revista
Suscripciones Media Kit

Síguenos

Opinión

El reto de dejar atrás el efectivo y escalar al desarrollo digital

Con la llegada de las tarjetas y su posterior inclusión al e-commerce, la transición en los modelos de negocios y en las formas de pagar por un producto, es sólo cuestión de tiempo y de perder el miedo a dejar el efectivo

03-04-2019, 7:41:51 AM
crédito
crédito crédito

Por Ramón Escobar*

Las nuevas tecnologías son indudablemente cada vez más relevantes en cualquier aspecto de nuestra vida cotidiana, como por ejemplo la interconexión de todo lo que nos rodea por medio del Internet de las cosas (IoT, por sus siglas en inglés) ha permitido interactuar de manera distinta con nuestro entorno y percibir de otra forma muchos de los objetos que utilizamos a diario.

De igual forma, los procesos cotidianos se han visto modificados con el paso del tiempo y la evolución de sus formas. Hoy en día, actividades tan simples como ver películas, escuchar y reproducir música o pagar tus cuentas no se realizan de la misma forma que hace algunos años, gran parte de esto se debe a la entrada de la era digital y los avances tecnológicos que han facilitado y revolucionado muchas operaciones de nuestra vida diaria, quizás tan rápidamente que a veces esos cambios son imperceptibles.

Y hablando justamente de pagar por bienes y servicios durante esta nueva etapa en la que las transferencias digitales por medio de la red están ganando terreno sobre el dinero convencional, el debate respecto a este tema no se ha detenido y las transacciones electrónicas y, recientemente móviles, han brindado sólidos argumentos para ganar frente al papel y la moneda física.

Con la llegada de las tarjetas y su posterior inclusión al e-commerce, la transición en los modelos de negocios y en las formas de pagar por un producto, es sólo cuestión de tiempo y de perder el miedo a las negociaciones por medio del dinero electrónico para que esto se vuelva una total realidad.

sistema de pagos-interbancario

El impacto del Internet a nivel mundial hace imposible que no volteemos a verlo como una herramienta predilecta para llevar a cabo nuestras transacciones de rutina. Acorde con datos reciente de Hootsuite, We Are Social y Condusef, en un planeta donde 4 mil 021 millones de personas, es decir, el 53 por ciento de la población mundial tienen acceso a Internet y el 25% de todos ellos realizan, al menos una compra por esta vía, convertir la red en un centro de negocios luce como una opción de gran viabilidad.

En un país como México, con una población de casi 80 millones de internautas, su incidencia en compra electrónica ha ido en aumento de manera notable. El último estudio sobre los hábitos de los usuarios de Internet en México, realizado por la Asociación de Internet, nos da un panorama del potencial desarrollo que las transacciones electrónicas podrían tener al paso de pocos años, ya que el 54% de quienes usan el Internet en México lo hacen para comprar cosas.

Y aunque el dinero físico continúa a la cabeza de las transacciones, la tendencia en un futuro proyectado a un mediano plazo, es que las formas de negocio cibernético puedan igualar (y, quizá, superar) a las convencionales como marca el curso de la evolución; no hay que olvidar que en algún momento del pasado, el dinero sustituyó a otras arcaicas formas de comercio y así le llegará su tiempo para ser reemplazado.

Por otro lado, uno de los factores claves para este desarrollo serán los dispositivos móviles, ya que marcarán la revolución en las formas de pago electrónico debido a la comodidad en el uso, a su rapidez y simplicidad para lograr una transacción. El smartphone ha sustituido algunos objetos de uso regular como agendas, libretas o relojes despertadores; además es el aparato preferido del mexicano para navegar en la red y con aplicaciones que permiten realizar pagos desde el teléfono o aparatos que se pueden conectar a un dispositivo móvil y cobrar de forma electrónica pronto dejarán en la historia a las billeteras.    

Tarjeta de crédito

En caso de necesitar efectivo, debes tomar en cuenta que se te cobrará una comisión por evento.

Claro que tampoco hay que dejar a un lado los desafíos que el comercio virtual enfrenta para su crecimiento, siendo el más importante de todos el de la seguridad. Quizá una de las grandes ventajas que tiene la banca convencional sobre el modelo electrónico es la confianza de saber que el dinero de sus clientes está resguardado.

La verdad es que nadie se arriesgaría a probar nuevos métodos de pago sin la certeza de que sus bienes económicos no corren peligro, especialmente en México, donde 33 millones de personas (una de cada cuatro, en promedio) fueron víctima de ciberdelincuencia en el 2017, según el estudio Perspectiva de Ciberseguridad en México, de McKinsey&Company; y aunque los nuevos medios de pago se han reforzado en este tema, la desconfianza y los medios tecnológicos al servicio de la delincuencia aún pueden facilitar delitos como el fraude cibernético, por lo que también habrá que enfatizar mucho en el tema de las regulaciones en estos modelos virtuales de negocios que vienen empujando con fuerza.

Sin duda alguna, los medios de pagos electrónicos, el Internet y los continuos avances tecnológicos desbancarán al dinero en efectivo y su uso tan arraigado en la sociedad mexicana, aunque para ello también será necesario comenzar a vencer algunos miedos que tiene la misma, para que el uso de esta tecnología se incremente.

Este trabajo, de generar mayor confianza con los consumidores mexicanos, requiere de un esfuerzo conjunto entre autoridades, empresas y organizaciones que deberán ofrecer mayor información sobre estos nuevos métodos para asentar las bases de un uso confiado y pleno. No habrá que esperar mucho para ver que este tipo de cambios sucedan, aunque es probable que ocurran dentro de la próxima década, donde el país también se verá obligado a adoptar este tipo de tecnologías.

*Ramón Escobar, director General de Cabify México.

También podría interesarte:

Artículos relacionados

Comentarios