Opinión

El reto de los influencers para conquistar a los usuarios en Internet

Un gran número de empresas han hecho uso de fenómenos virales en Internet, como una forma de subirse al llamado “tren del mame”

23-10-2018, 1:27:11 PM
internet
Gracias a los videos falsos, cada vez es más difícil atrapar la atención de los usuarios

¿Cuántas veces al terminar de ver un video en Facebook nos quedamos con la impresión que lo que acabamos de observar puede ser un simple montaje? Y es que convencer a los usuarios de redes sociales es una tarea cada vez más difícil. Esto habla del abuso en contenidos “viralizables”, muchos de ellos con nula originalidad y con el mínimo cuidado en detalles para parecer orgánico.

De acuerdo con un estudio de Buzzsumo, plataforma en línea de influencers y contenidos virales, este tipo de contenido ha perdido 50% de efectividad comparado con cifras de tres años atrás, cuando este tipo de historias se compartían rápidamente, lo que habla de usuarios de internet cada vez más hartos del contenido superfluo, por aquel que tiene un respaldo de mayor credibilidad.

Por años, la posibilidad de un video pensado para hacerse viral fue una de las estrategias más eficaces para marcas de diversas industrias. Incluso vimos a un gran número de empresas colgarse de fenómenos virales, como una forma de subirse al llamado “tren del mame”.

Un ejemplo que todos recordamos es la serie de obsequios que recibió la famosa quinceañera Rubí por parte de diversas marcas.

Lee: Crece el acceso a internet y el comercio electrónico en México

El caso más representativo por ser considerado el primer video viral en español en YouTube, es el de Édgar se cae, el niño regiomontano que intenta caminar sobre las ramas de un árbol para cruzar un arroyo, pero falla miserablemente y cae al río porque su primo mueve la rama ante sus gritos de enojo y desesperación.

Tras su inesperado éxito, Édgar fue contratado para recrear el video para el anuncio comercial de una marca de galletas, nueve meses después de su difusión orgánica. El video original ha sumado cerca de 60 millones de visualizaciones de 2006 a la actualidad.

El éxito de este tipo de materiales fácilmente compartibles, escaló más allá de lo producido orgánicamente y dio pie a que se comenzara a generar contenido prefabricado que se hace pasar por orgánico, situación que incluso nos hizo preguntarnos qué tan ético es distribuir videos virales haciéndolo parecer reales, incluso donde la frontera con el sensible tema de las fake news era casi imperceptible.

Fue así como en 2016, The Woolshed Company, una productora de cine con sede en Melbourne, Australia, dio a conocer que  ocho videos habían sido virales en su momento, fueron producidos en sus estudios con tal maestría que fueron acogidos como orgánicos y propagados no sólo por los internautas, sino por los mismos medios de comunicación. Casos como éstos nos han hecho perder credibilidad en este tipo de contenidos.

internet

Cada vez la gente se cuestiona más la veracidad de los contenidos orgánicos

¿Hacia dónde se dirigen actualmente las estrategias de contenido exitosas?

Las estrategias de relaciones públicas, por ejemplo, se caracterizan por el diseño de campañas de comunicación integrales, alineadas al ADN de la empresa u organización, de forma que los mensajes vertidos se convierten en información de valor para los públicos objetivos, con resultados positivos en la generación de empatía y, sobre todo, credibilidad.

Visto de esta forma, elegir aquella información que te permita conectar de forma eficiente con tus audiencias significa también una oportunidad de posicionar a los líderes de la organización como especialistas en determinado tema y un referente en los temas de su industria, sobre todo cuando se eligen los canales idóneos para la distribución de los mensajes.

Si bien los canales digitales están saturados de todo tipo de contenidos, generar información confiable de tu industria puede ser el valor agregado para conseguir la fidelidad de los públicos objetivo. Sobre todo en este punto en el que los usuarios están atentos más que nunca a que no les tomen el pelo con noticias falsas o contenido creado para ser “viralizable”.

La comunicación corporativa tiene hoy más que nunca una ventana de oportunidades para distribuir contenido fidedigno, con información de interés y sobre todo de utilidad para sus audiencias.

 

También podría interesarte:

Comentarios