Buscador
Ver revista digital
Opinión

El trabajo a distancia reduce (más) la visibilidad laboral de las mujeres

06-04-2021, 6:00:00 AM Por:
Mujeres trabajadoras
© Depositphotos

El teletrabajo y la línea que se borró entre el ámbito personal y laboral hacen más complicado que las mujeres se “den a notar” o sean consideradas para una promoción.

Por Mtra. Liza Monroy Ortiz*

Ya ha pasado un año desde que iniciamos el teletrabajo y el colaborador tuvo que trasladarse a su casa, adaptar su espacio personal, reunir muchas áreas de su vida en un mismo lugar y, por necesidad, se volvió más creativo, innovador y adaptado al uso de la tecnología.

Sin embargo, el reto es grande para hombres y mujeres, ya que en muchas empresas no se tenía previsto el teletrabajo y no se pudo proveer de las herramientas necesarias para llevarlo a cabo, como son computadora, conexión a internet y silla y mesa adecuadas. Ante esta situación el trabajador tuvo que resolverlo, aunque en México solo el 44.3% de los hogares tienen acceso a computadora y el 56.4% acceso a internet1.

Sin embargo, los trabajadores hicieron el esfuerzo por invertir en el equipo o mobiliario necesario con tal de no engrosar las filas del desempleo.

Pero en el caso de la mujer se suma un reto más. México es, según la OCDE, el primer lugar de los países con más trabajo no remunerado por parte de las mujeres4. Esto, para el 40.5% de las mujeres que son económicamente activas según Resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (Nueva Edición) (ENOEN)5, implica que al haberse borrado los límites que se guardaban entre la vida personal y la laboral, se ha impactado toda la dinámica familiar y personal para poder seguir logrando los resultados que se requieren de ellas en las empresas.

El teletrabajo y la línea que se borró entre el ámbito personal y laboral, hacen más complicado que las mujeres se “den a notar” o sean consideradas para una promoción, ya que hoy no todas han logrado el balance adecuado o no cuentan con la Red de apoyo necesaria para seguir cumpliendo con su trabajo al nivel de productividad al que estaban acostumbradas sus empresas.

Para lograr que el jefe te vea, debes ser productivo, destacar, tener pensamiento crítico, proponer y contribuir con más de lo que te corresponde, decir que sí a nuevos proyectos y apoyar de manera constante y eficaz, lo que hoy no es fácil lograr solo con voluntad.

La famosa Red de apoyo hoy se hace más indispensable, y requiere que en casa se haga un replanteamiento de los roles que tradicionalmente se le asignaban a la mujer, logrando crear verdadera colaboración de todos los miembros de la familia para llevar a cabo las tareas que son necesarias para que todo marche y al mismo tiempo se cumpla con la productividad laboral.

 Y en la empresa es imprescindible el entendimiento de las nuevas condiciones y los ajustes necesarios para que esta nueva realidad funcione sin perder de vista la necesidad de resultados económicos que hacen sobrevivir a las empresas.

Los tomadores de decisiones y, sobre todo, las consideraciones que se toman en cuenta para las promociones laborales, que tanta brecha de género tienen en México en puestos gerenciales y directivos, donde en promedio solo 30% de los puestos son ocupados por mujeres, deben replantear la forma en la que evalúan a sus colaboradoras y valorar lo que la diversidad aporta ante situaciones como las que el Covid ha traído a nuestro día a día.

Las mujeres ya eran reconocidas por su preocupación por el otro, aportando un liderazgo más cercano, interactivo y humano, que hoy permite cercanía, aún en la virtualidad, con los colaboradores que deben cuidar de familiares enfermos, que han perdido a un ser querido o que están enfrentando la enfermedad.

Los duelos pueden mermar mucho la productividad y deben abordarse con un liderazgo reenfocado en la persona. Los despidos que se han hecho necesarios para tantas empresas también cambian la dinámica de la empresa y requieren cercanía al equipo de trabajo, y todas estas son habilidades que ya eran reconocidas en las mujeres y que hoy se vuelven indispensables para seguir a flote.

Según el CIMAD (Centro de Investigación de la Mujer en la Alta Dirección)6 del IPADE, se ha avanzado un 10% en los últimos 15 años en mujeres en puestos de Alta y media dirección, pero el camino aún es largo y la diversidad de género en las empresas sigue siendo un pendiente.

Por esta razón, es cada vez es más común encontrarse asociaciones de mujeres directivas en diversos sectores productivos, como MEF (Mujeres en Finanzas) o MUISA (Mujeres por la Igualdad en la empresa), que tengo la fortuna de conocer de manera cercana y cuyo objetivo es pavimentar el camino para que las mujeres de las nuevas generaciones puedan acceder con mayor facilidad a las oportunidades directivas en las empresas sin que ninguna situación personal las detenga.

Los líderes deben cambiar sus parámetros y ser objetivos. Deben entender que no abrir la cámara no implica falta de compromiso o atención, sino que el espacio personal muchas veces no está preparado para abrirse a otros en una pantalla, y que hay muchas variables que las colaboradoras no pueden controlar, pero no merman su capacidad, ni su compromiso. Y para no perderlas y permitirles seguir creciendo y aportando a la empresa se deben replantear la forma en la que perciben lo que distingue a un profesional en esta nueva realidad del teletrabajo.

*Liza Monroy Ortiz es secretaria de Vinculación de la Facultad de Empresariales de la Universidad Panamericana Ciudad de México

Referencias

[1] INEGI. (2020, mayo 14). Estadísticas a propósito del día mundial del internet (17 de mayo) datos nacionales. Comunicado de prensa núm. 216/20. Recuperado el 18 de Marzo de 2021 de: https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/aproposito/2020/eap_internet20.pdf

[2] IPADE. (2021).  Desafíos del teletrabajo para la mujer. Recuperado el 18 de marzo de 2021 de: https://www.ipade.mx/2021/02/25/desafios-del-teletrabajo-para-la-mujer/

[3] INEGI. (2021, febrero 15). Resultados de la encuesta nacional de ocupación y empleo. Nueva edición (ENOEN) cifras durante el cuarto trimestre de 2020. Comunicado de prensa núm. 115/21. Recuperado el 18 de marzo de 2021 de: https://www.inegi.org.mx/contenidos/saladeprensa/boletines/2021/enoe_ie/enoe_ie2021_02.pdf

[4] OCDE. (2020). La Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres para el Crecimiento Incluyente en México. Recuperado el 18 de marzo de 2021 de:

https://www.oecd.org/about/secretary-general/gender-equality-and-empowerment-of-women-for-inclusive-growth-mexico-january-2020-es.htm

 [5] INEGI. (2020).  Resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (Nueva Edición) (ENOEN). Recuperado el 18 de marzo del 2021 de:

[6] CIMAD. (2021). Mujeres ocupan solo el 18% de los cargos de alta dirección.

Recuperado el  18 de marzo del 2021 de IPADE: https://www.cimad.ipade.mx/mujeres-ocupan-solo-el-18-de-los-cargos-de-alta-direccion/

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja únicamente la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

¿Quieres ser un emprendedor o emprendedora?
Conoce Emprendedor.com el mejor contenido de Ideas de Negocio, Startups, Franquicias, e Inspiración, síguenos y proyecta lo que eres.

Suscríbete al Newsletter

Mantente actualizado con la mejor selección de noticias

Comentarios