revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Opinión

Los avatares del financiamiento a los medios de comunicación

Los medios de comunicación han tenido que cambiar su modelo de financiamiento para enfrentar las noticias falsas y enfrentar la competencia desleal

30-08-2019, 8:01:04 AM
Los medios de comunicación
Los medios de comunicación

Sin duda, la prensa la ha estado pasando mal desde hace años en materia de financiamiento. Sin duda los grandes avances que en su ámbito han significado las tecnologías de la información y la comunicación vinieron a trastocar su modelo de negocios, lo que ha significado un problema crucial al que aún no le han hallado solución.

Hace algunas décadas (no muchas), los lectores de la prensa tenían que adquirir su ejemplar impreso en el puesto de periódicos, lo que para las empresas era una entrada de dinero no menor, aunque la publicidad, tanto privada como de gobierno (en muy diversas proporciones según el país del que se tratara), era fundamental.

Hasta hace no muchos años la publicidad en la prensa tuvo una gran influencia: datos de 2010 de la Asociación de Editores de Diarios Españoles establecían que, de los lectores, 47.5% se detiene en los anuncios, casi 17% visitan un comercio y compran un producto publicitado, y 51.6% aún recuerda tiempo después el anuncio, mientras que la mayoría considera que esa presencia en la prensa era muy útil a la hora de elegir.

Lee: ONU pide elevar protección para periodistas y activistas en México

Periodistas amenazados en México
Depositphotos

El internet significó el derrumbe de la prensa impresa porque en adelante los periódicos deberían contar con un espacio en la web, lo que significó, en la mayoría de los casos, que su información fuera ofrecida de manera gratuita, uno de los factores que llevó incluso a la cancelación de sus versiones impresas.

Más adelante el auge de Facebook y de Twitter ha hecho imprescindible que esos medios tengan presencia en ellos. Muy vinculado con ello está el hecho de que las nuevas generaciones han dejado de comprar impresos porque prefieren consumir la información a través de su celular. Esto significó, por ejemplo, una mengua en el tiraje y dimensiones de las publicaciones.

Una de las grandes cuestiones es que en la transición del papel a la plataforma digital no se ha resuelto el problema de la publicidad: ni de lejos la que aparece en internet ha dejado los recursos que antaño dejaba en el papel. Como ejemplo baste citar datos de Nielsen Scarborough del tercer trimestre de 2016 en Estados Unidos: la caída de ingresos por publicidad de The Wall Street Journal, The New York Times y The Times fue de 21%, 18.5% y 18%, respectivamente.

Lee: Periodismo vs noticias falsas: ¿quién es el verdadero enemigo?

industrias
Depositphotos

Esto llevó a una severa crisis que ha provocado desde la pauperización y el despido de profesionales de la información (según John Skeel, director ejecutivo de la Society of Professional Journalists, desde el año 2000 las organizaciones de noticias han reducido el personal de redacción en 30%) hasta la desaparición de diversos medios.

Por lo anterior es que los medios han tenido que buscar diversas fórmulas para hacer sostenible su existencia. Así, por ejemplo, muchos han recurrido al crowdfunding, a colocar pop ups y banners en los que se invita al lector a contribuir al sostenimiento del sitio.

Una de las más exitosas experiencias ha sido la del diario inglés Financial Times, que desde 2007 decidió ofrecer su información en internet mediante un pago. Bajo ese sistema acaba de alcanzar ya un millón de suscriptores, con números que resultan por demás interesantes: el año pasado obtuvo 502 millones de dólares y 33 millones de ganancia.

Internet
Depositphotos

El director de ese medio, John Ridding, en octubre pasado explicó a El País lo anterior: “Vimos que la tendencia de la publicidad en el papel era negativa y que teníamos que encontrar una nueva fuente de ingresos. Teníamos confianza plena en la calidad de nuestro modelo de periodismo y creíamos firmemente que merecía la pena pagar por ello. Igual que se pagaba por el periodismo impreso debía pagarse por el online. Nos sentimos muy seguros y los resultados muestran que estábamos en lo cierto. La gente valora el periodismo de calidad, sea impreso, online, en vídeo o en audio”.

Lo anterior implica una mayor exigencia para esos medios: es inmediata la obligación de elaborar un producto de mayor calidad que sea tan atractivo, interesante y útil para el público que este se encuentre dispuesto a pagarlo.

Pero muchos preferirán la información gratuita, lo que puede significar el crecimiento de sitios dedicados a refritear el trabajo de medios que invierten en periodismo de calidad, a la vez que un hueco que puede ser colmado por páginas dedicadas a fake news.

Esa es una situación que no ha podido ser modificada satisfactoriamente, para lo que se requiere de innovación y creatividad por parte de los medios serios, así como del decidido respaldo de un público exigente.

Recomendados: Este es el rostro manchado de sangre del periodismo en México