar recursos ajenos deben ser vigilados en todo momento. Los sistemas exitosos son los que desconfían de sus políticos, sobretodo de aquellos que se sienten moralmente superiores y destinados a dejar huella histórica; es decir, los mesiánicos.   
  3. La exaltación de la pobreza. Somos un país de pobres y nos debemos a ellos. Mentira. Somos un país con pobres como todo país de desarrollo medio, menos del 10% vive en pobreza extrema. La única manera de abatir la pobreza es concentrarse en la generación de riqueza.
  4. La pobreza la combate el gobierno. Mentira. La pobreza se combate con generación de riqueza y ésta se crea con inversión privada en un ambiente de competencia. Las empresas y el mercado son los únicos que crean riqueza. No hay excepciones, nunca las ha habido ni las habrá, por lo menos en este planeta.
  5. Necesitamos ser autosuficientes, en eso radica la soberanía. Mentira. El comercio internacional, la conexión con el mundo es lo que nos ha dado riqueza. El mercantilismo nunca funcionó, ni para los imperios. Somos eso sí, el país con mejor geografía para ser un eje de comercio libre y ser competitivos en muchas áreas como ya lo hemos demostrado en los últimos 25 años
  6. La energía (CFE y PEMEX) deben estar en manos del gobierno. Mentira. Lo que necesitamos es energía abundante, limpia y a precios competitivos. Sin energía barata y limpia estamos condenados al fracaso y perderemos todas las ventajas competitivas que hemos logrado. Entre más competencia haya, mejor oferta de energía tendremos.
  7. El gobierno puede abatir la desigualdad. Mentira. La desigualdad se abate con crecimiento económico. El sur de México debe encontrar vocación para conectarse al mundo, cuando el sur sea más rico, tendremos menos desigualdad. No es la riqueza del norte, sino la pobreza del sur la que genera desigualdad.
  8. Una presidencia fuerte nos favorece. Mentira. Nos favorece la separación de poderes, gran invento norteamericano para acotar el poder político. Nos urge un sistema judicial fuerte, efectivo, transparente e independiente para poder defendernos de las arbitrariedades del gobierno.
  9. Abrazos, no balazos. Mentira. El mercado negro de drogas sigue en pie de guerra. Dejar hacer y dejar pasar o favorecer a un cártel sobre otro es mala estrategia. La guerra entre cárteles terminará cuando regulemos las drogas y, aun así, habrá que combatir a los delincuentes con todo el peso de la justicia; es decir, fortalecer al Estado de Derecho.
  10. México es muy rico. Mentira. México es tan rico como su sistema político-jurídico lo permite. Si seguimos con la economía de compadres y de monopolios artificiales, seguiremos batallando con la generación de riqueza. Entre más competencia tengamos, más riqueza estaremos generando.
  11. El combate a la corrupción la puede hacer el presidente o el gobierno. Mentira. Quien genera corrupción es el gobierno. La corrupción se combate con un gobierno vigilado y acotado, en todo momento, por su sociedad. Con más sociedad y menos gobierno tendremos menos corrupción. 
  12. La educación debe estar en manos del gobierno. Mentira. La educación, como cualquier otra actividad, para ser competitiva debe ser competida. A mayor competencia, mejor calidad. El cliente es el alumno, no los líderes sindicales.
  13. El neoliberalismo nos hace daño. Mentira. El neoliberalismo, entendido como la libertad de los ciudadanos, el libre comercio y la libre empresa es lo que ha reducido la pobreza, la desigualdad, las dictaduras y las guerras en el mundo en los últimos 50 años. El comercio genera paz, cooperación y prosperidad.
  14. Las personas hacen la diferencia. Mentira. Los sistemas son los que realmente hacen la diferencia. Si seguimos con un sistema deficiente, seguiremos con un desarrollo mediocre, inseguridad, corrupción y compadrazgo.

Por tanto, discrepo del meme: Los ancianos que están a cargo del gobierno federal con ideas de hace 50 años en relación a México y de hace 200 años, en relación a occidente, no son el problema. El problema es el sistema político-jurídico que permite que un presidente -viejo o joven, tonto o inteligente- pueda tener tanto poder para dañar a todo un país.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

autor Director y fundador de Semáforo Delictivo.
Comentarios