Opinión

Todos contra la regulación: la tragedia de EU y México

En Estados Unidos los políticos se niegan a una regulación para las armas de fuego a pesar del gran número de muertes que han ocasionado. En la opinión de nuestro columnista Santiago Roel, la situación en México no es muy distinta, donde la sociedad y los políticos se rehúsan a regular el mercado de las drogas.

04-04-2018, 7:58:54 AM
regulación de armas

Nos parece una locura que los jóvenes estadounidenses se maten en las escuelas; que las armas de cualquier calibre se vendan a los menores de edad (y mayores) sin restricción alguna, y que la Asociación Nacional del Rifle (NRA por sus siglas en inglés) impida que haya controles porque tiene comprados a la mayoría de políticos.

En este como en cualquier otro tema, los legisladores o el presidente quieren emitir normas de inmediato, y sólo envían “plegarias y pensamientos”.

Tan torcidos están sus argumentos y llenos sus bolsillos que ya no saben ni qué inventar para no resolver.

Lo más sencillo es lo que hizo Australia hace muchos años: regular la venta de armas. Puso controles muy estrictos y se acabó el problema. Desde entonces, no han tenido una sola matanza en escuelas. Punto final. Así funcionan las regulaciones.

Ustedes pensarán “qué locos están los gringos, qué corruptos sus políticos, qué poco pragmática su sociedad que no se atreve a hacer nada, qué estúpidos los ciudadanos”.

Leer: En busca de mi asesino adolescente

¿Y México?

Tenemos 11 años en guerra con el Plan Mérida. Con récord de muertos, secuestrados y extorsionados. Con calidad de estado fracasado. Con comunidades enteras desplazadas o violentadas.

El 75% de la violencia es provocada o alimentada por el mercado de drogas, pero no queremos entenderlo. Existen modelos probados en el mundo de cómo regular las drogas, pero nuestros políticos cobardes o corruptos, se niegan a discutir la regulación.

Tenemos oportunidad de darle negocio a campesinos y agricultores con la regulación de la marihuana recreativa y del cultivo de la amapola con fines médicos, pero la población, llena de prejuicios, no entiende que regular no es promover consumos, sino poner controles, arrebatar negocios ilegales y reducir daños.

Estamos tan atemorizados que inventamos cualquier excusa para no hacer nada.

Qué ciegos estamos en este tema de regular drogas. Tan absurda es nuestra actitud que seguimos dándole un mercado negro a las mafias y a los narco-políticos para que nos corrompan o nos maten; preferimos seguir debilitando el Estado de Derecho en lugar de fortalecerlo. Tan absurdo es esto, que preferimos la muerte y la guerra que la paz. “Primero muertos que regular las drogas”.

No hay argumento que nos convenza, somos tontos y necios, nos justificamos con argumentos de miedo. “No le quites el negocio a las mafias porque entonces se va a poner peor”.

Al igual que en Estados Unidos, donde no quieren regular sus armas, nosotros no queremos regular las drogas. Así es que las muertes continuarán en ambos países.

Sin embargo, los estudiantes supervivientes de la última balacera en una secundaria en EU están haciendo una protesta valiente y han contagiado a gran parte de su país. La propuesta se está convirtiendo en un movimiento juvenil nacional. Están arrinconando a sus políticos: “o cambian la ley o los cambiamos a ustedes en la próxima elección”. Muchas compañías han roto sus lazos comerciales con la NRA.

¿En dónde están jóvenes mexicanos, las madres de familia, los empresarios, los médicos, la iglesia, las víctimas protestando por esta guerra absurda, ajena y perdida?

*Santiago Roel es Director y fundador del Semáforo Delictivo, herramienta de rendición de cuentas, evaluación y análisis del comportamiento de la delincuencia y violencia en México.

Nota del editor: Este texto pertenece a nuestra sección de Opinión y refleja la visión del autor, no necesariamente el punto de vista de Alto Nivel.

También podría interesarte:

Comentarios